INVERSIÓN EN ORO

La Reserva Federal da una oportunidad en el oro

El oro en dólares se revaloriza un 3,21% en los últimos doce meses, pero en euros se anota un alza del 17,8% gracias al efecto divisa y la debilidad de la divisa europea frente a la estadounidense

Edificio de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), en una imagen de archivo.

Edificio de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), en una imagen de archivo.

4
Se lee en minutos
Estrategias de Inversión

El oro es el activo refugio por excelencia. Con las caídas en los mercados financieros este 2022 se está poniendo en cuestión la resistencia del oro y del resto de metales preciosos. ¿Es una oportunidad la inversión en oro en este momento o no aguanta el envite de la inflación?

“El oro como cobertura contra la inflación se ha quedado un poco atrás. Su comportamiento en los últimos meses ha sido bastante difícil de explicar, aunque es verdad que a nivel relativo el oro lo ha hecho mucho mejor que los activos de riesgo y la renta fija. El oro está en este momento a niveles de principios de año frente a las grandes caídas que han tenido la renta variable y la renta fija. así que en parte ha cumplido como activo refugio en esos momentos de incerteza. De hecho, para un inversor en euros el oro lleva un año bastante positivo, ya que al final es un valor denominado en dólares y el dólar ha tenido una fuerte apreciación en los últimos meses”, explica Adrià Beso, responsable de ventas en España de Wisdom Tree.

Beso da la clave para los inversores españoles, para los inversores en euros en general. Porque en lo que va de año el oro en dólares se revaloriza un 0,55% y en los últimos doce meses un 3,21%. Sin embargo, este metal preciado en euros se anota un alza del 9% en 2022 y un 17,8% en los últimos doce meses gracias al efecto divisa y en particular por la debilidad del cambio de la divisa comunitaria frente a la moneda estadounidense. El euro se deprecia, de hecho, un 7,5% frente al dólar estadounidense este 2022 y un 11,74% desde junio de 2021.

Este escenario alcista para el dólar es, en gran medida, gracias a la agresiva subida de tipos de interés que está llevando a cabo la Reserva Federal de EEUU con el objetivo de frenar la inflación que se sitúa en máximos desde 1981. El pasado 15 de junio, el banco central con sede en Washington elevó el coste del dinero en 0,75 puntos porcentuales y dejó el tipo de interés oficial de la mayor economía del mundo en la horquilla entre el 1,5% y el 1,75%. Es decir, fue su mayor subida de tipos desde 1994 y la tercera desde que empezó a normalizar su política monetaria en marzo. El organismo emisor que preside Jerome Powell adelantó que muy probablemente en julio se produzca otro aumento de 0,75 o de 0,5 puntos para luchar contra la inflación.

El Banco Central Europeo (BCE) va a tener que incrementar el coste del dinero porque una mayor rentabilidad de la deuda de EEUU atrae capitales desde la Unión Europea y esto a su vez supone una forma de depreciar el euro. Para comprar bonos del Tesoro estadounidense habría que ir al mercado de divisas y cambiar euros por dólares, lo que supone descensos para la divisa comunitaria. Con el actual escenario bélico, además, la UE está aumentando las importaciones de gas natural y petróleo de EEUU, por lo que un euro depreciado encarecería las compras de energía y el shock inflacionista podría agravarse.

Sin embargo, el mercado anticipa que el nivel de subidas de tipos en la eurozona va a ser mucho más moderado que en EEUU con el objetivo de no someter a las economías a una desaceleración. Esto, en última instancia, es una oportunidad para los inversores europeos que quieran proteger sus carteras frente a la inflación comprando oro. Nadie puede afirmar que el oro vaya a revalorizarse con fuerza pero pese a las caídas de la renta variable y de los bonos esta materia prima ha aguantado estos seis primeros meses del año y gracias a los movimientos en las divisas puede suponer una rentabilidad extra para las carteras de cara al segundo semestre del año.

“Como resultados de los cambios que hemos visto con el incremento en el precio de los bonos y con un dólar fuerte desde WisdomTree hemos reducido la expectativa que teníamos para el oro para los próximos meses, pero seguimos pensando que los bancos centrales puede que se hayan excedido podría disparar el valor del oro sobre todo si la inflación permanece elevada en los próximos meses mientras haya un crecimiento económico que continúe desacelerando. Seguimos positivos para el oro no sólo en el corto plazo por estos riesgos geopolíticos y la incertidumbre que hay en el mercado, pero seguimos creyendo que a nivel estratégico y a largo plazo el oro sigue teniendo un papel relevante e importante en cualquier cartera multiactivo”, añade Beso.

En un posible escenario de recesión otras materias primas deberían corregir por la menor demanda y por su relación con el ciclo económico como el petróleo o metales industriales como el cobre, el níquel o el aluminio. Sin embargo, el oro según la teoría económica no sigue las mismas pautas, se le considera anticíclico y un elemento diversificador en las carteras de inversión.

Noticias relacionadas