Contenido ofrecido por:

Animales

Este es el bonobo, el simio que enseñó a los humanos a convivir

Más pacíficos que los chimpancés, podrían haber influido en los primeros hombres para aprender a cooperar

Este es el bonobo, el simio que enseñó a los humanos a convivir
4
Se lee en minutos
J. L. Ferrer/Redacción

A pesar de la larga historia de guerras y luchas políticas, los humanos muestran una capacidad de tolerancia y cooperación entre grupos sociales diferentes que no es habitual en el reino animal. Pero, ¿cómo llegamos a organizarnos de esa manera? Los científicos creen que el bonobo (Pan paniscus), también llamado chimpancé pigmeo, podría servir para explicar nuestra propia historia.

Estos primates, en peligro de extinción, comparten el 99% de su ADN con los humanos y tienen una reputación de ser generalmente amantes de la paz y sexualmente activos; los investigadores se refieren a ellos irónicamente como "simios hippies". Se cree que las interacciones entre sus grupos sociales son mucho menos hostiles que las que hay entre sus primos más violentos, los chimpancés.

Un nuevo estudio dirigido por los primatólogos de Harvard Liran Samuni y Martin Surbeck sobre la estructura social de los bonobos puede comenzar a llenar las lagunas existentes sobre el conocimiento de estos animales.

La investigación, publicada en PNAS, muestra que cuatro grupos vecinos de bonobos que fueron estudiados en la Reserva Kokolopori Bonobo, en la República Democrática del Congo, mantuvieron fronteras sociales y espaciales exclusivas y estables entre ellos, lo que demuestra que son parte de distintos grupos sociales que interactúan regular y pacíficamente unos con otros.

Dos ejemplares de bonobo / Pixabay

El estudio es el resultado de tres años consecutivos de observación de la comunidad de bonobos en la reserva de Kokolopori de 2017 a 2019. Investigaciones anteriores ya habían demostrado que los 59 bonobos formaban cuatro grupos separados que se cruzaban rutinariamente para interactuar, acicalarse unos a otros y compartir comidas. Lo que no había quedado claro es hasta qué punto el comportamiento de estos grupos de bonobos se parece al de los subgrupos de chimpancés.

Los primatólogos se refieren a los subgrupos de chimpancés, que son altamente territoriales y hostiles a los de otras comunidades, como vecindarios. Esencialmente, los miembros de estos subgrupos no pasan todo el tiempo juntos como parte de un gran grupo, pero así y todo siguen siendo parte de él, mantienen relaciones entre sí y (lo más importante) no luchan entre ellos cuando se encuentran.

Los bonobos han sido mucho menos estudiados que los chimpancés debido a la inestabilidad política de la región y los problemas logísticos para establecer sitios de investigación en los bosques de la República Democrática del Congo, el único lugar donde se encuentran estos animales. Además, el estudio de las relaciones entre los grupos bonobo se ha complicado aún más por el hecho de que los subgrupos parecen entremezclarse con cierta frecuencia.

Los investigadores rastrearon principalmente cuánto tiempo pasaban juntos los bonobos individuales, con quién y en qué actividades participaban. Esto ayudó a los investigadores a realizar un método estadístico llamado análisis de conglomerados.

Esencialmente, rastrearon qué bonobos compartían asociaciones significativas entre sí, cuáles tendían a reunirse para las comidas con más frecuencia, cuáles tendían a permanecer juntos cuando tenían que elegir con quién ir y cuáles interactuaban más en el mismo espacio. Esto les ayudó a establecer distinciones claras entre los bonobos que formaban parte del mismo grupo y cuándo los miembros de un grupo interactuaban pacíficamente con grupos vecinos a través de las fronteras de los demás.

Un grupo de bonobos / Pixabay

Compararon esto con los datos recopilados en 104 chimpancés que vivían en la comunidad Ngogo en el Parque Nacional Kibale de Uganda entre 2011 y 2013.

Los investigadores encontraron que los grupos de bonobo eran en general más consistentes y estables que los subgrupos de chimpancés. Esto sugiere que los bonobos dentro de cada grupo tenían una preferencia social más fuerte entre sí que la observada dentro de los subgrupos de chimpancés.

En lo que respecta a los bonobos de Kokolopori, esto ayudó a los investigadores no solo a confirmar los cuatro grupos, sino que también permitió hallar una forma fiable de predecir qué bonobos tenían más probabilidades de permanecer juntos cuando los diferentes grupos se encontraban y se separaban.

Pueden tener relaciones complejas fuera de su grupo

Samuni y Surbeck, profesor asistente en el Departamento de Biología Evolutiva Humana y autor principal del artículo, dicen que los resultados muestran que los bonobos, como los humanos, son capaces de tener relaciones complejas fuera de su red central inmediata.

Ahora que los investigadores han establecido firmemente que estos bonobos tienen grupos distintos, quieren profundizar más en cómo se ve la cooperación entre estos grupos y si puede equivaler a lo que sucedió con los ancestros del ser humano. Esto ayudaría a explicar cómo los humanos, hasta cierto punto, superaron el antagonismo entre diferentes grupos y desarrollaron una cooperación pacífica.

Sin embargo, Surbeck, quien fundó y dirige el Proyecto de Investigación Kokolopori Bonobo, señala que la ocasión para obtener estos poderosos conocimientos se está terminando a medida que los bonobos se acercan a la extinción. "Quedan muy pocos", dijo. "Recopilamos aquí información que potencialmente ya no estará disponible en 50 años si las cosas continúan como ahora", alertó.

Estudio de referencia: https://www.pnas.org/doi/abs/10.1073/pnas.2201122119

….

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

Noticias relacionadas