Audiencia Nacional

Los servicios para Aguirre de la trama ‘Púnica’ incluían "ataques" informáticos a sus adversarios

  • Una pericial encargada por el juez García Castellón y la Fiscalía censura la decisión de la Comunidad de Madrid de contratar los servicios de la trama

  • El informe sostiene que no se puede justificar la utilización de perfiles falsos en internet para mejorar la percepción del Gobierno regional

En primera fila Francisco Granados, Ignacio González y Esperanza Aguirre en la Asamblea de Madrid

En primera fila Francisco Granados, Ignacio González y Esperanza Aguirre en la Asamblea de Madrid / Juan Manuel Prats

6
Se lee en minutos

Un informe pericial independiente encargado por el juez que investiga en la Audiencia Nacional el 'caso Púnica', Manuel García Castellón, y la Fiscalía Anticorrupción pone de manifiesto que los servicios de posicionamiento de internet contratados para la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre incluían "ataques a sus oponentes", según especifica el análisis técnico elaborado por los profesores de la Universidad Complutense de Madrid Sonia Sánchez-Cuadrado y de la Universidad Carlos III Jorge Morato.

La pericial, que fue entregada el pasado 12 de julio al Juzgado Central de Instrucción número 6, y a la que ha tenido acceso 'El Periódico de España', defiende que los servicios de internet que desplegó el empresario Alejandro de Pedro, imputado en el ‘caso Púnica’, para la expresidenta madrileña no estaban dirigidos a mejorar la percepción de la Comunidad de Madrid, como institución. De forma contraria, considera que beneficiaron en exclusiva a los excargos del PP, pues estos trabajos “se vinculan al nombre propio de determinada persona y no a una institución, ni al cargo”, reza el informe.

De Pedro, quien fue arrestado por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, confesó ante el juez haber recibido un sobre con 10.000 euros en metálico de un directivo de la empresa Indra, concesionaria de la Comunidad de Madrid. Este empresario aseguró que el PP de Aguirre y la Comunidad de Madrid le debían hasta 120.000 euros.

Ataques contra Tomás Gómez

El informe incluye una copia de un documento, que consta en el sumario, en el que los empleados de las empresa Eico-Madiva, ambas propiedad de Alejandro de Pedro, especificaban los servicios o “acciones” dirigidas a la página web de Aguirre como candidata a las elecciones autonómicas que se celebraron en 2011 y en las que el PP madrileño obtuvo la mayoría absoluta sobre el socialista Tomás Gómez.

Y en “la página web de Esperanza Aguirre como candidata” también anunciaban su intención de “atacar a oponentes”. En concreto, crearían “webs de desprestigio", “espacios de contenidos críticos" y “acciones de desprestigio a los candidatos”.

En los informes que estas empresas elaboraron sobre los trabajos para favorecer a Ignacio González se alude a “una campaña de ataques contra la oposición política, en la persona de Tomás Gómez o de diputados de la Asamblea de Madrid de UPyD, orquestados desde Eico”, relatan los docentes universitarios en su trabajo.

"10.000 visitas y 100 me gusta"

Las sociedades de Alejandro de Pedro promovieron la “movilización de indecisos” y la captación del voto inmigrante. Y se encargaron de difundir el mensaje que quería trasladar Aguirre. También la abordaron compra de espacios publicitarios en redes sociales como Facebook, Twitter o Youtube, así como el envío de SMS y la mejora del “posicionamiento del mensaje de la presidenta, limpiando su imagen actual en la red”. Finalmente apoyarían la difusión de sus vídeos, promoviendo “10.000 visitas, más de 100 me gusta y más de 50 comentarios”, recuerda la pericial.

En otro apartado, los profesores informan de que pese a que muchos de los perfiles falsos utilizados por la ‘Púnica’ ya han sido borrados, en el sumario consta un informe reputacional de Eico sobre Aguirre, de abril de 2012, que muestra que la trama creó “espacios personales en blogs, redes sociales y espacios propios de la web 2.0”. También difundió noticias de las actividades de Aguirre en diarios gestionados por Madiva, conocidos como periódicos “zombis”, ya que publicaban en bucle decenas de noticias positivas sobre los clientes de esta empresa, con la que buscaban sepultar las negativas.

Otros documentos requisados por la UCO a Alejandro de Pedro ponen de manifiesto que entre abril y septiembre de 2012 la trama ‘Púnica’ movilizó a “50 usuarios” con la intención de generar “350 mensajes (una media de siete mensajes por perfil)”, llegando incluso a 400 mensajes.

Una Wikipedia falsa para Granados

En el caso del ex secretario general del PP Francisco Granados se destaca que De Pedro llegó a crear una página falsa de Wikipedia para él: “El sitio web ‘wikipediafranciscogranados.com’ no es de la enciclopedia Wikipedia, sino un sitio al que se le ha puesto el nombre de la Wikipedia. [...] Esta estrategia está dirigida a confundir a un usuario haciendo creer que el resultado tiene que ver con la conocida enciclopedia ‘online’, aprovechando su alto grado de autoridad web. El objetivo de esta acción posiblemente es posicionar incluso esta web por encima de la Wikipedia auténtica lo que supondría un caso de suplantación”, concluyen los docentes.

La existencia de estos perfiles para los políticos del PP madrileño, alerta el trabajo docente, está bien documentada, ya que aparece en los presupuestos facilitados para la compra de cuentas de Twitter: “Esta práctica de actuación y la existencia de este tipo de cuentas vulnera la política de uso de Twitter en los años de publicación. Muchos de estos los perfiles falsos, sus tuits o los vínculos entre los clientes y las cuentas han sido eliminados”, destaca la pericial.

Compra de votos en encuestas

El informe técnico alude, asimismo, a que la ‘Púnica’ se encargaba de “la compra de votos en encuestas sobre medios ‘online’ reconocidos, pero también de responder a los adversarios de Aguirre. Así promovía el posicionamiento del contenido propio en respuesta al adversario; al mismo tiempo que ya daba por hecho que tendría que llevar a cabo “acciones” sobre la privatización del Canal de Isabel II, la privatización de la gestión de los hospitales, el copago, el uso de las radiales, de los colegios subvencionados y de la sanidad pública.

En su análisis, el informe pericial destaca que la aplicación de las estrategias SEO de la ‘Punica’ para lograr posicionamiento en internet se orientó a los términos “Ignacio González”, “Esperanza Aguirre”, “Borja Sarasola” y “José Manuel Berzal”.

A través de los informes sobre la reputación ‘online’ y los registros en la web los profesores confirman que la actuación de las empresas de De Pedro lograron un desplazamiento de sitios web (negativos o no controlados), pasando a situar en las primeras veinte posiciones del ránking los resultados gestionados por Eico-Madiva, de tipo personal y de los diarios.

Esta actividad de las empresas de la ‘Púnica’ provocaba, según la pericial, un efecto “bombing’ que lograba que las webs de los políticos del PP promocionadas desde los periódicos ‘zombi’ ocuparan las primeras posiciones ante una consulta en Google.

No mejora la imagen de la Comunidad

Por eso, la pericial concluye que la justificación de los trabajos que desarrolló la trama sobre la imagen de Aguirre y de otros excargos del PP madrileño “no puede ser la mejora de la percepción de una institución, pues se vinculan al nombre propio de determinada persona y no a una institución, ni al cargo”.

Pese a que los redactores de la pericial reconocen que “los mensajes emitidos” por la ‘Púnica’ “se dirigen a actividades de la persona en su cargo durante ese periodo”, concluyen que “toda esa información poco repercute en la institución si no se busca por el nombre de esas personas”.

En cuanto al pago de estos trabajos la pericial recuerda que no se han encontrado contratos que determinen los acuerdos del PP madrileño y de la Comunidad de Madrid con las empresas Eico-Madiva, al mismo tiempo que concluyen que el importe de las facturas encontradas “no cubre el volumen de trabajo justificado en los informes reputacionales de acuerdo con lo facturado por la misma empresa y el mismo tipo de trabajo a otras instituciones”, finaliza el dosier.

Noticias relacionadas