LIMPIEZA

El mejor producto y que todos tenemos en casa para limpiar y descalcificar la cafetera

Es uno de esos ases de la limpieza que sirven para todo y que, además, es lo mejor que puedes utilizar

El mejor producto y que todos tenemos en casa para limpiar y descalcificar la cafetera
1
Se lee en minutos
Luis Alloza

Hay elementos de la casa que limpiamos con mucha frecuencia porque así lo requiere su mantenimiento y su estética. Hablamos por ejemplo, de los suelos, de la vitrocerámica, de la vajilla, del inodoro o de los cristales, por mencionar algunos.

Otros no tantas veces, porque si no es un engorro considerable, como la campana extractora de humos, todos los muebles de casa o las puertas.

Ahora bien, hay otros pequeños electrodomésticos que los vamos dejando, que nos parecen que están limpios y que están bien, pero es solo en apariencia. Por dentro necesitan una buena limpiada porque la cal y la suciedad se pueden acumular.

Es el caso de las cafeteras, sean del tipo que sean. Cada uso deja restos que, poco a poco, va haciendo que el sabor del café no sea tan natural ni tal intenso. De hecho, se convierte en algo más tipo barro.

Por eso es muy importante limpiarla y no puede ser más sencillo, ya que solo necesitarás principalmente uno de los ases de la limpieza casera del hogar: el vinagre blanco.

El proceso

Sirve para prácticamente todo y, pero no es que sea un notable, es que en muchos casos, como es el de las cafeteras, es el mayor sobresaliente que vas a encontrar.

Para limpiar este artilugio con vinagre tienes, primero, que quitar lo máximo posible los restos sólidos y de café que haya por el interior y también revisar el filtro y los depósitos.

Noticias relacionadas

Ahora te tocará limpiar pero en dos fases. La primera es coger las piezas desmontables y sumergirlas en un recipiente con una parte de vinagre y dos de agua.

Y esa misma fórmula es la que debes emplear para limpiar la cafetera. Si es de las eléctricas, llena el depósito con esa parte de vinagre y las dos de agua y enciéndela dos o tres veces como si fueses a preparar un café. Así, esa mezcla pasará por los conductos y los irá limpiando. Por último, vuelve a llenar el depósito de agua fría, ponla otra vez para que se vaya el posible aroma a vinagre y lista para volver a utilizarla y bien limpia, desinfectada y descalcificada.

Temas

Hogar