IDEAS PARA EL VERANO

Helados: aprende cómo hacer polos caseros

Apúntate un par de recetas para elaborar uno de los reclamos más esperados del verano y que hará que conquistes muchos paladares

Helados: aprende cómo hacer polos caseros
2
Se lee en minutos
D.S.

No hay cosa que más nos guste que hacer helados caseros cuando llegue el verano. Los polos son por antonomasia la señal de que el calor ya está aquí y qué mejor manera que elaborar deliciosos helados caseros para no solo disfrutarlos cuando queremos, sino también ofrecérselos cuando tengamos invitados en casa. Podemos ser creativos y realizar elaboraciones que conquisten no solo a los ojos, también al paladar.

Uno de los trucos para que nos salgan helados con buenos sabores es utilizar productos frescos, por ejemplo, la fruta. Un ingrediente fresco y saludable que puede ayudarnos a dar color y sabor a nuestros helados. Si lo que buscamos aparte del sabor es cremosidad un yogur puede ayudarnos a conseguir esa textura, aunque no seamos cocineros expertos tenemos multitud de opciones con las que preparar un buen helado casero. A continuación, explicamos un par variedades para hacer polos:

Helado casero de fresa

Helado casero de fresa. / Shutterstock

Ingredientes

  • 500 g de fresas

  • 150 g de azúcar o azúcar glas

  • 1 cucharadita de azúcar invertido o de miel

  • 350 g de nata muy fría (mínimo 35% materia grasa)

Elaboración

Es la receta más clásica que existe de los helados caseros. ¿A quién no le gustan las fresas? son una fruta muy versátil que tiene muchas opciones para no solo comerla fresca. Para elaborar un polo casero así lo que necesitamos es limpiar y trocear las fresas por la mitad para después ponerlas en el congelador. Después de que estén congeladas hay que triturarlas para conseguir una textura igual a un granizado. Incorporar la nata, que tiene que estar a temperatura fría, junto a la cucharadita de azúcar invertido o miel. Y ya estaría listo nuestro helado casero. Congelar durante 3 horas como mínimo antes de consumir.

Helado de menta y piña

Helado de piña y menta. / Shutterstock

Ingredientes

  • 500 g de piña fresca

  • 10 hojas de menta fresca

Elaboración

Pelar y cortar la piña en trozos. Triturar con una batidora de mano o de vaso. Agregar un poco de agua si fuera necesario. Añadimos las hojas de menta y volver a triturar, aunque podemos incorporar otras frutas o incluso un par de cucharadas de yogur del sabor que más nos guste o leche de coco para que nos quede un polo más cremoso. Congelar durante 3 horas como mínimo antes de consumir.

Helado casero de yogur griego y frutos rojos

Helado casero de yogur griego y frutos rojos. / Shutterstock

Ingredientes

  • 350 g de yogurt griego natural azucarado

  • 115 g de frutos del bosque congelados

  • 30 ml de sirope de agave o azúcar de caña

  • 15 ml de zumo de limón

  • 5 hojas de hierbabuena

Elaboración

Como con los anteriores helados caseros debemos triturar todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea, rellenar los moldes de los polos y congelar mínimo durante 3 horas.

Nos quedarán unos helados deliciosos, cremosos y con mucho sabor para poder disfrutar este verano.

Noticias relacionadas