CRISIS SANITARIA

Guerra de cifras en el seguimiento de la huelga sanitaria en Madrid: Ayuso lo reduce al 1%

  • Ayuso encuentra casi inexistente el apoyo de los médicos a la huelga y da prácticamente por amortizada la protesta llamando "sindicato político" a los representantes de los facultativos.

  • El sindicato AMYTS asegura que los servicios mínimos impuestos por la Consejería de Sanidad "tergiversan" los datos de seguimiento.

Isabel Díaz Ayuso a la salida del Consejo de Gobierno celebrado de manera extraordinaria en Galapagar.

Isabel Díaz Ayuso a la salida del Consejo de Gobierno celebrado de manera extraordinaria en Galapagar. / EFE / Fernando Villar

5
Se lee en minutos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, había criticado muchas veces el carácter "político" de la huelga de médicos en Madrid, tanto la de Atención Primaria como la que las urgencias extrahospitalarias, hasta ahora había diferenciado entre las "justas reivindicaciones" laborales de los sanitarios y lo que entendía que era un "boicot" político azuzado por la izquierda a las puertas casi de unas elecciones autonómicas. Este miércoles, sin embargo, dio un paso más y directamente se refirió al sindicato mayoritario de los médicos, Amyts, como "sindicato político".

Tras la desconvocatoria de la huelga en diferentes regiones de España, donde el tema sanitario también ha puesto en jaque a muchos gobiernos regionales de distinto color, Ayuso cuestionó lo que sucede en Madrid y basó su argumentación en el hecho de que la huelga "se está desconvocando en otras comunidades autónomas" con propuestas que su Gobierno ha realizado "desde la primera reunión”. Y a esto sumó un dato con el que mostraba que tanto ella como su equipo dan prácticamente por amortizada la huelga: "Es una huelga política que han pretendido prolongar hasta elecciones cada día con una excusa diferente, donde ya no es secundada por prácticamente nadie. Ayer fue un 1% de los sanitarios".

Centros en mínimos

Pero en AMYTS se revuelven ante este dato. "Es mentira y es propaganda", explican fuentes de la agrupación. Reconocen que después de siete semanas de huelga el seguimiento ha bajado, pero apuntan que la Consejería de Sanidad no tiene datos reales de los 430 centros de salud de la región y que los que tiene los tergiversa.

El Departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero ha marcado "unos servicios mínimos muy altos en enero" y explican lo que han hecho desde Sanidad. Si en años anteriores los profesionales sanitarios tenían como límite para gastar los días de permiso y de vacaciones del año anterior hasta finales de marzo, este año, "de manera excepcional lo han limitado a enero", explican las mismas fuentes de AMYTS. Los médicos, apuntan, no quieren "regalar días y perderlos" y menos cuando consideran que la Administración no cuida de ellos, por tanto, todo el que tenía que gastar los días para no perderlos lo ha hecho. Y aquí, según AMYTS, se alían dos causas: que la Comunidad ha establecido unos servicios mínimos sobre la plantilla total y no sobre la que realmente está disponible para trabajar y que hay muchos de vacaciones por este cambio en la fecha para coger esos días de libranza.

Hay "muchos centros de salud bajo mínimos" y, en estas circunstancias particulares del mes de enero, añaden desde AMYTS, son menos los médicos que puede libremente ejercer su derecho a huelga. "Sanidad da por hecho que los que están en servicios mínimos no están en huelga, pero no es cierto". Así, apuntan, "los datos están tergiversados", "no hay opción de huelga porque se tiene que cumplir con los servicios mínimos", aducen. Es más o menos lo mismo que argumentaban los médicos de las urgencias extrahospitalarias cuando comenzaron con su huelga, que decían que era simbólica porque ante la falta de médicos prácticamente todos tenían que cubrir los servicios mínimos.

Elecciones en mayo

El audio que se filtró a los medios hace unas semanas y en el que un miembro del comité de huelga afirmaba que era necesario prolongar la huelga hasta las elecciones de mayo ha dado al Gobierno autonómico argumentos para repetir constantemente que la única finalidad de este paro es política.

"Madrid es la pieza a batir en mayo", proclamaba Ayuso ayer desde Galapagar, donde se celebró de manera extraordinaria el Consejo de Gobierno de la Comunidad. En Extremadura, Aragón, Cantabria o Andalucía, decía, se han desconvocado las huelgas que apenas "han durado una reunión", e insistía en que en estas comunidades los sindicatos han aceptado seguir trabajando con las mismas condiciones que el Gobierno madrileño puso sobre la mesa al inicio de las protestas en Madrid: "En Aragón, por ejemplo, lo que han acordado es un plan de Atención Primaria de 8 millones de euros al año, mientras que la Comunidad de Madrid ya propuso 200 millones de euros en tres años para Atención Primaria".

AMYTS pide reunirse

Este martes, Ángela Hernández, secretaria general del sindicato, se quejaba de la respuesta negativa del consejero Enrique Ruiz Escudero a la petición del comité de huelga a una intermediación de tres médicos independientes y de prestigio "para solucionar el conflicto y dar la máxima transparencia". La Consejería, por su parte, señala que contestará a los médicos por qué no se va a aceptar esa intermediación que es "por un tema del marco negociador, tal y como está introducido en la normativa".

Los médicos, que este miércoles han vuelto a recorrer las calles del centro de Madrid, reivindican un mínimo de diez minutos por paciente, una limitación de las agendas y una mejora de las condiciones laborales. Hernández, en una visita a sus compañeros que permanecen encerrados desde hace una semana en la Asociación Vecinal Manoteras, volvió a reseñar que hay un millón de madrileños sin médico asignado y que la Atención Primaria "continúa desangrándose de profesionales".

Noticias relacionadas

Este miércoles, el comité de huelga ha pasado por el Registro Oficial de la Comunidad de Madrid una nueva petición de reunión al consejero de Sanidad, al de Hacienda y a la presidenta Díaz Ayuso. Ya lo hicieron el lunes por correo a la Administración y ahora lanzan una nueva petición. "Lo haremos todos los días si es necesario", dice AMYTS.

Desde la Consejería de Sanidad han indicado a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que no tienen inconveniente en convocar una nueva reunión. La realidad, apuntan las mismas fuentes, es que ha habido ocho reuniones con el sindicato "y siempre se han terminado levantando de la mesa, pero si piden otra, se les convocará, aunque todavía no está agendada".