Cuidado con la planta matalobos, una de las más peligrosas del mundo

A pesar de su bonita apariencia es una de las plantas más venenosas del mundo y también crece en España

La planta matalobos es una de las más venenosas del mundo

La planta matalobos es una de las más venenosas del mundo

2
Se lee en minutos
P. P.

Si eres amante del senderismo y de la naturaleza muchas veces te habrás encontrado flores preciosas durante tus caminatas. En estos casos, lo más sensato siempre es admirarlas y disfrutar de su belleza sin tocarlas y, por supuesto, sin arrancarlas. Lo que puede interpretarse como un acto de civismo puede evitarte más de un quebradero de cabeza ya que algunas de las flores que puedes encontrarte por la montaña pueden ser venenosas.

Tal es el caso de la planta Matalobos ( también conocida como acónito, casco del diablo, anapelo o nabillo del diablo) que crece en las montañas de nuestro país. Tiene unas bonitas flores moradas en forma de campanilla pero es una de las plantas más peligrosas del mundo y la más peligrosa de Europa.

En concreto crece en lugares montañosos del hemisferio norte y en España podemos encontrarla en los Pirineos, en el Sistema Ibérico y en la Sierra de Gúdar. Tiene unas bonitas y ornamentales flores moradas y azuladas que alcanzan todo su esplendor en los meses de verano. Su tamaño es considerable ya puede alcanzar hasta el metro de altura.

Pero si por algo es destacable esta atractiva planta es por su toxicidad. Tanto es así que si se consumen apenas unos miligramos de la sustancia que contiene puede provocar hasta la muerte. No basta con no consumirla, tampoco debes tocarla.

¿Por qué es tan venenosa la planta Matalobos?

El acónito o planta Matalobos contiene en sus raíces principalmente pero también en su tallo y en sus hojas un veneno llamado aconitina ( Aconitun napellus) que en caso de ser ingerido puede tener fatales consecuencias. Incluso con solo tocar esta planta (sobre todo las raíces que es donde hay una mayor concentración de veneno) puedes sentir adormecimiento en las manos. Lo peor es que no hay antídoto. Por esta razón, si algún día vas haciendo senderismo y en la montaña te encuentras esta flor no la toques bajo ningún concepto.

Otras plantas venenosas con las que debemos tener cuidado

El caso de la planta Matalobos no es un caso aislado, aunque sí el más grave. Hay muchas plantas que pueden resultar muy peligrosas si llegaran a consumirse o con solo tocarlas. Algunas,son más comunes de lo que pensamos y nacen en lugares tan accesibles como los parques infantiles y los jardines públicos de las ciudades. Un claro ejemplo lo encontramos en el baladre o adelfa, un arbusto con flores rosas muy fácil de ver en los parques y en las medianas de las carreteras.

En casos como el del baladre hay que evitar que los niños y las mascotas que normalmente frecuentan los parques donde se cría lo toquen y mucho menos que se lo lleven a la boca.

Las plantas más tóxicas que solemos tener en casa

Muchas veces, incluso las plantas de interior que tenemos en nuestro hogar pueden resultar peligrosas por lo que en caso de haber niños o mascotas en casa hay que colocarlas en lugares inaccesibles para ellos. Algunas de las plantas venenosas más comunes en nuestras casas son las hortensias, los crisantemos y la oreja de elefante.

Todas ella pueden provocar irritación y alergias al contacto con la piel y en caso de ser ingeridas vómitos, diarreas y nauseas.

Con todo esto no queremos asustarte, ya que si tienes un mínimo de cuidado y las mantienes en lugares poco accesibles y evitas que los niños y las mascotas las toquen puedes tener estas plantas en casa sin problema.

Noticias relacionadas