NEGOCIACIÓN

El Gobierno desbloquea la 'ley mordaza' y comenzará a derogarla en una semana

Dos ministros comunican al portavoz de los nacionalistas vascos que no habrá más prórrogas del trámite

La previsión es de una negociación corta, pero no fácil, ya que los aliados del PSOE harán valer sus reclamaciones

El Gobierno desbloquea la 'ley mordaza' y comenzará a derogarla en una semana

EFE/Emilio Naranjo

5
Se lee en minutos
Ángel Alonso Giménez

Han bastado dos breves conversaciones de un par de ministros con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, para desatascar la 'ley mordaza' en el Congreso, que lleva desde el 29 de septiembre de 2020 guardada en un cajón a la espera de que alguien la desempolve. Ese alguien ha sido el presidente, Pedro Sánchez, aunque la aplicación de su orden no ha sido inmediata. El domingo se comprometió a derogarla, pero este pasado martes el PSOE impulsó la 40ª prórroga. Será la última.

Fuentes parlamentarias han informado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que el martes que viene, en la reunión de la Mesa del Congreso, no se repetirá el desenlace que se viene produciendo desde hace un año. La nueva ley de seguridad ciudadana no se quedará en el cajón. Comenzará a derogarse sobre la propuesta presentada por el PNV, a su vez basada en el 'semiacuerdo' que los grupos forjaron a primeros de 2019.

La información de este medio sobre la decisión del grupo socialista, que en la Mesa tiene mayoría junto a Unidas Podemos, de aplazar una semana más el proceso de derogación ha sido una de las causas del desbloqueo. Además de reflejar una contradicción entre el presidente y su partido, se hacía eco del malestar de los nacionalistas vascos. Aitor Esteban lanzó un mensaje en su perfil de Twitter muy crítico con la enésima prórroga y con el presidente, a quien reprochó su "nula acción".

Este miércoles en el Congreso, durante la sesión de control, dos ministros (las fuentes no han revelado cuáles) han comunicado personalmente al portavoz del PNV que la semana que viene se desbloqueará la proposición de ley de su grupo, y por tanto, empezará la derogación.

La base del acuerdo está hecha desde 2019

Es previsible que el proceso tarde poco, o al menos no tanto como su estancamiento. Es frecuente que en la Mesa del Congreso, si dos grupos están de acuerdo, se adormezcan las iniciativas legislativas en plazo de enmiendas. Desatascarlas significa que se envían a la comisión parlamentaria correspondiente, en este caso la Comisión de Interior.

Los grupos, entonces, comenzarán a debatir sus propuestas para cambiar el contenido de la norma con la finalidad de acordar la redacción de un texto alternativo. El dictamen se someterá a votación de la citada comisión, y acto seguido, a la del pleno del Congreso.

El primer paso lo dio el diputado del PNV Mikel Legarda el 29 de septiembre de 2020, cuando expuso en la Cámara la necesidad de tramitar la derogación de la 'ley mordaza' aprobada por el Gobierno del PP en 2015, en virtud de la mayoría absoluta que ostentaba entonces en el Congreso y en el Senado. La configuración de una mayoría más frágil a partir de la investidura de Mariano Rajoy en octubre de 2016 abrió el debate de la reforma.

Hasta 36 artículos se modificaron en 2019 por consenso, lo cual es relevante porque la ley tiene 45 preceptos, sin contar las disposiciones adicionales y finales

Hasta noviembre de 2018 no se formó la ponencia encargada de ello. Hubo un parón antes por la moción de censura y la llegada a la Moncloa de Pedro Sánchez. Una vez sentados los ponentes a la mesa, el proceso fue rápido, ya que los participantes decidieron aparcar sus perfiles ideológicos para dar prevalencia a los criterios técnicos que redundaran en la protección de los derechos humanos, recuerda una fuente parlamentaria que intervino en el trámite.

Hasta 36 artículos se modificaron por consenso, lo cual es relevante porque la ley tiene 45 preceptos, sin contar las disposiciones adicionales y finales. Entre los acuerdos, la reducción del tiempo de detención en comisaría, la limitación de los cacheos, la opción de convocar manifestaciones exprés, la eliminación de trabas para organizar concentraciones en los aledaños del Congreso y del Senado o la suavización de los requisitos para la difusión de imágenes de los agentes policiales. Sin embargo, asuntos sensibles como las devoluciones en caliente se quedaron igual.


/ EFE/Chema Moya

Los grupos se disponían a celebrar una reunión más de la ponencia cuando la tramitación de los presupuestos de ese año saltó por los aires. Sánchez decidió adelantar las elecciones y las Cortes se disolvieron. Desde entonces no ha vuelto a negociarse sobre la 'ley mordaza'.

El papel clave del PNV

El llamado grupo vasco tiene seis diputados. En una legislatura de aritmética parlamentaria tan apretada, su apoyo o su rechazo resulta fundamental.

El Gobierno ha empezado la negociación del proyecto presupuestario de 2022, al que ha dado un alto nivel de relevancia porque servirán para vehicular los fondos europeos, y por consiguiente, la recuperación económica y social. Ello supone que ha empezado a negociarlos con los grupos clave: ERC y PNV.

Los nacionalistas vascos llevan tiempo enfadados porque considera que sus exigencias no se están cumpliendo. Desde hace semanas Aitor Esteban recalca en su perfil de Twitter, en ruedas de prensa y en entrevistas a medios que quiere del Gobierno algo más que palabras. No ayuda que dos propuestas esenciales para el PNV, como la que deroga la 'ley mordaza' o la de secretos oficiales, estén completamente fuera de la agenda legislativa. Esteban pedía gestos y el Gobierno, este miércoles en el Congreso, le ha hecho ya uno.

Unidas Podemos pide paso

Que se prevea una negociación corta sobre el fin de la norma no significa que sea fácil. Además de contentar al PNV, el PSOE tendrá que satisfacer las demandas de su socio en la coalición y del otro aliado preferente, Esquerra. Fuentes de la formación morada han destacado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que acabar con la 'ley mordaza' es una prioridad, e intentarán hacer valer sus reclamaciones. Aseguran sus dirigentes que el acuerdo, no obstante, está casi hecho.

Noticias relacionadas