ALIMENTOS

Estas son las mejores freidoras de aceite y aire caliente del mercado

Entre la gran variedad de productos es difícil elegir entre una u otra marca

Una freidora de cocina

Una freidora de cocina / PIXABAY

5
Se lee en minutos
EPE

Las freidoras ya no solo son instrumentos de restauración para los grandes establecimientos, también han llegado a los hogares. Pero entre tanta oferta es complicado decidirse por alguna en concreto. Principalmente, las freidoras se dividen en dos grandes grupos: las que utilizan aceite y las que utilizan aire caliente. Estos dos tipos se diferencian principalmente en la cantidad de grasa con la que cocinan. Las de aceite procesarán un producto más calórico, mientras que las de aire serán más ligeras.

Una freidora de aire caliente cuesta entre 50 y 200 euros, mientras que las freidoras de aceite son más baratas pero, ¿merecen la pena? La respuesta está en ver las características que mejorse adaptan a ti, la Organización de Consumidores y Usuarios (analiza estos dos productos):

Tipos de freidora

Freidoras de aceite 

Cuentan con una cubeta que hay que llenar con varios litros de aceite y en cuyo fondo se sitúa la resistencia que lo calienta, junto a un sensor de temperatura que da señales al termostato para activar o detener la corriente según la temperatura programada. Su ventaja frente a las de aire es que son más rápidas y dejan los alimentos con mejor aspecto. El inconveniente obvio es que los alimentos se impregnan de aceite y sube la cantidad de calorías que aportan.

Ventajas

  • Pueden freír más cantidad de una vez

  • Son más baratas

  • Aspecto de los alimentos más apetitoso

Inconvenientes

  • Añaden más calorías a los alimentos

  • Más difíciles de limpiar

  • Hay que usar varios litros de aceite, que cuesta entre 3 y 4 euros por litro si es de oliva.

Freidoras de aire caliente

Una resistencia eléctrica calienta el aire que mueve un ventilador y lo proyecta por unas salidas al interior del recipiente donde están los alimentos, ligeramente impregnados de aceite. Por eso, es más ajustado denominarlas “freidoras de aire caliente” que "freidoras sin aceite", puesto que también usan aceite, pero en mucha menor cantidad. Es habitual usar alimentos prefritos, lo que acorta el tiempo y deja los alimentos más crujientes, aunque algo más aceitosos. Las bolsas de patatas congeladas que analizamos suelen contener aproximadamente un 7% de aceite.

Ventajas

  • El tiempo empleado es similar en ambos tipos de freidoras pues, aunque la fritura propiamente dicha es mucho más rápida en una freidora clásica, hay que contar también el tiempo necesario para calentar el aceite.

  • El consumo eléctrico es más reducido en las freidoras de aire que las de aceite.

  • Más fáciles de usar y de limpiar

  • No producen olores a fritura.

  • Alimentos más ligeros y con menos calorías

  • No hace falta llevar el aceite usado al punto limpio o al contenedor habilitado.

Inconvenientes

  • Su precio, que es más alto que el de las freidoras de aceite, aunque apenas utiliza aceite y consume menos energía, por lo que a largo plazo pueden salir más rentables que una de aceite.

  • En cuanto a la calidad de las patatas fritas, salen doradas y crujientes, pero nuestro panel de degustadores encontró las patatas fritas demasiado secas y con poco gusto. Por tanto, aquí las freidoras de aceite, en líneas generales, salen ganando.

En qué fijarse al comprar una freidora

Hay algunas características a las que conviene prestar atención cuando elijas una fredora:

  • Capacidad. No se trata de que la freidora sea voluminosa por fuera, sino de la cantidad de litros de aceite que caben en la cubeta para las freidoras tradicionales y de la capacidad de la cesta en las de aire. En las freidoras analizadas por OCU, la cantidad de litros de aceite oscila ente 2 y 4,5 litros. En nuestro comparador distinguimos tres grupos: freidoras para cantidades máximas de alimento menores de 500 g (por ejemplo, para una persona sola o una pareja); entre 500 y 1.000 g (suficiente para una familia media) y, por último, para más de 1.000 g (para una familia grande).

  • Cubeta desmontable. La mayoría de las freidoras cuenta con esta opción que facilita mucho la limpieza. Es muy importante mirar el manual de instrucciones para confirmar que las piezas desmontables son aptas para el lavavajillas. La limpieza para las freidoras de aire es mucho más cómoda que para las freidoras de aceite.

  • Zona fría. Se trata de una cámara de aceite debajo de la resistencia, que se mantiene a menor temperatura y es donde se depositan los restos de las distintas frituras. Así no se requeman esos residuos ni se mezclan los sabores. La vida útil del aceite empleado se alarga.

  • Temporizador. Generalmente emite un pitido cuando finaliza el tiempo programado de fritura, aunque no está de más comprobarlo visualmente.

  • Termostato. Mide la temperatura del aceite dentro de la cubeta para evitar que sobrepase el nivel fijado.  El termostato “regulable” permite ajustar la temperatura para freír diferentes tipos de alimentos.

  • Interruptor. Muchas freidoras, ya sean de aceite o aire caliente, tienen un interruptor de encendido y apagado independiente. Es preferible a tenerlo integrado en el termostato. En algunos aparatos, cuando el aceite alcanza la temperatura programada, la luz se apaga y puede parecer que no están funcionando. Consulte el manual para evitar posibles confusiones.

  • Tapa. Ya sea freidora de aire o de aceite, se recomienda freír con la tapa siempre cerrada para mantener la temperatura y evitar que el aceite salpique. Muchas freidoras tienen una ventana de cristal para controlar el estado de la fritura sin abrirla, aunque a veces se empañan.

  • Filtro anti-olor. Presente en algunos modelos de freidora de aceite, reduce el desagradable olor a frito. 

  • Recoge-cables. Facilita su almacenamiento y la vida útil del cable, ya que evita que se pueda enganchar o deteriorar en su transporte.

  • Estética. La mayoría de las freidoras de aire caliente tienen un exterior plástico en color blanco o negro. El diseño puede ser ovalado, cuadrado, etc. Y, en cuanto a las freidoras de aceite, las hay con la cubierta de metal, de plástico, con forma cuadrada, rectangular, ovalada y distintos tamaños en función de las necesidades del usuario. Algunos modelos cuentan con revestimiento antiadherente, que reduce las manchas de aceite y la huella de las manos. Tenga cuidado de no dañar esta película al limpiar, ya que podría perder esta propiedad.

  • Mandos. Algunas cuentas con sistemas de control digital, mientras que otras utilizan los mandos tradicionales.

Noticias relacionadas