Los médicos quieren que dejes de cenar esto: no es tan sano como parece

Hay comidas que no son tan sanas como parecen

Los médicos quieren que dejes de cenar esto: no es tan sano como parece
1
Se lee en minutos

Existen ciertas comidas que no son tan saludables como aparentan. El caso del que hablaremos a continuación, hace referencia a una cena de lo más socorrida por su rapidez, sencillez y buen sabor, aunque podría perjudicar nuestra salud, según advierten médicos y nutricionistas. 

Se trata, ni más ni menos, que del famoso ‘bikini’ o sándwich mixto, que se realiza con pan de molde, jamón york y queso. Pero antes de echarte las manos a la cabeza y cancelarnos para siempre, debes saber que esto tiene un motivo, y se encuentra en la calidad de los ingredientes que se suelen utilizar para cocinar este plato. Te lo explicamos a continuación.

En primer lugar, hablemos del pan. Normalmente, para este plato se utiliza un pan blanco de molde. Este está compuesto de harinas refinadas, que se someten a unos procesos que reducen su calidad nutricional, a diferencia del pan integral. Así, el pan blanco puede ser negativo para la salud porque eleva los niveles de azúcar en sangre, aumenta la tendencia a acumular grasa y puede producir un efecto inflamatorio en nuestro cuerpo. 

El siguiente ingrediente controvertido es el jamón que utilizamos. A la hora de comprar un jamón york o jamón cocido en el supermercado, es muy importante fijarse en la lista de ingredientes, y muy especialmente en el porcentaje real de carne de cerdo que contiene el embutido que vamos a comprar. Aunque resulte sorprendente, hay jamones que solamente contienen un 55% o 60% de carne real, y el resto de ingredientes añadidos no son lo más recomendable para la salud. Lo ideal es utilizar un jamón cocido que contenga, como mínimo, un 85% de carne de cerdo. 

Por último, es necesario hablar del queso. Por desgracia, a menudo los quesos que se utilizan para hacer sándwiches o bocadillos son de baja calidad -como los típicos 'tranchetes'- y contienen ingredientes como aceites refinados o aditivos que los convierten en ultraprocesados. Según los nutricionistas, para que un queso se considere de buena calidad debe contener leche, sal, fermentos lácticos y cuajo; sin extender mucho más allá su lista de ingredientes.

Noticias relacionadas