RUSIA-UCRANIA

Guerra y propaganda

España ha sido uno de los objetivos de la campaña de desinformación sistemática con la ue el Kremlin aspira a modificar la realidad

2
Se lee en minutos
Protesta contra la invasión de Ucrania por parte de Rusia en Praga, este domingo.

Protesta contra la invasión de Ucrania por parte de Rusia en Praga, este domingo. / DPA / EUROPA PRESS

Desde las guerras del Peloponeso, los conflictos armados y la propaganda forman una pareja bien avenida. Puede que desde mucho antes: como dice Sun Tzu en El arte de la guerra, toda guerra está basada en el engaño. A nadie le puede extrañar, en consecuencia, que Vladímir Putin acompañe la invasión de Ucrania de una intensa campaña de propaganda. Lo que hoy llamamos desinformación. El concepto tampoco es nuevo, como suele creerse. Las fake news no nacieron con internet. Siempre acompañaron a la guerra. Lo que ocurre es que en Rusia forman parte de la estrategia militar desde la época soviética. En pugna con Occidente, el KGB creó un departamento destinado, literalmente, a "inventar datos para generar en la mente del adversario imágenes incorrectas de la realidad para que este tome decisiones que nos sean beneficiosas".

Es la tradición de la dezinformatsiya, de la que Putin es un intérprete privilegiado por los años que medró en los servicios secretos. Desde la invasión de Ucrania, la desinformación rusa ha alcanzado cotas nunca vistas, apoyadas en las posibilidades que ofrecen las redes sociales y en cierta predisposición de las sociedades occidentales a asumir lo que George Orwell llamó "hechos alternativos", mucho antes de 1984. Desde el principio de la guerra, España ha sido uno de los objetivos de la campaña de desinformación sistemática con la que el Kremlin aspira a modificar la realidad. Empezando por llamar operación militar especial a lo que es una invasión de un país soberano sin que este haya atacado previamente a Rusia.

Noticias relacionadas

La revelación de que la opinión pública española haya recibido más de 40.000 mensajes de desinformación es preocupante y debería motivar una respuesta informativa y pedagógica a todos los niveles. Se trata de responder con la verdad sobre la guerra, sus causas y sus consecuencias. Es relevante que, en España y en otros países, los agentes digitales de Putin hayan aprovechado redes impulsadas por grupos negacionistas durante el covid. Indica que la desinformación actúa como un virus que se expande por sociedades escépticas, golpeadas por la crisis, inertes ante la complejidad de los retos de la humanidad. Quienes hicieron suya la idea de que el virus había salido de un laboratorio para dominar el mundo son más propensos a creer las mentiras de Serguéi Lavrov, el incombustible ministro de Exteriores ruso. Da lo mismo que se trate de negar el bombardeo de una maternidad en Mariúpol o la matanza de Bucha.

Es relevante que Putin haya usado, en España y otros países, redes de grupos negacionistas para expandir el virus de las 'fake news'"

La desinformación no es fácil de combatir porque su objetivo último no es dar credibilidad a un relato alternativo, sino difundir la sensación de que todos mienten. En esta capacidad de sembrar la duda está su fuerza. Tanto si hablamos de la pandemia como de la guerra de Ucrania. Putin utilizó con éxito esta extraordinaria maquinaria de confundir durante la campaña electoral que llevó a Donald Trump a la presidencia, y ha hecho de ella un instrumento de intervención en la política interna de muchos países europeos. Denunciar su presencia en la guerra de Ucrania es una manera, no solo de restablecer la verdad, sino de prevenir que el virus de la desinformación siga expandiéndose en la sociedad española.