Chevrolet Corvette E-Ray, electricidad al servicio del rendimiento

Chevrolet Corvette E-Ray, electricidad al servicio del rendimiento
2
Se lee en minutos

El primer Chevrolet Corvette electrificado ya está aquí. En su camino hacia la electrificación total, que inevitablemente causará la eliminación de motor de combustión del icónico deportivo norteamericano, la marca de General MotorsGeneral Motors presenta su nueva creación, en la que la electricidad estará al servicio de las prestaciones, fiel al espíritu del coche.

El Corvette E-Ray, así lo han llamado, es el primer paso, una versión microhíbrida del Stingray, el primer Corvette de la historia con motor central. De hecho, toma su motor, un V8 de 6.2 litros de gasolina que envía sus 495 CV de potencia al eje trasero, aunque en este caso se combina con un motor eléctrico de 162 CV (119kW) alimentado por una pequeña batería de 1,9 kWh de capacidad.

En ese sentido, cunado el motor eléctrico se activa, el Corvette dispone de tracción total o, como la han bautizado en Chevrolet, de eAWD. Según la marca, este sistema le permitirá mejorar sus prestaciones y, al mismo tiempo, su estabilidad y respuesta en situaciones de bajo agarre. Según la firma de GM, el sistema analiza la carretera continuamente para activar el sistema cuando sea necesario.

La batería es ciertamente pequeña, por lo que no ofrecerá grandes dosis de energía antes de agotarse. Sin embargo, su capacidad es corta también para recargarse y, aunque solo lo hace utilizando las frenadas y las desaceleraciones, será capaz de llenarla con facilidad, prometiendo energía cuando se realice una conducción deportiva. El Corvette E-Ray será capaz de circular en modo 100% eléctrico por un corto período de tiempo en velocidades de entre 45 y 70 km/h.

El nuevo Corvette E-Ray se comercializará en Estados Unidos por un precio de 104.295 dólares para la versión cupé y de 111.295 dólares para la variante descapotable.

Noticias relacionadas

Como adelantó Neomotor, General Motors tiene grandes planes eléctricosGeneral Motors tiene grandes planes eléctricos, que pasan por transformar algunos de sus principales nombres, como Camaro, Escalade y Corvette, en coches eléctricos. De hecho, planea crear una familia de eléctricos específica para cada uno. Bajo la submarca Camaro por ejemplo, llegarían un cupé deportivo de cuatro plazas, una versión descapotable, un SUV y un coche deportivo, dejando un SUV de grandes dimensiones y una minivan para la familia Escalade.

Para los Corvette, el E-Ray es el primer paso de una camino que se culminará con una versión 100% eléctrica que llegará próximamente, aunque la fecha no ha sido desvelada por la compañía. Según las últimas informaciones, siguiendo el camino realizado con Ford con su Mustang, también llegarían un cupé y un SUV de altas prestaciones, ambos eléctricos, con el nombre Corvette, basados los dos en la plataforma Ultium de General Motors.Ultium de General Motors.General Motors está revisando y concretando su estrategia de electrificación, de las más ambiciosas pese a ser una marca que opera principalmente fuera de Europa -de momento-fuera de Europa -de momento- y, por tanto, no debe ser 100% eléctrica para 2035. Aun así, el gigante norteamericano ya anunció que solo vendería vehículos de este tipo ese año. Mientras define su oferta del futuro ya está confirmado el lanzamiento de 30 coches eléctricos para 2025 en todo el mundo.