MADRID DESTINO

El Ayuntamiento de Madrid gasta más de 50.000 euros por el mantenimiento de la inutilizada Serrería Belga

Interior del edificio de la Serrería Belga en el momento en el que se instalaba allí el antiguo Medialab Prado.

Interior del edificio de la Serrería Belga en el momento en el que se instalaba allí el antiguo Medialab Prado. / FLICKR

  • El edificio de la calle Alameda, 15, permanece cerrado desde el 30 de junio de 2021, momento en el que el Área de Cultura trasladó a los trabajadores de Medialab al Matadero, excepto para eventos muy puntuales

  • El Consistorio asegura a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que el servicio de mantenimiento "se engloba dentro de un contrato marco" para todos los centros culturales de la ciudad, pero ha asignado partidas particulares para distintas instalaciones

5
Se lee en minutos

El Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, de la que es máxima responsable Andrea Levy, decidió en febrero de 2021 que iba a trasladar Medialab Prado al Matadero.

El edificio que dejaba vacío lo adaptaría para instalar allí una suerte de centro de creación contemporánea. Lo llamarían Espacio Cultural Serrería Belga, en honor al uso que se dio anteriormente a esta construcción industrial del primer cuarto del siglo XX.

Desde que el 30 de junio de ese año los últimos trabajadores de Medialab abandonasen el edificio, la icónica Serrería Belga ha permanecido cerrada excepto para algunos eventos muy puntuales, algunos de Veranos de la Villa.

Pero no ha sido hasta este año, en concreto hasta el 22 de febrero, cuando se ha modificado el uso que el edificio tenía asignado desde mayo de 2012 hasta 2021, periodo en el que fue sede de Medialab Prado.

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó entonces la forma de gestión directa del servicio público para el Espacio Cultural Serrería Belga con los votos en contra de Más Madrid, PSOE y el Grupo Mixto.

La organización encargada de gestionar este nuevo centro sería Madrid Destino, que depende del Área de Cultura Turismo y Deporte.

Fue esta misma empresa pública la que licitó un contrato de servicio de mantenimiento integral y asistencia a eventos para las instalaciones de la Serrería Belga, el Faro de Moncloa y el Centro Cultural de Daoiz y Velarde. Para este último, los servicios de mantenimiento comenzarían una vez estuviesen acabadas las obras para subsanar una gotera, que mantienen el centro del distrito de Retiro cerrado desde hace más de tres años.

Este contrato se tramitaba por un valor estimado de 428.195,27 euros sin impuestos. Finalmente, fue adjudicado como prórroga a la empresa Moncobra S.A. por 185.149,63 euros con impuestos y entró en vigor el 1 de marzo.

El mantenimiento del centro cultural de 3.718 metros cuadrados de la calle Alameda, 15, asciende, según cifras aportadas por el Ayuntamiento de Madrid a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, a más de 50.000 euros.

"La Serrería Belga cuenta con una partida presupuestaria en mantenimiento integral y de ascensores del edificio para 2022 de 51.123,78 euros, que se han previsto atendiendo al histórico de necesidades de mantenimiento que el pasado servicio cultural, Medialab Prado, venía exigiendo en el edificio de la Serrería", detallan desde el Consistorio.

El plazo de aplicación de este contrato es de 12 meses y podría prorrogarse una vez más por ese mismo tiempo. Por lo tanto, los servicios de mantenimiento de Moncobra estarían vigentes, al menos, hasta marzo del año que viene.

Según ha trasladado Más Madrid, la intención del Ayuntamiento que dirige José Luis Martínez-Almeida es abrir una de sus plantas en septiembre.

Madrid Destino tiene actualmente en licitación otro contrato de adaptación de la primera planta de la Nave Cenicero del espacio cultural Serrería Belga, así como de la museografía de la primera de las exposiciones temporales que acogerán en este lugar. El importe de licitación sin impuestos asciende a 272.785,14 euros.

Sin embargo, desde el Consistorio señalan que la apertura del centro está prevista "en su conjunto", aunque siempre condicionada a la "compleja situación actual de crisis de suministros y materiales existente".

La portavoz de la comisión de Cultura, Turismo y Deporte de Más Madrid, Pilar Perea, refleja que, "como remate del escándalo", el Ayuntamiento de Madrid pagaría el servicio de mantenimiento dos veces: primero, a través de la partida presupuestaría de 51.123,78 euros y, segundo, mediante el contrato de la Nave Cenicero, adjudicado al estudio Langarita y Navarro por un importe de 272.785 euros, que "también incluye el servicio de mantenimiento del centro". Así aparece recogido en el pliego técnico de la licitación de Madrid Destino.

Por su parte, desde el Área de Cultura sostienen para este periódico que el contrato de mantenimiento general del edificio de la Serrería Belga, como el resto de los edificios que gestiona Madrid Destino, "se engloba dentro de un contrato marco de mantenimiento general".

Se destina esa partida presupuestaria única al mantenimiento de todas las salas de los centros culturales de la ciudad de Madrid, ya que, según el Ayuntamiento, "supone una gestión mucho más eficiente de los recursos económicos".

A pesar de ello, en el listado de contratos que emitió Madrid Destino en los tres primeros trimestres de 2021, siguen apareciendo partidas específicas para el mantenimiento integral y asistencia a eventos desde el 1 de marzo al 31 de diciembre de 2020 en el Palacio Cibeles, en el antiguo Medialab Prado, en el Faro de Moncloa y en Daoiz y Velarde.

Dos millones en 2023

El Estudio Langarita y Navarro, encargado del proyecto de rehabilitación para el Medialab Prado, está elaborando desde 2021 el proyecto de diseño expositivo y gráfico, además del de adecuación, de los espacios expositivos de la primera planta de la antigua Serrería Belga, la Nave Cenicero.

El monto del contrato asciende a 272.785 euros e incluye la climatización de esa sala con carácter independiente del resto del edificio.

Las dos plantas y espacios comunes restantes aún no tienen proyecto de obras ni presupuesto para su apertura al público. Sólo se encuentra "en fase de licitación para su futura ejecución" el proyecto de interiorismo de la primera planta, agregan desde el Consistorio.

Desde Más Madrid recuerdan, tal y como se indicaba en el expediente que se llevó al pleno del Ayuntamiento en febrero, que el grueso del presupuesto, de un total de 1.996.000 euros, IVA no incluido, será invertido en 2023. Por tanto, por lo menos hasta el año que viene no se harán las obras de adecuación del edificio y no podrá prestar servicio a los ciudadanos.

El Ayuntamiento tiene pensado instalar un espacio enfocado a la restauración, como ya ocurrió con Medialab Prado.

Pilar Perea destaca que el Consistorio no puede implantar en Serrería Belga el denominado Espacio Gastronómico que pretenden crear de nueva planta, como consecuencia de la aplicación de la Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) del distrito Centro.

"Por el empeño de cerrar Medialab, en lugar de introducir cambios para mejorar su objeto o funcionamiento, no van a poder meter la joya de la corona", refleja la concejala de Más Madrid.

Noticias relacionadas