NI JUEGO DURO NI PÉRDIDAS DE TIEMPO

Infantino, el presidente de la FIFA: "El mejor equipo es el arbitral"

"Estoy muy orgullosa de participar en el Mundial y de vivir este momento con mis hermanos”, dice la ruandesa Mukasanga, una de las seis mujeres del grupo

La árbitra ruandesa Salima Mukansanga, en el Qatar Sports Club de Doha.

La árbitra ruandesa Salima Mukansanga, en el Qatar Sports Club de Doha.

4
Se lee en minutos

La inclusión de seis mujeres en el cuerpo arbitral y las innovaciones tecnológicas para ayudar a los jueces a precisar la existencia del fuera de juego son las principales novedades que se introducen en el torneo antes de que el balón, o los equipos y los aficionados, según les vaya en un partido, les enjuicien a ellos.

“La labor de los árbitros es la más difícil, con mucho, de todos los que estamos aquí”, subrayó Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, que quiso participar en la reunión de los árbitros, antes de despedirse con otra sentencia, osada cuando menos: “Será el equipo que mejor rinda en la copa”.

“Son 129 profesionales de máximo nivel de 47 países y de los seis continentes”, explicó el dirigente, entre los que se encuentran seis mujeres: tres árbitras (la francesa Stephanie Frappart, la ruandesa Salima Mukasanga y la japonesa Yoshimi Yamashita) y tres asistentes de banda (la brasileña Neuza Back, la mexicana Karen Díaz Medina y la estadounidense Kathryn Nesbitt).

Entrenamiento de los árbitros del Mundial de Qatar / José Méndez

Rapallini, otro precursor

“Esto es la primera vez que sucede y estoy muy orgullosa de participar en el Mundial, de vivir este momento con mis hermanos”, explicó Mukasanga, que no notaba ninguna diferencia en el trato dispensado con y entre sus colegas. “Somos un equipo, nos sentimos parte de un equipo”, afirmaba Nesbitt. “Los árbitros son el primer equipo del Mundial. Mi equipo y el más importante, porque sin ellos no podría disputarse”, escucharon ambas de infantino.

 “Somos un único equipo, el primer equipo”, refrendó el colegiado argentino Fernando Rapallini, parafraseando a su compañera y al insigne Infantino. Rapallini también fue una especie de precursor en menor medida al ser el primer árbitro sudamericano en pitar en la pasada Eurocopa antes de participar en una sesión de entrenamiento público, bajo un calor sofocante en el Qatar Sports Club.

Los árbitros pitaban un tramo de partido entre dos equipos catarís de dudosísimo nivel, con futbolistas lentos y descoordinados, a años luz de los encuentros que dirigirán a partir de este domingo. Antonio Mateu Lahoz, con el peto número 63, ensayó su gesticulación para amonestar a un delantero que simulo un penalti, al que amonestó, y acudió luego a consultar al VAR.

SOCCER-WORLDCUP/REFEREES / Marko Djurica

Un partido simbólico

Corre el rumor en Doha de que a una de las tres árbitras se las designará para un encuentro relevante, mucho más que el Ucrania-Macedonia de la fase de grupos europea de Rapallini, con el propósito de lanzar un mensaje de igualdad  y, al mismo tiempo, con el sentido reivindicativo que tendría hacerlo en Catar.

El género no debería tener ninguna importancia en este Mundial, sino el acierto en las decisiones de los árbitros. La detección semiautomática del fuera de juego reducirá los errores de los jueces de línea y reducirá también el tiempo de espera entre la decisión del árbitro y la confirmación en la sala del VAR.

La tecnología se resume en cifras: 12 sistemas de rastreo óptico sincronizados al cien por cien y conectado con el balón que emiten datos 500 veces por segundo. Las cámaras de televisión fijarán 29 puntos de control de cada jugador y del balón, que cuenta con un sensor interno, en 50 fotogramas por segundo. En última instancia, se ofrecerán imágenes en 3D para aclarar más cada jugada dudosa. “Las conversaciones no son de dominio público y no se emitirán”, aclaró Pîerluigi Collina, el presidente del Comité Arbitral de la FIFA.

Los árbitros se ponen a punto para el inicio del Mundial / EFE/EPA/ABEDIN TAHERKENAREH

El sistema será más rápido y será más eficaz para agilizar el juego. Pero el sistema no está para corregir otras deficiencias. Evitar las pérdidas de tiempo es una de las directrices por las que se regirán los árbitros durante la competición. El propósito es añadir con más rigor los minutos que se pierdan en las lesiones, en las amonestaciones y en las celebraciones de los goles, quiso destacar Collina.

“Son momentos de mucha felicidad para el equipo que lo marca, lo entendemos, pero se pierden un minuto o minuto y medio cada vez y habrá que compensarlo”, explicó el exárbitro, que fue preguntado también por un excolega, el bilbaíno Eduardo Iturralde González, sentado en la platea de los periodistas. “No hace falta que te presentes”, bromeó Collina al reconocerle.

Rigor con el juego duro

Noticias relacionadas

Tan o más rigurosos serán para atajar el juego duro que pone en peligro la integridad de un futbolista. Los 39 árbitros concentrados en Doha han recibido instrucciones para que no tengan reparos en sacar la tarjeta roja si ven entradas peligrosas o codazos. Los futbolistas y los seleccionadores lo saben. Y saben también que la simulación y la protesta airada se amonestará sin contemplaciones.

“Hay que respetar a los adversarios y a los aficionados, y siempre se tiene que respetar a los árbitros: por defecto, siempre tienen razón”, dijo Infantino.