ANDALUCÍA

Los pueblos más mágicos de Málaga

La pelea entre los jugadores del Real Madrid y el Partizán, en imágenes

Atajate, Comares, y el Borge son algunos de los pueblos malagueños con más encanto

Málaga.

Málaga. / EPE

EPE

EPE

Lo cierto es que Málaga es una de las ciudades que cuenta con uno de los pueblos más mágicos. Esta Iniciativa de lo conocido como Pueblos Mágicos, fue impulsada por el Instituto de Desarrollo Local y Estudios Sociales, IDL, con el objetivo de impulsar el Desarrollo Turístico Local. Los pueblos que pertenecen a esta categoría están dentro porque su calidad de Vida, urbanismo, patrimonio, fiestas y tradiciones, gastronomía, entre otros, son los más mágicos de la ciudad. Actualmente, están formados por 126 municipios.

La magia de los pueblos malagueños

Comares

Se trata de un pequeño municipio que abarca el valle de Vélez y la sierra de Tejeda.

Este encantador pueblo es de origen Árabe y está compuesto por estrechas de casas blancas, y bonitas plantas que le dan un toque de armonía a la calle. En Comares se pueden fabricar artesanalmente las ropas y otras, prendas, especialmente los sombreros. En cuanto a la gastronomía, las especialidades de este pueblo son el gazpachuelo (sopa caliente) y la sopa de puchero.

Alfarnate

Alfarnate es un pueblo rodeado en un paraje natural en el extremo noroccidental de la Axarquía, y el cual está rodeado por las conocidas sierras de Enmedio, Palomera y Jobo. También son características las montañas rocosas que lo rodean y los cultivos de olivos y cerezos del valle.

Algo admirable de este pueblo es su arquitectura de origen árabe que lo conforman su toque pintoresco. Además de la comida tradicional que cuenta con platos famosos como las sopas cachorreñas, entre otros.

El Borge

El municipio se extiende por el territorio entre la comarca de la Axarquía y los Montes de Málaga, contando con un paisaje rural que persiste con los años. Lo que caracteriza a este pueblo son las pequeñas casas blancas adornadas con flores y plantas.

El monumento más reconocido es la iglesia de Nuestra Señora del Rosario, la cual combina estilos gótico tardío y renacentista con elementos mudéjares y barrocos. También cuenta con la famosa fuente del Cuerno, situada en las proximidades de un típico lagar y decorada con la escultura de un vendimiador.

Cuando en la entrada del pueblo se alza el Arco de la Pasa, se rinde homenaje al producto más típico de El Borge, que son dos murales dedicados al teólogo Martín Vázquez Ciruela y al médico y botánico árabe Ibn-Baitar.

Atajate

Se encuentra entre los valles del Guadiaro y el Genal, en la Serranía de Ronda. Cuenta con muy pocos habitantes, al igual que los mencionados antes, es de origen árabe.

En cuanto a la arquitectura, La Fuente-Lavadero es la verdadera muestra. Otro de los elementos a destacar es el Museo Abierto del Mosto. Gracias a la ayuda de textos, ilustraciones, los turistas pueden conocer el proceso de elaboración de esta bebida que resulta tan típica en el lugar. Además, a través de murales cerámicos cuenta la evolución histórica y social del pueblo de Atajate.

Canillas de aceituno

Este municipio se extiende por las laderas de Sierra Tejeda hasta el pico de La Maroma y cuenta con un pasado árabe. El diseño de sus calles y monumentos arquitectónicos cuentan con un estilo gótico-mudéjar, como puede ser la iglesia de Nuestra Señora del Rosario y San León Magno data del siglo XVI. Lo ideal de esta iglesia es que desde su terraza se pueden observar todo el paisaje del pueblo y ver un precioso atardecer.