SANCIÓN DE 80 EUROS

Madrid la lía con una señal y multa por "error" a ciclistas en una popular carretera para bicis

  • La Comunidad de Madrid prohibió la circulación de bicicletas en la M-301, que usan miles de ciclistas cada semana

  • La Guardia Civil multó a varios ciclistas con 80 euros, aunque les dejó continuar por la carretera por no haber otra opción

  • A los tres días, la Comunidad reculó y quitó las señales, que instaló "por un error de comunicación"

Las señales que la Comunidad de Madrid instaló en la M-301 y quitó a los tres días

Las señales que la Comunidad de Madrid instaló en la M-301 y quitó a los tres días / Twitter

5
Se lee en minutos

Ni tres días. Es lo que ha tardado la Comunidad de Madrid en recular y quitar varias señales que prohibían la circulación de bicicletas en la M-301, una carretera con poco tráfico de coches y muy popular entre ciclistas que conecta Madrid con San Martín de la Vega. Las señales, que aparecieron este lunes y desaparecieron el miércoles antes del mediodía, se instalaron "por un error de comunicación", según indicaron en un primer momento a este periódico fuentes de la Consejería de Transportes. Durante esas 72 horas se pusieron al menos dos multas de 80 euros. Estas mismas fuentes detallaron posteriormente que "se recibieron advertencias de usuarios ciclistas de la afección que supone para su movilidad (deben hacer un recorrido más largo)" y que "atendiendo a las mismas, se procedió a la retirada de las señales para estudiar una solución global". En otras palabras: las quejas de los ciclistas en redes hicieron efecto y la Comunidad tuvo que dar marcha atrás.

En la siguiente imagen se puede observar, en rojo, el tramo de carretera donde aparecieron las señales; en azul, el carril bici alternativo.

El lunes, día 26 de septiembre, los grupos de WhatsApp y Facebook de las "grupetas" ardieron tras recibir noticias de la aparición de dichas señales y de las multas que estaba poniendo la Guardia Civil. Tomás, un ciclista que vive en Usera y suele salir a pedalear hacia el sur, fue uno de los primeros sancionados. "Volvía a casa de hacer una ruta en bicicleta, como tantas veces. Llevo años haciendo ese trayecto y lo tengo tan interiorizado que no vi la señal. Cuando subí unos kilómetros, me paró un Guardia Civil y me dijo que estaba prohibida la circulación por esa carretera", cuenta en conversación con EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. "Me quedé sorprendido. Le dije que había pasado por ahí muchísimas veces, que a diario pasan cientos de ciclistas. Él hizo referencia a la señal y me puso la multa. Yo dije que me parecía un error y él que era una manera de proteger al ciclista y de mejorar la convivencia. ¿Prohibiendo la circulación por una carretera con buen arcén en la que nunca ha habido ningún problema? Contestó que era un tema difícil y que podríamos hablar horas, pero que no cambiaría nada. Me dio la multa y me dijo que continuase. Pero si ahora estaba prohibido circular por esa carretera, ¿por qué me dejaba seguir? ¿No era contradictorio? Reconoció que no podía hacer otra cosa y le dije que se podía haber puesto donde estaba la señal. Creo que me entendió, pero me fui a casa con la primera multa de mi vida".

Tomás agradece hoy no haber pagado los 40 euros —el importe reducido si pagas la multa en menos de veinte días— en el acto. Porque, solo dos días después del disgusto, los mismos ciclistas que se rebelaron en redes informaron de que habían visto a los operarios retirar las señales (pusieron varias a lo largo de la carretera). Preguntados por qué pasará ahora con las multas, desde la Consejería de Transportes aseguran estar a espera de instrucciones de la Dirección General de Carreteras, aunque la competencia de estas sanciones la tiene la Guardia Civil, que acude a puntos concretos por decisión propia o instada por la Delegación de Gobierno, no directamente por la Comunidad. Rafael Fernández, un ciclista que en sus redes habla de seguridad vial, explica a este diario que la Comunidad de Madrid debería "solicitar formalmente a la Guardia Civil la anulación de todas las denuncias" que se pusiesen en los tres días que duró el "error de comunicación".

Una zona siempre llena de ciclistas

La carretera en cuestión bordea Perales del Río, un barrio que pertenece a Getafe pero que está a cinco kilómetros, separado de su núcleo urbano. La zona siempre está llena de ciclistas porque bordeando Perales, por el otro lado, hay un carril bici que sube hasta el cerro de La Marañosa. Los ciclistas usan la carretera por distintos motivos: para llegar hasta el carril desde Getafe y otros municipios del sur y viceversa, para alargar el viaje si han salido a hacer deporte o para evitar el carril bici si está lleno, porque, sobre todo en fin de semana, es muy popular. La vía tiene una intensidad del tráfico motorizado baja, de entre 4.300 y 7.000 vehículos al día (por una autopista 'normal' de entrada a Madrid pasan más de 100.000 vehículos al día), mientras que en la aplicación de rutas Strava aparece como una de las que más actividad ciclista registra en toda la región. Desde 2016 no se ha registrado ningún accidente mortal con bicicleta involucrada en esta carretera; de hecho, el más reciente que aparece en la hemeroteca es el de una ciclista agredida con dos disparos de escopeta de aire.

Noticias relacionadas

Las señales no solo prohibían a las bicicletas circular, sino que las obligaban a usar el carril bici: bien el que bordea Perales hasta Madrid o bien otro estrecho y descuidado dirección Getafe.

El código de circulación permite la "ordenación especial del tráfico por razones de seguridad o fluidez de la circulación" y la prohibición "total o parcial" de la circulación a determinados vehículos. Obligando a las bicicletas a ir por el carril bici, denuncia Fernández, también las obligas a cometer una infracción, porque ese carril bici termina "en la nada" y para continuar hacia Madrid hay que cruzar una carretera (otra opción es ir por un parque por caminos de tierra). "Lo que tienen que hacer es preocuparse por arreglar las carreteras de la zona sur, que están maltratadas. Aquí no hay casi señales de 'precaución: ciclistas' como las que hay en el norte", zanja este ciclista experto en seguridad vial.