Superventas

El coche preferido por los españoles en 2021 fue el Seat Arona

El Seat Arona consolida su fuerza como el coche más vendido de la marca, superando a Ibiza y León, y se mantiene líder del mercado y del segmento B-SUV.

El coche preferido por los españoles en 2021 fue el Seat Arona
5
Se lee en minutos
Mª Ángeles Pujol

El pasado año fue el año de Seat. La marca consiguió ser la más vendida en un mercado que arrastra la crisis pandémica y la escasez de microchips. Las ventas solo crecieron un 1%, pero menos da una piedra. La marca española subió con 2,6% con 70.523 coches comercializados. Pero no solo eso. El Seat Arona fue el coche más vendido en España, el preferido de los españoles, tumbando al excelente Hyundai Tucson que fue segundo. El Seat Arona vendió 21.496 unidades. Pero, ¿por qué el Arona es el mejor de 2021?

El Arona reina el segmento B-SUV, que el pasado año siguió creciendo más de un 10% y seguirá aumentando al menos los tres próximos años. El Arona ataca el corazón del segmento. Lo hace con una propuesta sencilla, sin complicaciones y con una gran aportación de soluciones dinámicas y tecnológicas. Pese a no tener una versión electrificada, es un coche que gusta y está al día. Destaca por su precio y sus prestaciones. Seguramente será el último de su especie porque el próximo B-SUV de la compañía española. El próximo será ya 100% eléctrico, no se hará en Martorell y probablemente llegue bajo la bandera de Cupra, la marca de éxito de Seat S.A.

Su propuesta, tras su último lavado de cara, ha mejorado muchos aspectos. Desde su lanzamiento, ha cosechado un notable éxito comercial, como lo demuestran las 400.000 unidades vendidas desde su aparición en el mercado en 2017.

Ahora, llegada la mitad de la etapa de su existencia, Seat ha trabajado en el compacto SUV para actualizarlo, no solo en aspectos estéticos sino también en equipamiento de seguridad y mejorando la conectividad, dos aspectos que a buen seguro el cliente valorará debidamente. Con todo ello, el Arona ha reforzado sus argumentos para seguir siendo un producto clave para la marca española.

Mejoras estéticas

La imagen del Arona ha sido aceptada estéticamente desde el primer momento razón por la cual a la hora de actualizarla, los retoques han sido pocos y con la finalidad de mejorar lo que había. Los cambios más apreciables a simple vista son un nuevo paragolpes frontal, luces led en los grupos ópticos que son de serie en toda la gama, a la vez que las luces antiniebla se han integrado en el paragolpes, van ubicadas en posición más elevada y son redondas.

En la parte trasera son nuevos el difusor así como el spoiler trasero. Las nuevas llantas de 17 o 18 pulgadas se ofrecen con dos diseños diferentes. La “decoración” externa se completa con la inscripción del nombre del modelo en el portón trasero al estilo manuscrito que ya se ha visto en otros modelos como el Ateca o el Tarraco.

El modelo se ofrece con una gama de diez colores para la carrocería, tres de ellos totalmente nuevos (Dark Camouflage, Azul Asphalt y Azul Saphire); las posibilidades de personalización se basan en tres colores diferentes para el techo: Negro Midnight. Gris Magnetic y el nuevo Blanco Candy.

Un nuevo interior

Los mayores cambios se aprecian en el interior con un nuevo salpicadero en el que la pantalla ya no está situada en el centro sino en posición flotante y más elevada por lo que resulta mucho más fácil de consultar y manejar. Se ofrece en dos tamaños, de serie es de 8,25 pulgadas y en opción puede ser de 9,2 pulgadas que en el acabado FR es de serie. Por lo que respecta al cuadro de instrumentos, la pantalla ha aumentado su tamaño hasta las 10,25 pulgadas.

Seat ha querido incrementar la percepción de calidad en sus acabados con una excelente presentación. Por ello es de destacar detalles, según los diferentes niveles de acabado, como la nueva consola de tacto blando, el volante forrado en piel, nuevos tapizados para los asientos y las nuevas salidas de aireación, así como luces interiores en las plazas traseras.

Por lo que respecta a la conectividad, este Arona actualizado ha dado un paso más adelante al incluir la aplicación Seat Connect mediante la cual desde un smartphone se puede acceder a datos de conducción, estado del vehículo, establecer alarmas antirrobo o alertas de velocidad, entre otros detalles; también se ofrece acceso inalámbrico a Apple CarPlay y Android Auto, así como el reconocimiento de voz natural que se activa con el comando “Hola, Hola”.

Por lo que concierne a los sistemas de seguridad, ahora se ha incorporado el asistente de viaje que adapta la velocidad y lo mantiene en el carril, el reconocimiento de señales de tráfico, el cambio automático de luces cortas a largas, el control de ángulo muerto y también se ha sumado el asistente de aparcamiento.

Cuatro motores y cuatro acabados

El Arona solo está disponible con motores de gasolina. La gama está integrada por tres propulsores TSi, dos de ellos tricilíndricos sobrealimentados de 1.0 litros que rinden 95 y 110 CV y un cuatro cilindros de 1.5 litros que ofrece 150 CV. El primero va asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades mientras que el segundo puede ir con un cambio manual de seis marchas o uno automático de doble embrague DSG de siete velocidades. Por lo que respecta a la versión de 150 CV, solo está disponible con el cambio automático DSG.

La cuarta opción mecánica es de gasolina pero puede funcionar también con gas natural comprimido. El motor rinde 90 CV de potencia y va asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades. Seat no contempla la posibilidad de lanzar versiones híbridas para este modelo.

El Seat Arona se ofrece con cuatro niveles de acabado: Reference, Style, el nuevo X-Perience que sustituye al al X-Cellence y FR. Los precios van desde 19.870 euros hasta 28.480 euros según motor y acabado y sin contabilizar ningún tipo de descuento.

Noticias relacionadas