MUNDIAL DE QATAR | PORTUGAL

El chip desmiente a Cristiano: Adidas confirma que no tocó el balón y el gol ante Uruguay es de Bruno

  • El balón del Mundial, llamado Rihla, tiene un chip incorporado que avisa de todos los contactos de los jugadores con el esférico como parte del nuevo sistema de fuera de juego y en este caso jugó una mala pasada al delantero portugués

Ronaldo trata de rematar el centro de Bruno que acabó en gol.

Ronaldo trata de rematar el centro de Bruno que acabó en gol. / Reuters

2
Se lee en minutos

Cuando Cristiano Ronaldo celebró efusivamente el primer gol de Portugal ante Uruguay, apropiándose de la autoría del tanto, quizás estaba convencido de que había rozado con la cabeza el endiablado centro-chut de Bruno Fernandes. O quizás, simplemente no estaba al tanto de que la tecnología podía jugarle una mala pasada y dejarle en un mal lugar: el Rihla, nombre con el que Adidas bautizó al balón del Mundial de Qatar, incorpora un chip que reconoce todos los contactos de los jugadores como parte del nuevo sistema de fuera de juego.

En todo caso, y pese a los intentos del delantero portugués por hacer ver al árbitro que la había tocado, esta vez la tecnología no le dio la razón y le dejó, por un día, sin ser el gran protagonista de la victoria portuguesa. Sin duda, su participación en el tanto fue clave al molestar al portero Sergio Rochet, que perdió de vista la trayectoria del balón. En un primer momento se pensó que había impactado, aunque fuera mínimamente, con su cabeza el esférico que terminó en el fondo de la red.

Así lo parecía tras verle gritando al cielo y señalándose como el indudable autor de gol, pero las repeticiones empezaron a sembrar la duda. En ellas no quedaba claro que tocara el balón, ya que no cambió su trayectoria. Y el Rhila, que mide al milímetro las fluctuaciones de fuerza que recibe la pelota, dictó sentencia segundos después: Cristiano, que en las últimas horas ha sido relacionado con el Al-Nassr, no tocó el balón por mucho que celebrara el gol como suyo y mirara al marcador para certificar si se lo habían concedido.

Reclamación de Portugal

Ahí, mirando a los marcadores, se dio cuenta de que el que iba a ser su segundo gol en el Mundial de Qatar se había esfumado. Hasta en dos ocasiones levantó la mirada, esperando una rectificación entre claro gestos de frustración mientras la imagen de Bruno era proyectado. Pese a los intentos de Ronaldo por convencer al árbitro, el acta posterior dejó clara la situación.

Noticias relacionadas

Hasta tal punto llegaba la indignación de Cristiano que, según informaron varios medios portugueses y españoles, la Federación Portuguesa va a reclamar el cambio en la autoría del tanto ante la FIFA. Una queja que, a juzgar por la respuesta de Adidas, marca que diseña el balón de los Mundiales desde desde México 1970, no irá muy lejos.

"Utilizando la tecnología 'Connected Ball' alojada en el balón oficial Al Rihla, se puede mostrar que no hay ningún contacto en la pelota de Cristiano Ronaldo para el primer gol en el juego. No se pudo medir ninguna fuerza externa en la pelota, como se muestra por la falta de latido en el esférico y en las mediciones", aseguró la firma alemana, zanjando cualquier polémica y dando vía libre a la FIFA para concederle el gol al centrocampista del Manchester United.