Contenido ofrecido por:

Transporte sostenible

Balearia bota el primer ferry eléctrico de España, que unirá Ibiza y Formentera

El buque genera cero emisiones en las fases de aproximación a puerto y en las maniobras de atraque y desatraque

Balearia bota el primer ferry eléctrico de España, que unirá Ibiza y Formentera
5
Se lee en minutos
Redacción/Jorge Garnelo

Baleària ha botado esta semana el primer ferry eléctrico de España de pasaje y carga con emisiones cero en las estancias y aproximaciones a puerto. El ferry ‘Cap de Barbaria’ tocó agua por primera vez en Astilleros Armon Vigo, donde ha sido construido, según informó la compañía naviera en un comunicado. Con 82 metros de eslora y 15,5 de manga, podrá navegar a hasta 14 nudos y será empleado para unir Ibiza y Formentera (en solo una hora) a principios de verano de 2023. Con una capacidad de 240 metros lineales de carga y hasta 390 pasajeros, destaca por su singular diseño operativo por proa y popa (double-ended) que busca agilizar las operaciones de embarque y desembarque.

«La botadura de un barco es siempre un momento muy emocionante, y en este caso es todavía más especial. Se trata de un ferry eléctrico que supondrá un nuevo concepto de viaje entre Ibiza y Formentera, más sostenible y ecoeficiente, y a la vez fundamental para el suministro de mercancías a Formentera», señaló el presidente de Baleària, Adolfo Utor. También destacó que este barco eléctrico (y preparado para incorporar el uso de hidrógeno de forma experimental) «será el más sostenible de la flota».

Laudelino Alperi, copresidente de Astilleros Armon, expresó su orgullo de seguir contribuyendo al crecimiento de Baleària: «Aún tenemos mucho trabajo por delante, pero vamos por el buen camino, colaborando de una forma eficiente entre todos los implicados en el proyecto".

Botadura del buque, este miércoles en Vigo / Balearia

La madrina del buque, la atleta formenterense Andrea Romero Escandell, llevó a cabo el clásico lanzamiento de una botella de cava contra el casco tras el bautizo. La deportista, una de las grandes promesas del atletismo nacional, afirmó: «Este barco supondrá un transporte más sostenible para la isla. Sin duda, marcará un antes y después. Me siento orgullosa de ser parte de este nuevo proyecto».

Está previsto que el ferri empiece unir Ibiza y Formentera en una hora a principios de verano de 2023, con una navegación libre de emisiones en los puertos, gracias a su propulsión eléctrica. El buque contará con un sistema de almacenamiento de energía, con baterías de litio de última generación que le permitirán tener una autonomía de 12 horas en puerto, así como una toma de conexión a tierra de cold ironing.

La planta eléctrica del buque tendrá un sistema de gestión inteligente para optimizar en todo momento su uso y mejorar su eficiencia. Durante todas las fases de aproximación, maniobra, amarre y estancia a puerto el barco no emitirá gases contaminantes a la atmosfera y, por tanto, representará una mejora sustancial para la calidad del aire respecto a los barcos que actualmente operan en la ruta. El buque tiene 82 metros de eslora y 15,5 de manga, y podrá navegar a hasta 14 nudos.

El barco con menores emisiones de la compañía

El Cap de Barbaria garantizará el suministro de productos esenciales a Formentera, ya que sustituirá al actual ferri exclusivo de carga de la naviera. Baleària ha tenido en cuenta asegurar su operatividad en cualquier condición meteorológica. La bodega del buque, con una capacidad de 240 metros lineales de carga, puede albergar hasta 14 camiones. El diseño operativo por proa y popa agilizará las operaciones de embarque y desembarque, mientras que la propulsión eléctrica azimutal de 360 grados facilitará las maniobras en puerto; ambos elementos compensarán su velocidad economizada. Gracias a esta tecnología y su diseño optimizado llevado a cabo por Cotenaval, el Cap de Barbaria será el buque con menor consumo y emisiones de la flota de la compañía, manteniendo la capacidad de carga que requiere la ruta.

La habilitación y el diseño arquitectónico exterior del Cap de Barbaria ha corrido a cargo de la empresa de diseño y habilitación naval Oliver Design. Aprovechando que se trata de una ruta corta y con buen tiempo, se han primado los espacios exteriores para enfatizar el placer de viajar entre las dos islas. Así, con una capacidad para 390 pasajeros, en la cubierta superior habrá una zona chill out equipada con sofás y hamacas de diseño y protegida del sol por carpas, con un gran bar en el centro. En la cubierta principal de pasaje también habrá plazas exteriores más protegidas.

Autoridades presentes en el acto / Balearia

El objetivo de la naviera es llevar a cabo una experiencia piloto en el uso del hidrógeno verde, una energía descarbonizada en la que ya trabaja en varios proyectos. El Cap de Barbaria comenzará sus servicios como H2 Ready, es decir, preparado para poder instalar un sistema de hidrógeno con una celda de 200 kw, una capacidad de almacenamiento que permitiría su uso durante 24 horas y el suministro del 30% de la energía requerida por el buque. Baleària pretende aprovechar el Cap de Barbaria como un laboratorio de pruebas para el uso del hidrógeno verde a pequeña escala.

¿El primero de una docena?

La buena sintonía entre Armón Vigo y Baleària quedó más que patente durante la botadura e incluso hubo guiño ante el anuncio de la nueva docena de buques que la mayor naviera de España pretende construir en astilleros nacionales. “Hoy nos sorprendió con que dijo que iba a hacer 12 barcos, pero no dijo dónde”, señaló Alperi en su ronda de saludos con relación a Utor, cuyo proyecto forma parte de un plan que la compañía tiene en marcha para renovar su actual flota (compuesta por 29 naves) en un plazo de cinco o seis años.

Noticias relacionadas

Tras exponer sus vínculos y otros trabajos conjuntos, el consejero delegado de Armón dejó entrever que la vista está ahora puesta en ese proyecto entre otros muchos. “El pasado ya forma parte de nuestra vida, debemos diseñar el futuro desde este presente”, aseguró en esta línea, subrayando que la ciudad olívica se sitúa ahora como “el centro más importante de la construcción naval española” y haciendo referencia a Barreras: “El reto profesional es recuperar y potenciar su actividad para superar esos 150 años”.

“Tenemos la gran fortuna de dedicarnos a una actividad que es milenaria: el transporte marítimo es tan antiguo como la humanidad”, resaltó por su parte el presidente de Baleària, refiriéndose al Cap de Barbaria como “el benjamín de la flota”. Su construcción supone “un punto de inflexión” para su empresa. Un “paso adelante” que tiene como propósito conseguir “un fin noble”, aseguró.