¿Sabes cuáles son las alergias más comunes? ¿Y las más raras?

La primavera hace que las reacciones adversas al polen o los ácaros aumenten, pero no son las únicas: otras no son estacionales y afectan a los que las sufren durante todo el año

¿Sabes cuáles son las alergias más comunes? ¿Y las más raras?
4
Se lee en minutos
O. G. / EP

Aunque la primavera ya llegó hace varias semanas, las continuas subidas y bajadas de temperaturas han hecho que esa agradable sensación previa al verano tarde más en llegar. Por eso, ahora que hemos dejado atrás el frío polar y damos la bienvenida al ascenso de temperaturas aparece una invitada indeseada: la alergia. En las oficinas, en el transporte público o en los restaurantes empieza a ser habitual escuchar el sonido de los estornudos.

A pesar de que el pico de estas dolencias se da en primavera, lo cierto es que hay infinidad de tipos de alergia que no son estacionales. Las reacciones adversas al polen o lo ácaros son las más comunes, pero no son las únicas.

Como recoge el medio 'Doctoralia Insights', una alergia es una hipersensibilidad a una partícula o sustancia que para la gran mayoría de personas es inofensiva. Es decir, lo que ocurre es que algo que en principio no es nocivo para una persona, el cuerpo lo detecta como tal y produce defensas para protegerse. Los síntomas más habituales son estornudos, sarpullidos o irritaciones de la piel y el tratamiento más habitual los antihistamínicos o corticoides tópicos.

Y aunque en los meses primaverales es cuando más aumentan los procesos alérgicos, en realidad "existen durante todo el año", ha explicado Enric Martí, médico de Doctoralia y jefe de Servicio de Alergia del Grupo IdC Cataluña. A continuación recogemos las más comunes, es decir, las que afectan a una proporción de población mayor, y las más extrañas.

Las alergias más comunes

1. Ácaros. Presentes en polvo y lugares húmedos, para prevenirlos se recomienda cubrir con fundas herméticas anti-ácaros las almohadas y los colchones, así como utilizar aspiradora con filtro especial HEPA.

2. Polen. La más común, la del polen de ciprés, platanero, olivo y gramíneas. Para prevenirla o no sufrirla demasiado, se aconseja evitar espacios abierto durante el día y mantener las ventanas cerradas.

3. Pelo de animales. Sobre todo el de perros y gatos, quienes la padecen deben evitar el contacto con estos animales y mantener una buena limpieza.

4. Picaduras de insectos, como consecuencia de la sustancia que desprenden cuando te pican, se aconseja llevar siempre adrenalina (epinefrina) por si te atacan sin que te des cuenta.

5. Moho, causada por las esporas que desprende el moho en zonas húmedas, se deben evitar actividades en espacios húmedos y ventilar siempre la casa, así como el uso de deshumidificadores.

6. Alimentos. Las más frecuentes son al trigo, cacahuetes, marisco y leche, y en estos casos se aconseja también llevar siempre una inyección precargada y autoaplicable de adrenalina. No siempre puede controlar uno lo que come, sobre todo si no te encargas tú de cocinarlo.

7. Látex, presente en guantes, condones, colchones o ciertos dispositivos médicos, se debe evitar el contacto con estos productos y avisar del trastorno en caso de ser atendido por personal sanitario.

8. Medicamentos, como la penicilina o el ácido acetil salicílico (la 'Aspirina'). Es clave en estos casos indicar siempre la alergia o llevar un brazalete que lo advierta.

9. Fragancias, como perfumes, detergentes, velas aromáticas o cosméticos, a los que uno debe renunciar si no quiere sufrir una reacción grave.

10. Cucarachas, como consecuencia de las proteínas que se desprenden de sus heces. Hay que evitar su entrada en la vivienda y utilizar pesticidas.

Urticaria provocada por una reacción alérgica. / Shutterstock

Las alergias más raras

1. Urticaria acuagénica o alergia al agua. Aparece después de estar en contacto con el agua, ya sea fría o caliente, el tratamiento incluye cremas, aceites y uso de histamínicos.

2. Hipersensibilidad al semen. Causa hinchazón, ronchas y quemazón en los genitales, e incluso puede provocar la muerte. Para evitarla, no queda otra que usar preservativo y hacer una desensibilización lenta.

3. Sol. Suele provocar ronchas en la piel y, en el peor de los casos, quemaduras; por lo que es recomendable una exposición paulatina e ingerir alimentos con potencial antioxidante.

4. Presión. El roce con la piel provoca una hinchazón, manchas y picor, y los tratamientos más frecuentes son cremas y antihistamínicos.

5. Besos. Los síntomas más frecuentes son hinchazón de los labios o en la zona donde se recibe el beso. Hay estudios que dicen que en realidad está provocada por alérgenos procedentes de alimentos o medicamentos que se transmiten a través de la saliva o los labios.

6. Ejercicio. Causa desde picazón y urticaria hasta el colapso, de ahí que los expertos recomienden llevar siempre un 'kit' de adrenalina.

7. Frío, como consecuencia de la exposición a bajas temperaturas también causa picazón, hinchazón y urticaria, y su exposición continuada puede causar la muerte. Y dependiendo del síntoma y del frío que haga, el tratamiento puede variar.

8. Calor. Además del picazón, hinchazón o la urticaria que causa el frío, en estos casos también pueden salir ronchas. Se recomiendan las cremas, pero también depende de los síntomas.

9. Teléfonos móviles. Como consecuencia del níquel que tienen muchos de estos dispositivos, causa urticaria a lo largo de la mandíbula, oreja y mejilla. Aunque a muchos les pese, la recomendación pasa por no usarlos.

10. Hormonas. Los síntomas más frecuentes son erupciones en el cuerpo, y suelen darse antes del ciclo menstrual, y el tratamiento pasa por el uso de antihistamínicos.

Noticias relacionadas