INVERSIÓN

Sigue la lluvia de liquidación de sicavs, pero los ricos pueden mantener la tributación al 1% sin pasar por Hacienda

Todos los fondos de inversión españoles también tienen el 1% de impuesto de sociedades y no tributan hasta que se venden las participaciones. Es decir, el dinero de los ricos o sigue beneficiándose del 1% de sociedades o sale de España, en su gran mayoría

Sigue la lluvia de liquidación de sicavs, pero los ricos pueden mantener la tributación al 1% sin pasar por Hacienda
2
Se lee en minutos
Estrategias de Inversión

Esta semana, los archivos de la CNMV arrojaban un nuevo dato demoledor: más de 50 sicavs (concretamente, 52), acordaban su “disolución y liquidación”. Algo que no por sabido deja de ser impactante y que deja a las claras que las Sociedades de Inversión Colectiva de Capital Variable (Sicav) van a desaparecer, salvo un puñado de instrumentos de distribución masiva. Pero la destrucción de estos instrumentos no logra su objetivo (político), que no es otro que destruir el falso mito de que “sólo pagan un 1% de impuestos”.

Las Sicav, como instrumento de inversión, tienen un tipo híper reducido del 1% de sociedades, como también tienen los fondos de inversión tradicionales. El tipo híper reducido se otorga al considerar a la Sicav o al fondo una empresa en sí misma. Los instrumentos de inversión colectiva pagan a Hacienda los impuestos establecidos por ley, una vez se venda la inversión, no antes.

Cuando la plusvalía aflorada es inferior a 6.000, se paga un 19%; desde 6.000 hasta 50.000 un 21% y para más de 50.000 euros de ganancia, se aplicará un 23%, pero siempre fuera de la base imponible hasta el momento de la venta. Todo ello, para fondos y Sicavs. Ese 1% es el único tributo anual fijo.

Pese a que las Sicav tienen un consejo de administración que realmente hace las veces de comité de inversión, son realmente un vehículo producto financiero. La empresa ‘real’ que hay detrás es la sociedad gestora de la misma (Santander Asset Management, BBVA Asset Management, UBS, JP Morgan, etc etc) que pagan los correspondientes impuestos de sociedades ordinarios.

Desde el 1 de enero de este año, se establece por ley que las Sicavs podrán tributar en el Impuesto sobre Sociedades al 1%, “siempre que cuenten, durante al menos tres cuartos del ejercicio fiscal, con un mínimo de 100 accionistas titulares de acciones cuyo valor liquidativo en el momento de adquisición sea igual o superior a 2.500 euros”.

Un requisito complejo pero que, sobre todo, ha dejado claro a gestoras y partícipes que son instrumentos non gratos para el Gobierno. Desde una gestora de banca privada, apuntan que “efectivamente, hace ya tiempo tenemos petición de liquidación de la totalidad de nuestras Sicavs y la mayor parte del dinero se está trasladando a fondos de inversión españoles. Otra parte a seguros Unit-Linked, y otra parte sale de España, a Irlanda o Luxemburgo, pero también a fondos de inversión”.

En fondos de inversión, “el traslado se realiza buscando fondos con compartimentos baratos para altos importes, como es el caso de las Sicav y así gozan de comisiones más bajas. Al estar permitido el traspaso entre instrumentos de inversión colectiva, no tributan plusvalías”.

Y, conviene recordar de nuevo, todos los fondos de inversión españoles también tienen el 1% de impuesto de sociedades y no tributan hasta que se venden las participaciones. Es decir, el dinero de los ricos o sigue beneficiándose del 1% de sociedades o sale de España, en su gran mayoría. Los Unit-Linked son ventajosos fiscalmente a largo plazo, pero sus plusvalías hay que declararlas en el IRPF cada año, al contrario que los fondos y Sicavs.

En cualquier caso, parece claro que hay una voluntad desde el Ejecutivo de finiquitar instrumentos de ahorro previsión privados como son las Sicav y los planes de pensiones particulares. Hecho casi conseguido en el primer caso y en proceso en el segundo.

Noticias relacionadas