AYUNTAMIENTO DE MADRID

Las ayudas que prometió Almeida para el IBI pueden condicionar sus próximos presupuestos

  • Quedan 15 días para empezar a tramitar el segundo pago del IBI y el Ayuntamiento tiene pendiente poner en marcha la bonificación a las familias con viviendas con un valor catastral inferior a 300.000 euros

  • Esta semana está prevista una reunión de seguimiento del acuerdo de presupuestos entre el equipo de Hacienda y el Grupo Mixto

El alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida en un encuentro de la semana pasada con su homólogo Eric Adams en Nueva York.

El alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida en un encuentro de la semana pasada con su homólogo Eric Adams en Nueva York. / EFE / Javier Otazu

5
Se lee en minutos

El impuesto del IBI protagonizó la negociación de los presupuestos de 2022 a finales del año pasado en el Ayuntamiento de Madrid y el cumplimiento de lo pactado entonces puede condicionar las negociaciones un año después. El documento finalmente aprobado recoge que las familias con viviendas con un valor catastral inferior a 300.000 euros recibirán una ayuda que compense la carga fiscal que supone este impuesto y esa ayuda debería dejarse notar en el tercer trimestre del año. José Luis Martínez Almeida y sus asesores se resistieron en su momento a esta medida y su ejecución, aún pendiente, puede marcar la dirección de los presupuestos un año después.

La segunda cuota del IBI debe pagarse entre el 1 de octubre y el 15 de noviembre

Este gravamen, cuya cuantía se calcula en función del valor catastral de la vivienda, se paga en dos tramos y el segundo está apunto de ser aplicado. Quedan 15 días para empezar a tramitar la segunda cuota (debe pagarse entre el 1 de octubre y el 15 de noviembre) y el Ayuntamiento tiene pendiente poner en marcha la bonificación pactada con los ediles de Recupera Madrid, que facilitaron finalmente los presupuestos tras varios días de tensas negociaciones, una vez que Vox apostó por dar la espalda al alcalde.

Repaso de lo acordado

Hoy lunes se celebra la comisión de Hacienda y ni el cumplimiento de los presupuestos aprobados ni la negociación de los siguientes están oficialmente sobre la mesa en la agenda del día. Pero sí lo estarán en la reunión de seguimiento que está prevista para esta semana entre el equipo de la Delegada del área, Engracia Hidalgo, y los concejales del Grupo Mixto, según informan desde Hacienda. Y el cumplimiento de las ayudas prometidas a estas familias será uno de los asuntos principales.

A escasos días de que finalizara el plazo para la aprobación de los Presupuestos de 2022, el equipo de Gobierno logró pactar con los llamados carmenistas un documento final que permitiera a las tres partes (PP, Ciudadanos y Recupera Madrid) tener un discurso propio con el que defender el global de las cuentas municipales. En total, se incluyeron alrededor de 60 medidas propuestas por los ediles de Recupera Madrid, y entre todas ellas había dos que generaron especial ruido por haber sido las que inclinaron la balanza hacía el sí de estos concejales del Grupo Mixto: nombrar hija predilecta de Madrid a Almudena Grandes, fallecida justo unos días antes de cerrar aquellos presupuestos, y la renuncia de Almeida a una bajada generalizada del IBI pero que incluyera una ayuda para las viviendas con un valor catastral de 300.000 euros.

Negociaciones siempre al límite

El equipo de Gobierno se ha especializado en sacar adelante los presupuestos en el último momento. Le ocurrió con Vox en su primer año de legislatura, que no dio el visto bueno hasta el final, y le ocurrió el año pasado, cuando el grupo que pilota Javier Ortega Smith se negó a negociar nada porque Almeida sacó adelante con el Grupo Mixto la ordenanza que incluía una nueva versión de Madrid Central, a la que ellos se oponían frontalmente. Los entonces cuatro ediles de este grupo municipal, que entonces apenas tenía unos meses de vida tras haberse escindido de Más Madrid, vieron su oportunidad en la necesidad de Almeida y Villacís, a quienes les faltaban tres votos para los presupuestos, y decidieron poner sus condiciones sobre la mesa. La negociación estuvo a punto de saltar por los aires varias veces, pero al final los apoyaron. El resultado incluyó descalificaciones de Vox para el alcalde, y críticas de los otros partidos de izquierda, Más Madrid y PSOE, tanto al PP como a Recupera Madrid.

Este año el panorama no es exactamente el mismo, pero las opciones de Almeida vuelven a girar en torno a Vox o el Grupo Mixto, con el condicionante de unas elecciones municipales a la vuelta de los presupuestos que impregnarán las decisiones políticas de todos los partidos en los próximos meses. Vox tiene que decidir si está por la labor de facilitar unos presupuestos a un partido, el PP, que puede reabsorber a parte del electorado que una vez se cobijó bajo las siglas de Santiago Abascal. Además, está por definir aún quién puede ser el candidato de Vox a la alcaldía de Madrid en mayo y es probable que eso también condicione las estrategias o decisiones de esta formación respecto a su competición con el PP.

Juego rocambolesco

El cumplimiento de las ayudas para hacer frente al IBI serán determinantes para saber si los integrantes del Grupo Mixto se sientan a negociar con el equipo de Gobierno. El alcalde ha vuelto a decir, como hizo el año pasado, que pretende que Vox siga siendo su socio preferente. Pero para Almeida y Villacís saber de antemano si cuentan con la opción de los carmenistas será fundamental para saber cómo orientan el presupuesto, si pensando exclusivamente en los hipotéticos apoyos de Vox o mirando de reojo a los del mixto. En este último caso, la negociación de estos presupuestos puede convertirse en un juego político totalmente rocambolesco, teniendo en cuenta que las conversaciones tendrán que darse a varias bandas.

De los cuatro ediles de Recupera Madrid que el año pasado se sentaron a la mesa, hoy quedan tres, pues uno, Felipe Llamas, dimitió precisamente porque no estaba de acuerdo con el resultado y con que una formación conceptualmente de izquierdas regalara los presupuestos a un alcalde del PP. Pero de los tres ediles que forman hoy el Grupo Mixto, dos, Luis Cueto y José Manuel Calvo, tienen una estrategia electoral bajo el paraguas de Recupera Madrid y quieren presentarse a las elecciones de mayo con una agrupación electoral, y una, Marta Higueras, ha decidido desvincularse de esta iniciativa y reivindica su papel como único concejal independiente en el Pleno. Además, esta última ha declarado públicamente que, vistos los incumplimientos del acuerdo firmado el año pasado, hoy no estaría por la labor de apoyar nada, aunque reconoce que todo dependerá de lo que pueda suceder en las próximas semanas, tanto del grado de cumplimiento del pacto como de las nuevas propuestas que puedan presentarse para las cuentas de 2023.

Esto provoca que cada una de estas partes quiera, previsiblemente, negociar de forma autónoma, y el cruce de papeles entre los equipos de gobierno (a su vez sustentado en una coalición de dos partidos) y los tres concejales del Grupo Mixto tenga que multiplicarse complicando más una negociación que de por sí ya suele ser ardua y compleja.

Noticias relacionadas