Contenido ofrecido por:

Fauna y comunicación

Proyectos de Inteligencia Artificial para descifrar el lenguaje de los animales

Earth Species Proyect, Wild Dolphin Project o CETI, entre las iniciativas científicas para entender el habla de otras especies

Proyectos de Inteligencia Artificial para descifrar el lenguaje de los animales
4
Se lee en minutos
Ana I. Montañez

A lo largo de los años, la ciencia ficción ha presentado la inteligencia artificial (IA) como una amenaza potencial para el ser humano. Un software informático aprende e imita los procesos de la inteligencia humana hasta tal punto que es capaz de dominar el mundo. No obstante, la realidad es mucho más sencilla que todo eso. El avance de la tecnología permite que un software se relacione con su entorno y colabore en la resolución de problemas como ocurre, en un plano muy básico, cuando se le pregunta a Siri qué tiempo va a hacer.

En ese proceso ha sido crucial conseguir que la inteligencia artificial procese e imite el lenguaje natural de los seres humanos para poder comunicarse, un campo en el que aún hay mucho camino por andar. Pero, ¿qué pasaría si la IA ahondase en los lenguajes y las formas de comunicación de los animales? ¿La especie humana conseguiría romper la barrera comunicativa que nos separa de los animales?

Lo cierto es que ya existen proyectos volcados en responder a estas preguntas, como es el caso de Earth Species Project (ESP), un equipo de investigadores con sede en California que pretende decodificar la comunicación de otras especies a través de la IA para hacerla comprensible al ser humano.

Se trata de un trabajo que se basa en “décadas de investigación en bioacústica y ecología del comportamiento”, según explican los creadores del proyecto y, por supuesto, en el aprendizaje automático, esto es, uno de los campos más destacados de la inteligencia artificial en el que se aprende y se mejora a partir de la propia experiencia.

Imagen de los investigadores de Wild Dolphin Project / Matthias Hoffmann-Kuhnt

Earth Species Project es el paraguas bajo el que se reúnen una serie de proyectos científicos que persiguen el mismo objetivo, descifrar el lengua animal, ya sea descubriendo patrones, comportamientos comunicativos u obteniendo mejoras de los modelos de IA para avanzar en las investigaciones.

“Estamos trabajando con todos nuestros socios, recogiendo información, construyendo modelos fundacionales y puntos de referencia para saber si estamos mejorando, de manera que podamos construir representaciones semánticas para entender lenguajes”, explicó Aza Raskin, cofundador de Earth Species Project, durante un panel de discusión organizado en el Foro Económico Mundial de San Francisco (EEUU) en octubre de 2022.

El proyecto se fundó en 2010 y cuenta ya con más de 10 socios expertos en matemáticas, neurociencia, biología, procesamiento del lenguaje e inteligencia artificial.

“Actualmente no sabemos si los animales tienen un lenguaje”, señaló al medio IFLScience Denise Herzing, fundadora de Wild Dolphin Project, otro proyecto con más de tres décadas de experiencia estudiando las formas de comunicación de los delfines en las Bahamas. “[Pero] la IA puede ayudarnos a buscar estructuras similares a las de un lenguaje que podrían sugerir que los animales tienen partes de un idioma”.

Desde que comenzó hasta la actualidad, Wild Dolphin Project ha estudiado ya a cuatro generaciones de delfines, distinguiendo entre los períodos de apareamiento y cortejo, lactancia, o situaciones de agresiones juveniles o juegos y peleas entre especies.

Con toda esa información registrada, los investigadores están colaborando con el Georgia Institute of Technology para desarrollar un software para el descubrimiento de patrones únicos en los sonidos de los delfines.

Descifrar los cachalotes

Más reciente es el proyecto CETI (Iniciativa de Traducción de Cetáceos), que desde el verano pasado ha reunido a 16 organismos con un reto común: descifrar las conversaciones de los cachalotes.

Para ello, los investigadores Gaspar Begus, profesor asistente de lingüística en la División de Ciencias Sociales de UC Berkeley y director del Laboratorio de Computación y Habla de Berkeley, y el científico de computación, Shafi Goldwasser, están trabajando con inteligencia artificial para identificar patrones lingüísticos en las grabaciones que se están recogiendo de estos grandes cetáceos.

Los cachalotes son también objeto de experimentación / CRAM

En este caso, están desarrollando modelos de IA que aprenden el habla humana tal y como lo hacen los niños: sin supervisión, sin texto y por imitación e imaginación. La idea es que estos modelos que aprenden la lengua humana sirvan también para el sistema de comunicación del cachalote.

“En el caso de la traducción de un idioma humano a otro, a menudo se encuentra disponible una 'piedra de Rosetta', lo que lo convierte en el llamado problema de traducción supervisada de idiomas. E incluso cuando tales ejemplos no se conocen, al menos tenemos un buen sentido de cuáles pueden ser los temas generales y el contexto en el que se desarrollan las conversaciones, a fin de detectar cuándo una traducción propuesta no tiene sentido", afirma Shafi Goldwasser.

Por otro lado, la elección del cachalote no es baladí, ya que se trata de una especie con fuertes lazos familiares que viven en clanes matrilineales en los que cada grupo cuenta con un dialecto característico, caracterizados por unos fuertes chasquidos. “Los patrones de sonido de las ballenas son aprendidos, no innatos, como el ladrido de un perro”, añadió Begus.

Estos científicos advierten de que el hábitat de estos animales se ven cada vez más amenazados por la contaminación acústica, el cambio climático, la pesca comercial o incluso actividades militares como las explosiones submarinas y la tecnología de sonar. Con el proyecto CETI y el acercamiento comunicativo con estos cetáceos, esperan que la especie humana empiece a tratarlos como “seres sensibles y no los destruya”.

Noticias relacionadas

.....

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es