POLÉMICA POR EL PREMIO ALUMNA ILUSTRE

Ayuso equipara los altercados en la Complutense con las que organizaba Herri Batasuna: "Quizás lleve la falda muy corta"

  • La presidenta reprende a quienes critican que fue a recoger el premio para provocar que ella defiende la libertad y que la clase política es cada vez más "puritana".

  • Asegura que la inversión en la universidad pública se ha incrementado en cuatro años de 988 millones para las seis universidades de la región a 1.130 millones de euros.

2
Se lee en minutos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha decidido prolongar la polémica surgida ayer por los altercados que tuvieron lugar en la Universidad Complutense de Madrid durante el acto de los premios extraordinarios de esta universidad, donde ella recibió el reconocimiento como alumna ilustre. Desde Galapagar, donde hoy se ha celebrado el Consejo de Gobierno de la región, la dirigente madrileña optó, antes de informar sobre lo aprobado durante la reunión, por comparar lo sucedido con las acciones organizadas por Herri Batasuna hace 20 años en otros centros universitarios y por responder a quienes consideran que fue allí a provocar: "Quizá llevé la falda muy corta".

Ayuso ha asegurado que estos problemas han sido inexistentes hasta ahora que se acercan las elecciones. Ha explicado que no ha tenido "un solo problema en las calles o en los campus" de las universidades que ha visitado desde que es presidenta, "jamás es jamás", pero ha aseverado que la izquierda está movilizando a sus afines para que le griten y le planten pancartas en cada acto público que tiene. Y de todo esto ha culpado directamente al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aunque matiza que a Sánchez no le hace falta organizar nada "porque Podemos le hace el trabajo sucio". Y en línea con lo que viene diciendo en las últimas semanas, ha advertido de que según se acerque la fecha de las elecciones, habrá más protestas contra ella: "Lo que me temo es que el Gobierno de Sánchez inexistente en Madrid me va a enviar cada vez más agentes para asustarme".

En relación a las críticas que ha recibido por haber asistido a recoger un premio no todo el mundo entiende que merece, la presidenta no ha dudado provocar a quienes la provocan: "Debe ser que yo no me merecía la distinción de haber sido la primera alumna de Ciencias de la Información que se convierte en presidenta de todos los madrileños a través de las urnas… quizá lleve la falda muy corta. Debe ser eso, pero es que no llego a acostumbrarme a una clase de políticos de la izquierda que cada vez son más puritanos".

Noticias relacionadas

También ha señalado que lo ocurrido ayer no es en realidad nada nuevo. La presidenta ha equiparado los altercados en la Facultad de Ciencias de la Información con lo que "hace más de veinte años" sucedía en campus como el de Somosaguas organizado por Herri Batasuna y a las que, ha dicho, se apuntaban también los afines a Izquierda Unida.

Además, ha insistido en que las críticas sobre cómo su Gobierno descuida la educación pública, algo que ayer se repetía entre los manifestantes, son falsas: "Cuando llegué como presidenta, se destinaban 988 millones a las seis universidades públicas madrileñas y hoy son 1.130 millones, un presupuesto muy por encima del que invierte en otras comunidades autónomas y yo no soy la que está revirtiendo la calidad educativa ni atacando la excelencia ni la independencia de las universidades… es el Gobierno el que quiere convertir lo público empezando por la Universidad en lugares privatizados para ellos".