Contenido ofrecido por:

Fauna

La población del lince ibérico bate un nuevo récord con 1.365 ejemplares

Supone un aumento del 23% respecto a 2020, pero su futuro no estará asegurado hasta 2040

La población del lince ibérico bate un nuevo récord con 1.365 ejemplares
5
Se lee en minutos
F. J. Benito/Redacción

La población del lince ibérico (Lynx pardinus) ha batido un nuevo récord, con un total de 1.365 ejemplares censados en la actualidad, entre adultos, subadultos y cachorros nacidos en 2021, según el informe anual del grupo de trabajo del lince, que coordina el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO).

Se trata del mejor dato registrado de poblaciones ibéricas de la especie y supone un incremento de casi un 23% respecto al censo de 2020, cuando se contabilizaron 1.111 individuos. Pese a haber superado la situación más crítica, la especie sigue considerada oficialmente 'en peligro de extinción', según el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

El estudio muestra que la población de linces ibéricos sigue la tendencia ascendente de los últimos años, alcanzándose ahora la cifra más alta de ejemplares censados desde que se cuenta con programas de seguimiento de la especie. Hace dos décadas el número de ejemplares contabilizados era inferior a 100, informa Europa Press.

Sus rasgos o características más distintivas, aparte de su tamaño mediano dentro de los felinos, son sus orejas triangulares con pelo en la punta, su pequeña melena alrededor de las mejillas y cuello, sus manchas, su cola de entre 8 cm y 15 cm y su forma de cazar, ya que es capaz de saltar hasta 5 metros de distancia.

Hace dos décadas, el mamífero más emblemático de la Península rozó cifras cercanas a la extinción, cuando sus poblaciones apenas sobrepasaban los 90 ejemplares, convirtiéndolo en el felino más amenazado del mundo.En 1986, la especie fue clasificada como en peligro de extinción en la lista de la Unión por la Conservación de la Naturaleza (UICN). Posteriormente, en 2015, la misma organización anunciaba que el lince abandonaba la lista negra y se catalogaba como "en peligro de extinción". A pesar de que a día de hoy aún se encuentra catalogada como amenazada, los expertos afirman que el lince ibérico podría estar libre de peligro para el año 2040 si los esfuerzos de protección continúan.

Distribución por comunidades autónomas

De los 13 núcleos poblacionales registrados en la Península Ibérica en 2021, 12 se encuentran ubicados en España, con 1.156 ejemplares. De entre esos 12 núcleos españoles, cinco se ubican en Andalucía (con 519 individuos), tres en Castilla-La Mancha (473 individuos) y cuatro en Extremadura (164 ejemplares).

De esta manera, Andalucía vuelve a ser la comunidad autónoma española que lidera los datos poblacionales, con casi la mitad de los ejemplares repartidos por todo el país. No obstante, el mayor incremento poblacional se registra en Castilla-La Mancha, comunidad en la que el aumento poblacional ronda el 45% en un solo año.

Dos ejemplares de lince / Junta de Andalucía

En el caso de la comunidad de Extremadura, el núcleo principal es el de Matachel (121), seguido por los de Ortigas (20), Valdecañas/Ibores (14) y Valdecigüeñas (9).

En Andalucía, los núcleos que más ejemplares registran son los de Andújar-Cardeña (200 individuos), y Guarrizas (164), seguidos de Doñana-Aljarafe (94), Guadalmellato (44) y Sierra Norte (17).

En el caso de Castilla-La Mancha destacan el núcleo de Montes de Toledo (221), seguido por los de Sierra Morena Oriental (170) y Sierra Morena Occidental (82).

Todos los parámetros poblacionales considerados --número total de linces, número de hembras reproductoras y número de cachorros nacidos-- muestran una tendencia "netamente positiva" desde el inicio de los programas coordinados de actuación en el año 2002.

En 2021 se contabilizaron 500 nacimientos de 277 hembras reproductoras. La productividad global, entendida como el número de cachorros nacidos por hembra reproductora o territorial, fue de 1,8 para España, y de 2,3 para Portugal. Para las comunidades autónomas españolas las ratios de cachorros nacidos por hembra fueron de 1,4 en Andalucía, 2,4 en Castilla-La Mancha, y 1,4 en Extremadura.

"Sigue estando en peligro"

Esta evolución general muestra la trayectoria favorable de la especie, lo que aleja al gran felino ibérico del riesgo crítico de desaparición. Sin embargo, los datos censales evidencian también, según el Ministerio, la necesidad de mantener la cautela sobre el futuro de la especie, dar continuidad a los programas de conservación, y favorecer la implementación de medidas que contribuyan a la mejora de las diferentes poblaciones del lince ibérico en ambos países. "La especie sigue estando en peligro, y legalmente considerada en peligro de extinción en el Catálogo Español de Especies Amenazadas", ha recordado el ministerio.

Como integrantes del grupo de trabajo del lince ibérico, las administraciones nacionales -el MITECO en España y el Instituto da Conservação da Natureza e das Florestas de Portugal-, y autonómicas -Junta de Andalucía, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Junta de Extremadura- han desarrollado durante las dos últimas décadas "una actividad continuada en materia de conservación de la especie, que ha resultado estratégica para obtener estos resultados", según el ministerio.

El lince se recupera / Miteco

El Miteco también ha destacado la participación proactiva de entidades no gubernamentales como WWF y CBD Habitat que "ha resultado igualmente determinante". De igual modo, "también ha contribuido significativamente al éxito del programa la financiación europea a través de diferentes proyectos dirigidos a la mejora de las poblaciones de la especie".

Por su parte, WWF ha valorado "muy positivamente" el incremento de la población de lince superior al 20 por ciento respecto al censo publicado el año pasado, pero también ha destacado que se trata del tercer año consecutivo con un aumento similar de la población lincera y ha destacado que la especie continúa amenazada.

"A pesar de este importante incremento, el lince aún está en peligro y su población aún necesita multiplicarse por 3 en 2040. Para lograrlo, tenemos que seguir trabajando para eliminar sus principales amenazas, que siguen siendo los atropellos y la mortalidad ilegal", ha explicado Ramón Pérez de Ayala, responsable de proyectos del programa de especies de WWF España.

Para el portavoz de la organización, "aunque parezca increíble, todavía hoy siguen muriendo linces por disparo, o por el uso ilegal de venenos y trampas, como lazos o cepos, acciones que causan una pérdida irreparable de linces cada año, y están consideradas como delito en el Código Penal".

.....

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

Noticias relacionadas