Comida

Recetas de huevos revueltos perfectas para desayuno o cena

Propuestas originales para variar nuestro repertorio culinario con un elemento básico en cualquier despensa

Recetas de huevos revueltos perfectas para desayuno o cena
3
Se lee en minutos
J.E.

El huevo es uno de los ingredientes estrellas de la cocina, un básico de cualquier despensa, fácil de preparar e ideal para todo tipo de recetas, aptas para cualquier momento del día.

Las formas de prepararlo son innumerables: fritos, escalfados, revueltos, a la plancha, en tortilla... cada una tiene sus peculiaridades y se adapta más a los gustos de unas personas u otras.

En las siguientes líneas te proponemos tres recetas con huevo perfectas para tus desayunos y otras tres sugerencias ideales para cenas, que podrás preparar en tu casa sin especial complejidad y con las que harás las delicias de todos los que convivan contigo, o de tus invitados.

Desayunos

Tostadas con huevo poché

Los huevos escalfados o huevos poché son una sabrosa forma de preparar este alimento, y que no te llevará excesivo tiempo. Sumerge el huevo en agua muy caliente, pero sin que llegue a hervir. El movimiento de las burbujas y la incorporación de un chorro de vinagre provocarán que la clara vaya cogiendo el punto adecuado, coagulándose. El tiempo de preparación no excederá de unos 3-4 minutos, y una vez listos, podrán colocarse sobre una tostada y acompañarse con jamón y queso, o con aguacate, salmón y tomates cherry, dando lugar a deliciosas combinaciones.

Huevo duro con frutas y semillas

Una combinación sencilla y saludable, que además ofrece la ventaja de que te permite prepararlo la noche anterior y conservarlo en el frigorífico para degustar directamente cuando despiertes. El huevo duro casa perfectamente con frutas como las fresas, las cerezas, los frutos rojos o el plátano, además de con cereales o con semillas de sabor suave, como las de chía.

Huevos revueltos (a tu gusto)

Un clásico que nunca pasa de moda. Sencillo a más no poder, y personalizable hasta el extremo, ya que combina con cualquier cosa salada. Si buscas un desayuno más potente, puedes optar por prepararlos con bacon, chorizo, chistorra o panceta, sin olvidar el clásico jamón serrano o ibérico. Si por el contrario prefieres una opción más 'light', el lacón, el pavo o el jamón york pueden ser tus mejores aliados.

Cenas

Tortilla

Desde la básica tortilla francesa hasta la elaborada tortilla de patatas hay toda una gama de opciones válidas para ocupar el centro de tu mesa en la última comida del día. Luego ya podemos entrar en los gustos de cada uno: más o menos cuajada, con o sin cebolla... A los niños les encantará con salchichas, con chorizo o con queso. Y si quieres innovar, prueba a incorporar ingredientes a tu gusto.

Huevos al plato

Una propuesta un poco más sofisticada y original que puede servirte para determinadas ocasiones. Pica pimiento y cebolla (o alguna otra verdura al gusto) en trozos muy pequeños, y prepara el sofrito con aceite de oliva, añade un poco de ajo y perejil e incorpora un tomate previamente rallado. Puedes agregar orégano, pimienta negra o algún otro condimento. Deja la mezcla cocinarse removiendo de vez en cuando. Abre algunos huecos en el sofrito, uno por cada huevo que tengas previsto echar, e incorpóralos bien situados para que se vayan friendo, a fuego no excesivamente fuerte. Al finalizar, puedes incorporar un poco de pimentón. Te quedará un plato variado, sabroso y a poco que te organices, bonito de presentar.

Huevos fritos

Y de nuevo terminamos con un clásico universal, sencillo y a gusto de todos los paladares. Romper el huevo, incorporarlo en una sartén con aceite de oliva muy caliente, añadir un toque de sal, y listo. Permite todo tipo de acompañamientos: desde los tradicionales huevos fritos con chorizo o con bacon, hasta los huevos con patatas y tomate frito que harán las delicias de los más pequeños de la casa, pasando por las opciones más originales, como los acompañamientos de champiñones al curry, o de hierbas provenzales. Y si quieres darles un toque más sano, puedes hacerlos a la plancha o experimentar en la freidora de aire.

Noticias relacionadas