FONDOS DE INVERSIÓN

¿Deberían los inversores prepararse para una recesión?

Algunos inversores estarán pensando si vale la pena seguir invirtiendo en periodos recesivos y la respuesta es sí, pero no todo vale y hay que utilizar el sentido común

Un agente de bolsa en el New York Stock Exchange, en Nueva York.

Un agente de bolsa en el New York Stock Exchange, en Nueva York. / REUTERS/Brendan McDermid

2
Se lee en minutos
Estrategias de Inversión

El sorpresivo giro por parte de la Fed en la reunión de la semana pasada, perdiendo credibilidad en los mercados y asistiendo a un movimiento presionado por los agentes económicos está generando un aumento en las probabilidades de una recesión en 2023. Ante estos hechos, los inversores deben estar atentos para ajustar sus carteras. Tras tener que lidiar en los últimos seis meses con altas inflaciones y un cambio en la percepción por parte de muchas gestoras e incluso los propios Bancos Centrales hacia presiones más estructurales que temporales (como ya lo apuntábamos en 2021), generando un giro acelerado a una política monetaria más restrictiva, la invasión rusa, confinamientos en China y caídas tanto en acciones como renta fija relacionadas a estos vientos en contra.

Algunos inversores estarán pensando si vale la pena seguir invirtiendo en periodos recesivos y la respuesta es sí, pero no todo vale y hay que utilizar el sentido común.

¿Qué es aquello que compraremos si o si, independientemente de la situación económica? Si estuviéramos en el pasillo de un supermercado que es lo que llevaríamos en nuestro carro de la compra: lácteos, cereales, productos de higiene básicos, bebidas (como Coca-Cola), cerveza, productos cárnicos... y por supuesto también medicamentos. El sector se ha visto algo presionado a la baja en junio debido a una cierta rotación de los inversores hacia aquellos sectores más rezagados, sin embargo, a largo plazo se observa que el comportamiento ha sido favorable. Existen ETFs de consumo, como el SPDR S&P U.S. Consumer Staples Select Sector, que hasta el mes de mayo alcanzaban una rentabilidad del 3,21%.

Pero también hay servicios públicos que seguiremos usando, como la luz, el agua, las comunicaciones y por tanto ofrecen una posibilidad de inversión. Aquí tenemos ETFs como iShares S&P 500 Utilities Sector, que en el año alcanza una rentabilidad del 1,98%, o el Invesco Utilities S&P US Select Sectors con +1,85% en el año.

Por otro lado, creemos que es momento de seguir invirtiendo en recursos naturales o commodities, tanto en oro, gas, petróleo, maíz, cobre, soja, plata. Generalmente los precios de las materias primas tienden a moverse en línea con la inflación, son activos cíclicos y en caso de un debilitamiento del dólar también se beneficiarían. También se podría invertir directamente en un ETF de petróleo y gas (que se encuentran afectados por los bloqueos impuestos a Rusia, así como por la falta de inversión de muchos años y porque esa transición a “energía verde” está en las primeras fases de avance), pero creemos que lo mejor es diversificar y por ello es buena opción el ETF WisdomTree Enhanced Commodity UCITS ETF- EUR Hedged que en el año alcanza una rentabilidad del 27,47%.

Puede ser que el lector esté pensando en comprar acciones individuales, pero siempre es mejor la diversificación vía fondos.

Noticias relacionadas