CAMBIAR SÁBANAS

Es lo que pasa si no cambias las sábanas regularmente: problemas en la piel y calidad de sueño baja

Las sábanas sucias acumulan ácaros, bacterias y hongos, creando un ambiente propicio para alergias, infecciones y problemas en la piel

Polillas de la comida: cómo eliminar esta plaga de tu cocina

Cuidar la higiene de nuestros colchones puede ayudarnos a mejorar la calidad del sueño y alergias

Cuidar la higiene de nuestros colchones puede ayudarnos a mejorar la calidad del sueño y alergias / Pexels

EPE

EPE

La higiene del dormitorio es fundamental para nuestra salud, y uno de los aspectos más importantes es el cambio regular de las sábanas. Aunque puede parecer una tarea tediosa, no cambiar las sábanas con la frecuencia adecuada puede tener consecuencias significativas para tu bienestar.

Las sábanas sucias acumulan ácaros, bacterias y hongos, creando un ambiente propicio para alergias, infecciones y problemas en la piel que tendrán que ser tratados posteriormente con un dermatólogo. Además, las sábanas absorben sudor, células muertas de la piel y otros fluidos corporales, lo que puede generar malos olores y un entorno insalubre para dormir.

Estas son solo algunas de las consecuencias que tiene esta mala práctica, pero a continuación te detallamos todos los problemas que te puede generar no emplear 15 minutos tender la cama.

Las consecuencias para tu salud

  • Alergias y problemas respiratorios. La acumulación de ácaros y polvo puede desencadenar reacciones alérgicas y empeorar condiciones como el asma.
  • Irritaciones y enfermedades de la piel. Las bacterias y hongos en las sábanas sucias pueden provocar irritaciones, infecciones cutáneas y otros problemas dermatológicos, para los que tendrás que acudir a la ayuda de un profesional.
  • Malos olores y ambiente insalubre. El sudor y las células muertas de la piel se acumulan en las sábanas, generando olores desagradables y un entorno poco higiénico que se puede extender por el resto de tu hogar y perjudicar a las personas con las que convives.
  • Calidad del sueño disminuida. Dormir en sábanas sucias puede afectar negativamente la calidad de tu sueño, haciéndote sentir menos descansado y más fatigado durante el día, por no hablar de lo poco higiénico que resulta.

Cambiar las sábanas regularmente es, así, esencial para mantener una buena higiene y salud. También es importante lavarlas bien cada dos semanas para acabar con los ácaros y las posibles bacterias que se han establecido en colchón y tejidos. Al acostumbrarte a cambiar las sábanas notarás que tu descanso mejora, tu piel resplandece y tu sistema respiratorio se libera de posibles irritaciones e infecciones.