EN POZUELO DE ALARCÓN

El motivo del cierre del restaurante saludable del futbolista Marcos Llorente

El Gobierno municipal abre un expediente urbanístico al negocio y hay varios trámites en curso 

Imagen de archivo de uno de los restaurantes 'Naked & Sated'.

Imagen de archivo de uno de los restaurantes 'Naked & Sated'. / 'Naked & Sated'.

EPE

EPE

El futbolista del Atlético de Madrid, Marcos Llorente, abrió en 2019 su primer restaurante en Madrid con Ibai Gómez (exfutbolista del Athletic de Bilbao), Chef Bosquet y Marino Cid. Un proyecto hostelero que se llama ‘Naked & Sated’ (Desnudo y Saciado) y está formado por una cadena de restaurantes saludables que ofrece menús "que dejan atrás los típicos fritos y salsas" para ofrecer platos "sin aditivos, sin ultraprocesados, sin tonterías y sin remordimientos", según indica en su estrategia de marca.

En total son ocho restaurantes distribuidos en Madrid, Valencia, Málaga y Bilbao. Entre los que uno de ellos, situado al oeste de Madrid, está siendo polémico y comentado en las redes sociales debido a su reciente cierre. Tal y como informa Infobae los problemas para el local se remontan a primavera de 2022, cuando el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón recibió una denuncia por malos olores y ruidos. La cadena, que presume de ofrecer a los clientes una comida "de calidad y sin procesados", recibió un aviso del cierre del local situado en la calle París, 1, por parte de la Policía Municipal del local al estar operando sin tener licencia de actividad. Fruto de esta queja, el departamento municipal responsable de la gestión de las licencias de actividad descubrió que la licencia solicitada por el restaurante en marzo de ese año todavía no había sido aprobada para abrir el local, la firma hostelera se valió de una declaración responsable. Lo que sí se había presentado era una declaración responsable para empezar a operar y para poder poner una terraza, expone el citado medio digital.

Por tanto, el Departamento de Licencias de Actividad del Ayuntamiento se ve obligado a abrir un expediente urbanístico donde se especifica que el restaurante tiene en tramitación, pero no concedidas, la licencia de actividad, declaración responsable de funcionamiento y autorización para terraza. “En los tres expedientes, se les ha concedido un trámite de audiencia con carácter previo a la resolución de los mismos", indica el expediente municipal. 

Por su parte, uno de los socios expuso que tenían licencia de actividad, pero no de funcionamiento. "La hemos pedido hace dos años y seguimos esperando. Desde entonces funcionamos con una declaración responsable, que es legal", argumentó, al tiempo que achacó el cierre a un "problema de los aparatos del aire acondicionado", contratiempo ya "subsanado". En este sentido, se encuentran a la espera de recibir el permiso municipal para reabrir el negocio.