Contenido ofrecido por:

Bienestar animal

Holanda quiere prohibir los perros carlinos para evitarles sufrimiento físico

Las razas como esta suelen padecer dolencias y enfermedades por la configuración de su cráneo

Holanda quiere prohibir los perros carlinos para evitarles sufrimiento físico
3
Se lee en minutos
Redacción/EP

El Ministerio de Agricultura, Naturaleza y Calidad Alimentaria de Países Bajos ha anunciado este viernes una iniciativa para evitar el sufrimiento animal que incluye la posible prohibición de los perros carlinos o los gatos Fold escoceses.

"Este tema me afecta no solo como ministro, sino también como persona. Les hacemos la vida miserable a animales inocentes, simplemente porque pensamos que son 'hermosos' y 'lindos'. Por eso hoy estamos dando un gran paso hacia unos Países Bajos donde ninguna mascota tenga que sufrir por su apariencia", ha indicado el ministro neerlandés Piet Adema en un comunicado.

El Ministerio contempla la posibilidad de crear una lista con características externas que puedan resultar dañinas para los animales. Entre ellas, se incluyen a los perros que no pueden respirar adecuadamente debido a su hocico corto, como los carlinos.

Asimismo, otros de los animales afectados podrían ser los gatos de raza Scottish Fold debido a que tienen una mutación genética que les produce dolor en el cartílago de las patas. Por ese motivo, tienen las orejas plegadas, según ha informado el diario 'Het Parool'.

Perros carlinos / Agencias

"Las personas que ya tienen en casa un animal con esa característica que esté prohibida pueden quedarse con ese animal hasta que muera", ha aclarado el ministro, que ha informado de que el Ejecutivo quiere preparar dos medidas paralelas, una sobre la prohibición de este tipo de animales y otra sobre su venta, importación o exposición.

Noruega ya prohibió criar dos razas para evitarles sufrimientos

Precisamente, el año pasado el Tribunal de Distrito de Oslo (Noruega) prohibió definitivamente la cría de dos razas caninas, al considerar que los ejemplares resultantes experimentan «sufrimientos incompatibles» con la Ley de bienestar animal vigente en el país.

Las razas en cuestión son el bulldog inglés y el Cavalier King Charles Spaniel, perros braquicéfalos (con cráneos anchos de hocico corto y cabeza achatada), una condición producto de la crianza selectiva con fines únicamente estéticos que provoca problemas para respirar, dificultad para tragar, trastornos relacionadas con el sistema digestivo como el reflujo esofágico, además de apnea del sueño, problemas oculares, golpes de calor y otras condiciones graves de salud.

Mientras la decisión fue respaldada por organizaciones defensoras de los derechos animales y activistas, empresas caninas y criadores particulares mostraron su descontento por la medida, toda vez que se trata de un freno a la crianza selectiva y el alto precio que conlleva vender ejemplares de ‘raza pura’.

La endogamia producto de la cría y reproducción de empresas caninas y criadores particulares ha provocado una población de ambas razas con un alto grado de consanguinidad, un problema que según la Sociedad Noruega para la Protección de animales (NSPA) impulsora de la iniciativa, ha provocado trastornos hereditarios presentes en la mayoría de individuos del país.

Bulldog inglés / Pixabay

En el juicio que comenzó a finales de 2021, la NSPA consideraba «poco ética» la cría de ambas razas, y calculó que mientras el Cavalier King Charles Spaniel acumula unos 25 trastornos hereditarios, el bulldog inglés presenta hasta 40, evidencia que consideran, contradice la Ley de bienestar animal, que estipula que la cría deberá fomentar la buena salud de los animales.

La NSPA explica que más de los bulldog ingleses nacidos en Noruega en la última década requirieron de una cesárea, debido a que su cadera dificulta el nacimiento por parto natural. Además, esta raza sufre con frecuencia de problemas dermatológicos, cardíacos, reproductivos y ortopédicos.

En el caso del Cavalier King Charles Spaniel, una raza con fama aristocrática, los dolores de cabeza son comunes debido al reducido tamaño de su cráneo, lo mismo que afecciones oculares, mientras que la principal causa de muerte se debe a problemas cardíacos congénitos.

Aunque el veredicto aún no asciende a ley, la prohibición en curso reaviva un amplio debate sobre la crianza selectiva que parte de criterios únicamente estéticos para obtener las características deseadas en una raza particular, a pesar de las enfermedades congénitas y problemas cardíacos que la consanguinidad puede acarrear.

La normativa permite el cruce de ambas razas con perros sanos de otras razas como una mecanismo científicamente viable para aportar una mayor viabilidad genética y mejorar su salud a largo plazo.

Noticias relacionadas

.....

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es