NUEVA ORDENANZA DE LIMPIEZA

Madrid se rebela contra el ruido y la suciedad: nuevas multas contra el botellón, el abandono de residuos y las pintadas

  • Hasta 2.000 euros por botellón y grafitis, 200 por dejar el cartón fuera de los contenedores o 750 euros por reciclar vidrio a deshoras

  • La nueva Ordenanza de Limpieza recrudece las multas contra quienes generan residuos y molestan el descanso vecinal

Restos de un botellón en Valencia.

Restos de un botellón en Valencia. / EP

4
Se lee en minutos
EPE

Madrid quiere acabar con el exceso de ruido nocturno y con la suciedad de las calles. El borrador de la nueva ordenanza de limpieza decretada por el Ayuntamiento contempla multas de hasta 2.000 euros por la generación de residuos en los botellones; de entre 200 y 2.000 euros a quienes dejen grandes cajas de cartón fuera de los contenedores, e incrementará las sanciones a los grafiteros, a quienes también se les repercutirá el coste de la limpieza de las pintadas.

La norma también estipulará que los residuos de vidrio solo se podrán depositar en el contenedor verde entre las ocho de la mañana y las diez de la noche y estará prohibido hacerlo en las horas restantes. Asimismo, incluye otras novedades, como la obligación de poner en las mesas de las terrazas de hostelería ceniceros y papeleras o que en las comunidades de más de cien viviendas haya un contenedor para el aceite vegetal.

De esta forma, la nueva ordenanza de limpieza de los espacios públicos, gestión de residuos y economía circular persigue luchar contra la generación de residuos y la contaminación acústica. El texto se someterá ahora a información pública durante un mes y, como ha avanzado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, previsiblemente a finales de año se elevará al pleno para su aprobación definitiva.

La nueva regla se basa en el principio de la “concienciación” de los ciudadanos sobre la necesidad del reciclaje con el objetivo de “cumplir” con las exigencias de las normativas españolas y europeas que, en los últimos tiempos, se han puesto en vigor, ha destacado Carabante.

Lucha contra la suciedad y el ruido

Primera norma contra los residuos de los botellones

En materia correctiva, el anteproyecto incluye por primera vez la regulación específica para la lucha contra el abandono de residuos por botellón para acabar con esta práctica en la ciudad.

Para ello, el régimen sancionador eleva la tipificación de estas infracciones de leves a graves, incrementando el importe de las multas de los 600 euros actuales a los 2.000 euros. Hasta ahora se equiparaba tirar un residuo menor a la vía pública con dejar grandes residuos como los que generan estos eventos.

Por ejemplo, la conducta sancionadora de tirar un papel a la vía pública era la misma que dejar en el suelo varias botellas o vasos.

El delegado ha explicado que, en el caso del botellón, se ofrecerá “siempre”, con carácter alternativo, la “prestación social sustitutoria” para poder eludir el pago de la sanción, a través de trabajos a la comunidad.

“Queremos que haya mucha prestación sustitutoria porque repara el daño y tiene un ejemplo ejemplarizante de concienciación, porque tal y como dicen muchos de esos jóvenes, cuando finaliza la participación en ese programa, muchos se convierten en embajadores de la limpieza, porque se dan cuenta de lo costoso que es limpiar”, ha subrayado.

"Tolerancia cero" con los grafitis

Continuando con la política de "tolerancia cero" que ha emprendido el actual equipo de Gobierno con los grafitis, a pesar de que las multas por realizar pintadas vandálicas se elevaron en 2020, con la nueva normativa, las sanciones por “grafitear” cualquier superficie de la capital partirán de un importe mínimo de 2.000 euros la sanción hasta llegar a los 3.000 euros.

Ahora, la sanción leve por realizar pintadas en mobiliario urbano/muretes/pilares/puertas es de 600 euros. Además, por primera vez, todo grafiti irá asociado, al margen de la propia sanción, a la exigencia de la reparación de los daños.

En caso de reincidencia, la normativa autonómica contempla cuantías de 600 a 6.000 euros para las pintadas vandálicas. El Ayuntamiento de Madrid castigará estas infracciones repetitivas con un importe de salida de los 4.000 hasta los 6.000 euros que puede alcanzar.

Sanciones por dejar cartones fuera del contenedor

Otro hábito mal asentado en la ciudad de Madrid es el depósito de grandes cajas de cartón al lado de los contenedores, perjudicando la imagen de limpieza. Esta práctica pasará a sancionarse de una media de 200 euros a los 2.000 euros.

Por otro lado, ante el auge de los embalajes de cartón, el texto obliga por primera vez a los establecimientos que cuenten con el servicio comercial de recogida “puerta a puerta”, a no depositar los residuos de esta índole en los contenedores instalados en la calle.

Restricciones a la publicidad

También con 750 euros se multará las actuaciones relacionadas con la publicidad que ensucien la ciudad. Como novedad, se prohíbe la colocación o el abandono de folletos, octavillas o cualquier otro material publicitario en marquesinas de autobús, portales o cualquier otro lugar no habilitado para tal efecto.

El anteproyecto mantiene el articulado anterior sobre esta materia en el que especifica que queda prohibido desgarrar, arrancar o tirar carteles, pancartas, adhesivos o cualesquiera otros elementos similares que ensucien las vías o espacios públicos.

Mantiene, además, que el reparto domiciliario de publicidad se realizará de forma que no genere suciedad en la vía y espacio público.

Contenedores de aceite para las comunidades

Con respecto al reciclaje del aceite, ha aclarado que el Ayuntamiento será el responsable de “facilitar” los contenedores a las comunidades de vecinos y de “verificar” si se puede llevar a cabo la instalación a nivel técnico, en tanto que estos recipientes “no se sacan a la vía pública” sino que son las empresas de limpieza “las que tienen que entrar” a las comunidades de vecinos

Noticias relacionadas
Temas

Reciclaje