Toyota Iberian Cup: Escuela de campeones

Toyota Iberian Cup: Escuela de campeones
3
Se lee en minutos

La apuesta de Toyota por la competición es firme y el fabricante japonés mantiene programas al más alto nivel en el WEC (Mundial de Resistencia), WRC (Mundial de Rallys) y en el Dakar. A todo ello se le ha unido este año la Toyota Gazoo Racing Iberian Cup, una copa de promoción que cuenta con ocho pruebas –cuatro rallys de asfalto y cuatro de tierra- que se reparten entre España y Portugal.

El objetivo de Toyota es que su ADN de carreras se impregne en sus coches de calle y de ahí surgieron los modelos GR y GR Sport para transmitir esa pasión. El Toyota GR Yaris RZ es la base de la Iberian Cup y ya se han vendido más de 1.200 unidades. Al margen de su fiabilidad, ya que no se ha producido ningún abandono por fallo mecánico, cuenta con tres grandes secretos para poner de relevancia sus prestaciones: Chasis (rápido y ligero), Motor (tecnología concentrada) y Transmisión (tracción máxima).

La competición reparte 268.000 euros en cada una de las tres temporadas que, como mínimo, se ha comprometido Toyota y la igualdad hace que todavía haya muchos candidatos al triunfo final porque de los ocho rallys se pueden descartar dos, uno de asfalto y otro de tierra.

ESTRENO EN ASFALTO

La presencia de la Toyota Gazoo Racing Iberian Cup en Asturias fue uno de los grandes atractivos del Rally Princesa de Asturias, puntuable por el Supercampeonato de España de Rallys, y en el que se impuso el joven asturiano Alejandro Cachón (Citroën C3) tras un emocionante y espectacular final con Pepe López (Hyundai i20) y ‘Cohete’ Suárez (Skoda Fabia).

Las carreteras asturianas fueron el primer envite de asfalto de la Copa de Promoción que ha presentado esta temporada la marca japonesa, que se disputa a los mandos del Toyota GR Yaris RZ. La prueba respondió a las expectativas, con la victoria de Sergi Francolí y María Salvo (CSM Competición), quienes después de hacer el mejor tiempo en el primer tramo se mantuvieron como sólidos líderes durante toda la prueba, llegando a sumar cuatro scratchs. Fran Cima (Asturhíbrido) y Daniel Berdomás (Grupo Breogán) les acompañaron en el podio.

La victoria de Sergi Francolí, que se ha adaptado rápido al Toyota GR Yaris y a su versión de asfalto, ha significado que el piloto catalán sea el primero en repetir triunfo en esta primera temporada de la copa. En los cuatro rallys precedentes habían sido cuatro pilotos diferentes los que habían subido a lo más alto del podio.

LOS ‘PODERES’ DEL GR YARIS

Las prestaciones del GR Yaris en asfalto sorprendieron por su alto nivel de competitividad a lo largo de las dos etapas y más de 150 kilómetros de tramos cronometrados que configuraban el Rally Princesa de Asturias. El coche es, prácticamente, de serie. Las modificaciones que se le han hecho le permite alcanzar los 261 CV y su mantenimiento es económico, ya que no gasta ni ruedas ni frenos.

La base que posee el GR Yaris RZ para competir en rallys es excelente. Es un coche muy neutro, fácil de conducir y que está muy bien pensado de cara a las posibilidades de adaptarse tanto a pilotos con más o menos experiencia. Que el Toyota GR Yaris sea un modelo con tracción a las cuatro ruedas es un punto muy positivo, sobre todo en los rallys de tierra. Este aspecto, de cara a la formación de un piloto que quiera seguir avanzando en su carrera deportiva es importante, al igual que la dotación en premios que dispone.

El Toyota GR Yaris RZ está disponible en los concesionarios por 76.800 euros más IVA, a lo que hay que añadir el kit de tierra, que supone un suplemento de 6.800 euros más IVA, y la inscripción de la Iberian Cup, que son otros 2.000 euros más el correspondiente IVA.

La próxima cita de la Toyota Gazoo Racing Iberian Cup será el Rali Vidreiro, que se celebrará el 7 y 8 de octubre en Portugal. El plato fuerte del calendario, sin embargo, llegará en el RallyRACC, ya que la copa de promoción se estrenará en una prueba del Mundial.

Noticias relacionadas