RECESIÓN

El mercado sigue sin tocar suelo… mientras la recesión acecha a Europa

El BCE cree que los precios moderarán su ascenso al 5,5% en 2023

Christine Lagarde, en el Banco Central Europeo. EPC

Christine Lagarde, en el Banco Central Europeo. EPC

1
Se lee en minutos

La alerta por recesión en Europa resuena cada vez más entre inversores y analistas, ante un escenario con la peor crisis energética desde hace medio siglo. En Europa, con una inflación disparada y que no remite, Reino Unido interviene el mercado eléctrico ante las desorbitadas facturas que llegan a consumidores y empresas (mucho mayores que en España), mientras Alemania esquiva la recesión técnica por una décima.

La semana pasada, el BCE realizaba la mayor alza del precio del euro en su historia… y no será la única antes de cerrar este 2022. Se espera que el precio de la divisa común alcance el 2% en diciembre y no se descarta un nivel más elevado, algo que obviamente detendrá en cierta medida el alza de precios, pero también obligará a la economía a entrar en recesión, lo que supondrá despidos y cierres de empresas.

Además, aún con las subidas de tipos, el BCE cree que los precios moderarán su ascenso al 5,5% en 2023, lo que significa que no sólo deja la puerta abierta a nuevos aumentos, sino que advierte que lo continuará haciendo.

Por su parte, los mercados mundiales no cesan en su goteo a la baja y son muchos los que se preguntan dónde está el suelo. Para muchos analistas, por el momento, la situación en los mercados aún no habría tocado suelo, ya que la tendencia en las bolsas sigue siendo claramente bajista. ¿Y cuándo lo hará? El analista Roberto Moro mira al índice de referencia mundial, el S&P 500, y explica que el nivel por debajo del cual pensaríamos que las cosas se van a complicar en exceso “son los 3.640, que son los mínimos del año, con objetivo de 3.500 y luego 3.200, objetivo que manejo como más probable, y que no dista demasiado de los máximos de enero y febrero de 2020, antes del comienzo de la pandemia”.

Pero, por el momento, eso no ha pasado y puede que tarde en hacerlo. De hecho, si retrocedemos 14 años, con la crisis de 2008, hubo que esperar hasta marzo de 2009 para ver el punto más bajo, seis meses después.

Noticias relacionadas