MADRID

Ayuso se lleva su festival de la Hispanidad a Barcelona

  • Se han programado dos conciertos en el Teatro Apolo de Barcelona para el 10 y el 12 de octubre, que se suman a la primera edición del Primavera Sound para junio de 2023 en Madrid y varias exposiciones de fotógrafos catalanes en la capital

  • La Comunidad alega que más allá de la política, hay intereses económicos en los lazos culturales que se intentan construir con la Ciudad Condal.

La primera edición del Festival de la Hispanidad en Madrid se celebró en 2021 bajo el lema Todos los acentos caben en Madrid.

La primera edición del Festival de la Hispanidad en Madrid se celebró en 2021 bajo el lema Todos los acentos caben en Madrid. / EFE/Luca Piergiovani

4
Se lee en minutos

La Comunidad de Madrid puso el año pasado todo su empeño en que la celebración del 12 de octubre trascendiera el tradicional desfile militar que hasta entonces copaba los actos institucionales del Estado para esta festividad. Este año, la segunda edición del Festival de la Hispanidad organizado por el equipo de Isabel Díaz Ayuso vuelve a dar muestras, con más de 100 actividades programadas, de ese deseo de convertir esta fecha también en una fiesta de encuentro cultural con los distintos países latinoamericanos. Pero, además, esta vez, Ayuso ha dado un paso más y se lleva su fiesta de la Hispanidad a Cataluña.

Entre las múltiples actividades que entre el 4 y el 14 de octubre invitarán a los madrileños a descubrir la cultura latinoamericana, se han incorporado dos en Barcelona con la idea de que se repitan también en Madrid. Una suerte de puente aéreo cultural. Así, el Teatro Apolo de la Ciudad Condal acogerá los días 10 y 12 de octubre dos conciertos bajo el paraguas de la Hispanidad: ¡Suena Perú! Nuevo Sonido Peruano será el primero, y el mismo día de la festividad estarán en la ciudad catalana la Coral Kudyapi (Filipinas) y la Orquesta Cruz Díez (Venezuela), que, tal y como informan desde la Consejería de Cultura, "ese mismo día actuará con otra de sus agrupaciones en el Escenario Hispanidad, en Madrid".

Trío turístico

La consejera del ramo Marta Rivera de la Cruz lleva meses advirtiendo de que la cultura es el espacio más fácil con el que tender puentes con Cataluña y en su equipo reconocen que están en ello no solo por una cuestión política o ideológica sino también económica. El turismo supone aproximadamente el 7% del PIB de la Comunidad de Madrid y los turistas de largo radio y alto poder adquisitivo, como los que llegan desde Estados Unidos y Asia, no viajan a una única ciudad sino que, cuando llegan a España, explican, suelen meter en el mismo paquete varios destinos como Madrid, Barcelona y Sevilla, entre otros. "Si el turismo en Barcelona va bien, a Madrid le irá también bien, y todo lo que sirva para lanzar señales positivas de la situación en nuestro país es útil", advierten.

El número de visitantes extranjeros sigue siendo mayor en Cataluña, con 21,8 millones de turistas internacionales frente a los 6,9 recibidos en Madrid, según los datos de julio del INE. Pero el turismo en la región madrileña no ha dejado de crecer desde 2008 hasta el parón vivido por la pandemia, aunque está ya recuperándose a niveles pre covid. Y el MadCool de junio y la fiesta del Orgullo en julio tienen mucho que ver con los buenos datos, reconocen fuentes de la consejería. "El 30% aproximadamente del público de este festival viene precisamente del extranjero", apuntan las mismas fuentes, y son, como los que vienen al Orgullo, visitantes con una alta capacidad de gasto.

Catalanes en Madrid

Con estos datos en la mano, no es casualidad que se haya cerrado una doble ubicación por primera vez para el Primavera Sound, que el próximo año mantendrá su sede habitual en Barcelona pero se desdoblará y llegará también en junio a Arganda del Rey, en Madrid. Tampoco que la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid homenajeara a Frances Catalá-Roca en la última edición de PhotoEspaña celebrada en Madrid este verano. Como tampoco lo es que el el Canal Isabel II de Madrid dedique una retrospectiva a la fotoperiodista catalana Joana Biarnés en 2023.

La cultura debe entenderse como un "elemento aglutinador", apuntan en la consejería madrileña. Y convencidos de que estos años en los que el procés ha estado en ebullición han afectado negativamente a la imagen de Cataluña entienden que la cultura puede servir para combatir la imagen de inestabilidad que también afecta a Madrid como destino turístico.

Decía Rivera de la Cruz hace unos meses en un desayuno organizado en la capital que si España como país no es capaz de crear triángulos sólidos" será muy difícil captar a los turistas internacionales, porque no se van a mover, explicaba, para conocer solamente una ciudad. Madrid no crece en turistas a costa de Barcelona o el resto de Cataluña, pero en la Comunidad creen que si no se logra ofrecer una imagen de unidad sociocultural muchos turistas podrían elegir otros destinos fuera de España. De ahí la necesidad de lanzar puentes culturales.

Noticias relacionadas

Presidenta de Tabarnia

Otra cosa es que luego en el discurso político las cosas discurran o no por este camino. Mientras en la cúpula del Partido Popular intentan allanar el camino a los candidatos conservadores que se presenten en Cataluña con un discurso moderado y a la gallega, la semana pasada, Ayuso aceptaba ser investida presidenta en Madrid de la imaginaria Tabarnia un neologismo formado a partir de las palabras Tarragona y Barcelona y creado por una plataforma contraria al independentismo catalán. Los impulsores de esta asociación hacen un permanente uso del humor y el sarcasmo para confrontar las ideas secesionistas y Ayuso no dudó en participar en aquel acto a medio camino entre la política, la parodia y el esperpento.