ALERTA OCU

Adiós a las naranjas: esta es la razón por la que los expertos desaconsejan su consumo

Por mucho que parezca saludable, lo cierto es que últimamente las naranjas están en el punto de mira por numerosos expertos que desaconsejan su consumo

La fruta de hueso de temporada para prevenir la diabetes, adelgazar y mejorar la piel

Así afecta a la salud comer una naranja todos los días

Así afecta a la salud comer una naranja todos los días

EPE

EPE

No es un secreto que frutas y verduras contribuyan a un mejor estilo de vida. Consumir de 3 a 5 piezas al día es suficiente para que nuestro cuerpo absorba los nutrientes y vitaminas que contienen, sin embargo, hay una fruta que está en el punto de mira y los expertos ya están desaconsejando su consumo para que no afecte negativamente a la salud.

Su retirada inmediata es imposible, pero sí podemos dejar de incorporarla en nuestro día a día de manera progresiva. Las autoridades sanitarias han hablado, dejando claro que las naranjas, últimamente, presentan más desventajas que beneficios.

Comprar barato puede salir muy caro, por ende, te recomendamos que sustituyas las míticas naranjas de verano por frutas como las fresas, los plátanos o los melocotones, todas en temporada y con más beneficios de los que puedes imaginar.

Corta su consumo a tiempo

La fruta es, sin lugar a dudas, un elemento crucial en cada hogar. Ya sea en forma de batidos, yogures o smoothies, su ingesta está más que recomendada para un organismo saludable, claro que acompañando esto siempre de una buena dosis de ejercicio y hábitos saludables.

Aunque creamos que todas son grandes aliadas de nuestra salud, lo cierto es que las naranjas están perdiendo su calidad. Intentamos comprar frutas al menor precio y, a la larga, esto supone una grave desventaja para el cuerpo.

La variedad de la que te deberías alejar

Y es que el Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos de la Unión Europea (RASFF) ha detectado la presencia en Europa de unas naranjas egipcias con altos niveles de componentes tóxicos.

Su calidad es mucho más baja y en Egipto no se cumplen las mismas condiciones climáticas y sanitarias que en España. Son baratas, pero eso no quiere decir que sean buenas. De hecho, en Egipto las frutas tienen altos niveles de insecticidas, pues allí las normas sanitarias no están tan presentes como en nuestro continente.

No es la primera vez que llegan frutas contaminadas, por eso debemos tener especial cuidado y prestar atención a las alertas de los expertos. Corta el consumo de este tipo de frutas a tiempo si no quieres poner en peligro tu bienestar.