POLÍTICA

La hora de negociar los presupuestos

El Gobierno salva el primer escollo para tramitar las cuentas de 2023 y ahora deberá convencer al Congreso para sacarlas adelante

2
Se lee en minutos
La hora de negociar los presupuestos

El Gobierno salvó ayer en el Congreso el primer escollo de los Presupuestos Generales del Estado para 2023, al ser rechazadas las enmiendas a la totalidad que presentaron siete partidos. Gracias al bloque de la investidura -ERC, PNV, EH Bildu y otros minoritarios-, Pedro Sánchez encara el último año de la legislatura sin el borrón de ver tumbadas las cuentas en la primera votación. Más allá de lo que significa para la estabilidad del Gobierno de coalición, la luz verde al trámite parlamentario es importante porque permite encarar la actual crisis sin tener que prorrogar las cuentas de 2022. Siempre es preferible gobernar con los presupuestos actualizados. Pero su camino aún será largo, en lo político y en lo económico, antes de aprobarlos definitivamente en diciembre.

Más que nunca, ha llegado la hora de negociar y de convencer. Lo primero –conseguir el sí de los socios habituales para sacar adelante las cuentas– parece más fácil que lo segundo –que estas sean creíbles–, cuando las cifras de ingresos y gastos para 2023 se sustentan en un cuadro macroeconómico mucho más optimista de lo que prevén la mayoría de los organismos, incluida la propia Autoridad Fiscal (Airef). Si ya es aventurado hacer previsiones, aún lo es más hacerlo con la actual inflación y crisis energética, que dependen más de la evolución de la guerra de Ucrania que del margen de actuación de los diferentes gobiernos. Pero estimar un crecimiento económico del 2,1% para el próximo año, como sostiene el Gobierno, cuando la Airef lo sitúa en el 1,5%, el Banco de España en el 1,4% y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el 1,2%, restan verosimilitud a estos Presupuestos.

La cifra de ingresos y gastos se basa en un cuadro macro más optimista que la mayoría de organismos

España podría entrar en recesión técnica este cuarto trimestre de 2022. Los presupuestos de 2023 han sido definidos de expansivos por el aumento del gasto social. Son claramente positivas las acciones encaminadas a aliviar el peso de la crisis a las capas más débiles de la población: subida de las pensiones en torno al 8,5%, bonificaciones fiscales para las rentas bajas, autónomos y pymes, gratuidad de los abonos de Renfe, etcétera. Sin embargo, otras medidas tributarias, como el nuevo "impuesto de solidaridad" a las grandes fortunas puede caer en la simplificación propagandista.

Noticias relacionadas

El proyecto de ley de presupuestos debe pasar ahora por el trámite de las enmiendas parciales. Ahí es donde el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos debe negociar -ya ha empezado a hacerlo- con los diferentes grupos para sacar adelante sus cuentas. El revuelo a raíz de las declaraciones, luego matizadas, de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sobre el compromiso del Gobierno de llevar al Congreso una reforma del delito de sedición, da buena muestra de que en estas negociaciones entran en escena varios factores.

Esquerra, al igual que el PNV, EH Bildu y demás partidos, harán valer sus votos. Entra dentro del juego parlamentario. Pero más allá del intercambio de cromos, sería deseable que los diputados trabajaran por que estos presupuestos tuvieran una base económica creíble para que cumplan en la medida de lo posible sus promesas.

Temas

Gobierno