VATICINIOS DEL FUTURO

El mundo se enfrentará a estos 5 desafíos, según un experto

El economista Nouriel Roubini apunta a un futuro "estanflacionario" marcado por déficits fiscales y más endeudamiento, y determina cinco "guerras" a las que tendrá que enfrentarse el mundo

El economista Nouriel Roubini, en una imagen de archivo, en Madrid

El economista Nouriel Roubini, en una imagen de archivo, en Madrid / EPC

2
Se lee en minutos
A. V.

El mundo está envuelto en cinco “guerras” que llevarán a déficits fiscales cada vez más altos, más endeudamiento y más alta inflación que, conjugada con tendencias recesivas, llevarán a una “estanflación” prolongada, asegura Nouriel Roubini en un artículo publicado en Project Syndicate (PS). 

“El futuro será estanflacionario, la única pregunta es cómo de malo será”, subrayó el economista, más conocido como 'Doctor Catástrofe'. Las 5 “guerras” a las que se refiere son:

Gasto en armas

En el primer caso, como la brutal invasión de Rusia a Ucrania, con potencial de expandirse e involucrar a la OTAN, a EEUU y a Israel en clara colisión con Irán, que está a las puertas de convertirse en un estado con poderes nucleares. El Medio Oriente es una caldera y EEUU y China se desafían sobre el dominio de Asia y por el status de Taiwán. Esta suerte de guerra fría global lleva a un rearme en EEUU, Europa, Medio Oriente y Asia, incluido Japón, embarcado en su más grande rearme en décadas. El gasto en armas convencionales y no convencionales, dice Roubini, pesará cada vez más en el gasto público.

En el primer caso, como la brutal invasión de Rusia a Ucrania, con potencial de expandirse e involucrar a la OTAN, a EEUU y a Israel en clara colisión con Irán, que está a las puertas de convertirse en un estado con poderes nucleares. El Medio Oriente es una caldera y EEUU y China se desafían sobre el dominio de Asia y por el status de Taiwán.

Esta suerte de guerra fría global lleva a un rearme en EEUU, Europa, Medio Oriente y Asia, incluido Japón, embarcado en su más grande rearme en décadas. El gasto en armas convencionales y no convencionales, dice Roubini, pesará cada vez más en el gasto público.

Cambio climático


La lucha contra el cambio climático será cara, tanto para los estados como para el sector privado. La mitigación del cambio climático y la adaptación, estima Roubini, demandará billones (millones de millones) de dólares en todo tipo de inversiones. 

Y al igual que una guerra física, esta destruirá capital al dejar obsoletas costosísimas infraestructuras energéticas que deberán ser reemplazadas.


Futuras pandemias



Las pandemias serán cada vez más frecuentes, y sea por invertir en prevenirlas o en atender a sus consecuencias, habrá una demanda perpetua de mayor gasto, que se combinará con el efecto que tendrán sobre los sistemas de salud las demandas de una población cada vez más envejecida. Roubini calcula que esta “deuda contingente” es casi igual a la deuda pública explícita de las economías avanzadas.

Contra la “globótica”


Así denomina Roubini los disruptivos efectos de la combinación de globalización y automatización (robótica, inteligencia artificial) que amenaza con desplazar cada vez más personas de cada vez más ocupaciones. De vuelta, eso se traduce en mayor presión fiscal, pues los gobiernos tendrán que asistir con esquemas de asistencia o más amplios servicios públicos a los sectores excluidos.


La desigualdad


El mundo también necesita combatir el aumento de la desigualdad de ingresos y de riqueza. De no hacerlo, el malestar que ya abarca a buena parte de la juventud y sectores de las clases media y baja llevará a una rebelión contra la democracias liberales y el capitalismo.

Para evitar que regímenes populistas lleguen al poder a aplicar sus propuestas “temerarias e insostenibles”, dice Roubini, las democracias liberales deberán gastar “una fortuna” en el refuerzo de sus redes de protección social.