INFLACIÓN

Fin de la era de tipos negativos en Europa; subidas de todos los bancos centrales

La inflación persistente, que no da tregua a la economía, está obligando a los bancos centrales de Europa (y también de Estados Unidos) a elevar los tipos de interés, pese a que, con ello, van a dañar el crecimiento económico y, posiblemente, la economía mundial se vea abocada a la recesión

Imagen de archivo de la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort, Alemania.

Imagen de archivo de la sede del Banco Central Europeo en Fráncfort, Alemania. / EFE/Boris Roessler

3
Se lee en minutos

El Banco Nacional de Suiza subió el jueves su tipo de interés oficial en 0,75 puntos porcentuales y dijo que no podía descartar más incrementos al sumarse a otros bancos centrales en el endurecimiento de la política monetaria para frenar la inflación. La subida ha estado por encima del 0,50 que esperaban los analistas. Era el único banco central del Viejo Continente que quedaba por salir de la era de tipos negativos.

El BNS aumentó su tasa de interés oficial al 0,5%, desde el nivel de menos 0,25% que fijó en junio. Hasta ahora, las tasas suizas habían permanecido congeladas en el 0,75% durante años, para intentar frenar la apreciación del franco suizo.

Otro tanto hizo el banco central de Noruega, que subió el jueves su tipo de interés de referencia en 50 puntos básicos, al 2,25%, como esperaba la mayoría de los economistas, pero dijo que las futuras subidas serían más "graduales", lo que debilitó la corona, divisa nacional.

El Norges Bank dijo que probablemente volvería a subir el tipo de interés en noviembre, pero sus previsiones sobre la trayectoria de los tipos sugieren un aumento menor, según los economistas.

También el Banco de Inglaterra, que fue el primero de los grandes bancos centrales que comenzó a elevar los tipos para luchar contra la inflación, ha anunciado este jueves una nueva subida, hasta el 2,25% frente al 1,75% previo.

Por su parte, el BCE elevó las tasas en su última reunión en 75 puntos básicos, la mayor subida histórica. La Reserva Federal fue el primer organismo en abrir el camino y esta semana ha llevado a cabo otra subida, en otros 75 puntos, hasta el rango de 3,00%/3,25%. Además, revisó drásticamente a la baja las estimaciones del PIB: en 2022 del 1,7% anterior al 0,2%, mientras que para 2023 las baja del 2,2% anterior al 1,2%, también reduce las de 2024 del 2,0% al 1,7%.

Ha destacado además esta semana la agresiva subida llevada a cabo por el Banco de Suecia, de 100 puntos básicos, para situar las tasas en el 1,75%. Las previsiones del Riskbank apuntan a que los tipos subirán otros tres cuartos de punto de aquí a un año.

A la contra sigue jugando Japón; el Banco del país mantuvo el jueves los tipos de interés ultrabajos y se comprometió a conservarlos en esos niveles para apoyar el crecimiento económico.

¿Para qué sirve subir los tipos de interés? Según explica el propio Banco Central Europeo en su página web, el funcionamiento del dinero es similar al de otros productos o servicios. Una demanda elevada de un bien (o, en este caso, de dinero) hace que su precio suba.

Eso es lo que sucede con los tipos de interés: “cuando las empresas y los particulares desean gastar e invertir, pero no pueden obtener crédito con facilidad, los tipos tienden a subir porque hay menos crédito disponible”. El coste de los préstamos aumenta y, con ello, los bancos centrales esperan que disminuya la demanda en general de todo tipo de bienes y servicios, por tener menos crédito a su alcance, ayudando así a que bajen los precios y, con ello, la tasa de inflación.

Según explica Antonio Castelo, especialista de mercado en iBroker, esta estrategia puede funcionar en Estados Unidos, donde la inflación está ocasionada por un exceso de demanda. Pero en Europa, donde la subida de precios viene por el lado de la oferta, la situación se torna más complicada. De cara al invierno, con la crisis energética presionando, es posible que sigamos viendo subidas del IPC.

Noticias relacionadas