CUBIERTA CON MORTERO

Almeida reabre la Puerta del Sol convertida en un barrizal y con la obra a medio hacer

Mortero provisional en la Puerta del Sol

Mortero provisional en la Puerta del Sol / A.P

  • La plaza, en obras desde marzo, reabre para facilitar la movilidad peatonal durante las fiestas

  • Se ha aplicado mortero (una mezcla de agua, cemento y arena) sobre las zonas sin pavimentar

  • El mortero no endureció como debería en todas partes, según un experto

4
Se lee en minutos

Tras más de ocho meses cerrada, la Puerta del Sol de Madrid reabrió este sábado para facilitar la movilidad de la zona durante la campaña de Navidad. Pero lo hizo sin mucho lustre, con la obra a medias y convertida en un barrizal. Según explican fuentes del área de Obras del Ayuntamiento a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, el 90% de la superficie de la plaza ya está pavimentada y sobre el 10% restante se ha aplicado una capa provisional de mortero, una mezcla de agua, cemento y arena utilizada para unir elementos en construcción. Permanece vallado, además, "el espacio en el que se ubicará la nueva fuente por haber aparecido restos arqueológicos".

Un paseo por la zona, fotografías y vídeos compartidos en redes sociales y las imágenes de la cámara fija que apunta al edificio del Tío Pepe revelan una realidad algo distinta. La zona vallada sirve como almacén de maquinaria y material, situación que se da también en las calles aledañas: al comienzo de la calle Mayor y en Pontejos. Y si bien buena parte de la plaza está pavimentada, hay numerosas áreas sin acabar. El mortero se ha endurecido en algunas pero no en todas, como bien se puede observar en el siguiente vídeo, que se ha hecho viral en las últimas horas. "Parece mortero poco fraguado", apunta un especialista consultado, que considera que deberían haber esperado a que fraguase (se endureciese) para abrirlo al público.

En las zonas en las que el apaño está algo más firme se formaron charcos, porque durante la tarde llovió. En las que no, la basura (hay latas de cerveza, mascarillas y demás papeles tirados) se queda insertada. Hay otra pequeña zona vallada al lado de la estación de Cercanías, la 'ballena' de cristal que desaparecerá tras la remodelación, y una hilera de furgones de la policía nacional frente a ella. Bajo el gigantesco árbol de navidad iluminado que preside la plaza —35 metros de altura y 14 de diámetro— permanecen almacenados los bolardos con forma de galleta que se instalaron en 2019 como elemento de seguridad ante posibles atentados yihadistas. Varios jóvenes los usaban ayer de asiento.

Cerveza insertada en el mortero poco fraguado

/ A.P

Charcos formados sobre el mortero

/ A.P

Después de navidades, continuará

El alcalde José Luis Martínez-Almeida ofreció una rueda de prensa el pasado 21 de noviembre para anunciar esta reapertura. Subrayó que "lo más importante" era "garantizar que a lo largo del puente de la Constitución y de la Inmaculada" fuera a estar "toda la superficie peatonal" de la plaza disponible para el tránsito de madrileños y turistas. El puente de diciembre es uno de los momentos álgidos del turismo en Madrid. Este año, los hoteleros prevén alcanzar un 72% de ocupación media, cifra similar a la de 2019. La Puerta del Sol permanecerá abierta a los peatones todas las navidades y las uvas del 31 de diciembre se celebrarán con normalidad (aunque sobre mortero).

La obra está paralizada

/ A.P

Está previsto retomar la obra cuando concluyan las fiestas y finalizarla en primavera. "Después de Reyes se continuará completando la fuente, a la que se trasladará la estatua de Carlos III, se moverán el Oso y el Madroño y la Mariblanca a su nueva ubicación, se instalarán los quioscos y se intervendrá en las calles Vitoria y Espoz y Mina", añaden desde el área de Obras. "El acceso a Cercanías, pendiente todavía de autorización de Adif, será lo último en concluir". Indican, por otro lado, que la reapertura y su solución provisional no han implicado ningún coste añadido. Madrid invertirá 10,7 millones de euros en la reforma.

Noticias relacionadas

La líder de la oposición, Rita Maestre, ha calificado la situación de "chapuza". "Si fuese 2017, con nuestro gobierno con Manuela, Almeida habría forrado Madrid con publicidad denunciando la chapuza de Sol. Pero es 2022, él es alcalde y la chapuza es suya", ha escrito en Twitter, donde ha incluido más fotos que reflejan la deficiente imagen de la plaza. La idea de reabrir la Puerta del Sol con las obras a medias coincide con el plan de movilidad previsto para las Navidades, que no incluye como en años anteriores cortes de tráfico en Gran Vía y que provocó enormes aglomeraciones y autobuses atrapados el pasado 24 de noviembre, cuando se encendieron las luces.

"Antes se hacía un decreto anticipando cortes en varias calles y este año ni eso", añade el concejal Jorge García Castaño, también de Más Madrid. "Por eso pasó lo que pasó el día de las luces. Cuando colapsó, se cortaron solas las calles". El plan de este año sí contempla prohibiciones de estacionamiento en varias calles del centro y refuerzo de Metro y EMT. También se prohíbe estacionar bicicletas en aparcabicis del centro y se desactivan varias estaciones de Bicimad de la zona durante los fines de semana.