5 trucos para ahorrar gasolina con el aire acondicionado

5 trucos para ahorrar gasolina con el aire acondicionado
2
Se lee en minutos

El aire acondicionado del coche eleva el consumo de gasolina, pero en verano resulta casi imposible no utilizarlo debido a las altas temperaturas. Así que vamos a darte 5 trucos con los que podrás utilizar la climatización ahorrando combustible.

1 – Aparcar a la sobra

Aunque parezca de Perogrullo, hay que tratar de aparcar siempre en la sombra, ya que dejar el coche al sol puede hacer que se incremente la temperatura del habitáculo hasta 10 grados. Si no hemos tenido más remedio que aparcar al sol, antes de iniciar la marcha, lo más recomendable es abrir todas las puertas y ventanillas del coche y poner el aire a baja potencia. De esa manera se evacuará antes el calor del interior, pudiendo ahorrar hasta un 20% en consumo de combustible.

2 – De menos a más

Una vez iniciemos la marcha, lo mejor es seguir con las ventanillas bajadas y con el aire a mitad potencia hasta coger velocidad. Cuando ya avancemos rápido lo mejor es subir las ventanillas y darle más potencia al aire acondicionado. No olvidemos que por vías rápidas se ahorra más gasolina con las ventanillas subidas y el aire acondicionado puesto, que con las ventanillas bajadas y la climatización apagada. Esto es por el llamado ‘efecto paracaídas’.

3 – Entre 22 y 24 grados

De nada sirve poner el climatizador a 19 o incluso 16 grados, si tenemos mucho calor al entrar al coche. Lo único que conseguiremos es forzar el sistema y provocar una avería. Lo más recomendable es mantener siempre la temperatura del ‘clima’ entre 22 y 24 grados. Esta es la temperatura más adecuada para el confort de los pasajeros, y evita posibles constipados por cambios bruscos de temperatura.

4 – Recircular el aire

Cuando alcancemos la temperatura deseada, y principalmente en viajes largos, lo más recomendable para ahorrar gasolina es utilizar la función de recirculación del aire, para aprovechar el aire frío del interior del habitáculo para no hacer trabajar más al sistema. Esta posibilidad también protege el compresor frente a potenciales averías

5 – Apuntar hacia arriba

Una cosa que casi nadie tiene en cuenta es que las toberas o salidas hay que enfocarlas hacia arriba, por el siempre hecho de que el aire frío pesa más que el caliente. Al orientarlas hacia el techo haremos que el frío caiga sobre nosotros dando mayor sensación de frescura, además de favorecer la circulación del aire. Al contrario, en invierno hay que enfocarlas hacia abajo ya que el aire caliente tiende a subir.

Noticias relacionadas