Contenido ofrecido por:

Océanos

Hay esperanza para el atún rojo: "Avance sin precedentes" para su conservación

Más de 50 naciones pesqueras acuerdan medidas específicas aplaudidas por los ecologistas

Hay esperanza para el atún rojo: "Avance sin precedentes" para su conservación
3
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

Hay esperanza para el atún. La situación de estas especies llegó a ser muy preocupante hace pocos años, pero está experimentando mejoras significativas, gracias a la adopción de medidas concretas por parte de gobiernos y otros organismos. Ahora, se ha dado un nuevo paso en esa dirección que podría consolidar esta recuperación. La entidad conservacionista internacional WWF ha celebrado la decisión de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) de adoptar una nueva estrategia para la captura y gestión sostenible del atún rojo del Atlántico y del Mediterráneo, porque considera que garantizará la salud de la especie a largo plazo y que supone una "avance sin precedentes" y pide a las partes su aplicación inmediata.

En estos términos se ha pronunciado dicha entidad conservacionista refiriéndose a la decisión adoptada en la reunión de ICCAT celebrada en Val do Lobo (Portugal). Además, en vista de este acuerdo, WWF insta a la Unión Europea a lograr una gestión sostenible de las demás poblaciones de peces gestionadas por este organismo internacional.

Y es que se trata de un acuerdo de capital importancia para el futuro del atún. Las 51 naciones pesqueras que integran ICCAT han acordado prohibir la retención de ejemplares vivos de marrajo dientuso del Atlántico sur, mantener el plan de recuperación del patudo y aprobaron un reparto del atún blanco del Mediterráneo, que debería poner fin de forma efectiva a la sobrepesca.

Atunes capturados en Cádiz / Efe

En ese sentido, WWF explica que la nueva estrategia permitirá a la ICCAT gestionar las poblaciones del Atlántico oriental y occidental con las reglas objetivas acordadas en esta reunión (conocidas como Reglas de Captura), como el aumento o la disminución de los límites de capturas en función de la situación de las poblaciones, despolitizando las decisiones de gestión a corto plazo.

Además, añade que estas medidas estarán relacionadas con el estado de la población, lo que permitirán mantener la estabilidad de las pesquerías y los mercados, al tiempo que minimiza el riesgo de agotamiento de la población de atún en el futuro.

El coordinador de pesquerías de WWF España, Raúl García, considera que la adopción de la nueva estrategia de captura es el inicio de "una nueva era" para la gestión del atún rojo del Atlántico.

Además, destaca que tendrá impacto global porque se convertirá en un "ejemplo" para el resto de organizaciones regionales de atún. "Gracias al esfuerzo conjunto de las Partes Contratantes, los científicos y todas las partes interesadas, podremos garantizar la supervivencia y la salud de estas poblaciones", ha elogiado el responsable de pesca de WWF.

En la misma línea, considera que el ejemplo del atún rojo demuestra que los gestores de las pesquerías disponen de herramientas eficaces para reparar los daños causados por la sobrepesca y defiende que así se aseguran poblaciones de peces abundantes en beneficio del ecosistema marino y de las comunidades pesqueras.

El atún rojo se recupera

"La recuperación de la población de atún rojo ha permitido triplicar el TAC (totales admisibles de captura) desde su mínimo hace una década, repartiendo riqueza entre las comunidades pesqueras. La subida aprobada para 2023-2025 surge precisamente de estas reglas de captura y debería beneficiar fundamentalmente a aquellas flotas artesanales que se vieron especialmente perjudicadas o excluidas en las anteriores distribuciones de cuota", añadió.

El atún se recupera de su situación anterior / SINC

Finalmente, WWF reconoce también el esfuerzo de las Partes Contratantes de ICCAT para alcanzar un acuerdo sobre la asignación de la cuota de este año para el atún blanco del Mediterráneo, tras el plan de recuperación adoptado el año pasado. Con el ajuste actual, se pone fin de forma efectiva a la actual sobrepesca de atún blanco en el Mediterráneo.

Ahora, la ONG pide a los científicos y a los gestores de las pesquerías que desarrollen un plan de gestión para los atunes tropicales que garantice la explotación sostenible y una asignación equitativa y justa de las cuotas, especialmente en lo que respecta al patudo, que sigue siendo objeto de sobrepesca en el Atlántico.

Asimismo, pide a los países pesqueros que mitigen las capturas accidentales de tiburones y que acometan medidas de gestión espacial para limitar de manera efectiva la mortalidad y den así al marrajo una "oportunidad real de recuperación".

Sin embargo, la ONG incide en la necesidad de maximizar la cobertura de los observadores y de vigilar el efecto del cambio de artes y cebos para evitar el aumento de las capturas accidentales de otras especies vulnerables, como los tiburones.

Noticias relacionadas

......

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es