PASAPALABRA

Orestes hace historia al fin en el rosco de Pasapalabra: "Estoy que no me lo creo"

El formato no para de acumular récords de espectadores en su franja de horario

Orestes hace historia al fin en el rosco de Pasapalabra: "Estoy que no me lo creo"
1
Se lee en minutos
EPE

Pasapalabra es uno de los concursos más seguidos en la televisión española. De hecho, el formato no para de acumular récords de espectadores en su franja de horario, aunque muy posiblemente sea el programa más visto de la televisión en la actualidad, llegando incluso a rivalizar con grandes eventos deportivos o políticos.

Una de las claves del éxito del concurso son sus invitados. Está claro que la cantidad de famosos que pasan por las mesas naranjas y amarillas son un gran reclamo para los espectadores. Pero sobre todo, son muy llamativos los eternos duelos entre Orestes Rafa, dos chicos que están a punto de llevarse un bote millonario.

Orestes, un burgalés de 25 años licenciado en filología (aunque estudiante de filosofía en la actualidad) es todo un prodigio en lo suyo. El concursante nos ha brindado momentos muy tensos, en los que su valentía y humildad han quedado retratadas. De hecho, muchos espectadores lo tildan de "ser demasiado buena persona".

Noticias relacionadas

Por el otro lado está Rafa, un sevillano de 32 años, periodista y muy amante de la lectura y de la música. Mucho más estratega que su rival, Rafa ha conseguido acumular más victorias que el burgalés desde que recaló por segunda vez en Pasapalabra, lo que lo convierte en el concursante con más probabilidades de alzarse con el codiciado bote.

Pero esta semana, uno de los dos ha batido un récord. No ha sido otro que Orestes Barbero, que ha logrado el rosco más rápido de la historia. El burgalés ha conseguido marcar la friolera de 20 aciertos en dos turnos, por lo que prácticamente solo ha jugado dos veces en el mismo programa. Todo un hito que quedará para la historia del concurso. "Estoy que no me lo creo", escribió un usuario en las redes sociales tras visionar el logro del burgalés.