COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

Andrea Levy cree que el espionaje a Ayuso fue un "rumor no probado" mientras que califica el caso Pegasus de "escándalo"

  • La delegada de Cultura del Ayuntamiento de Madrid afirmó el lunes, cuando se conoció que los móviles de Sánchez y Robles habían sido infectados: "Si ya ellos se espían a sí mismos, es un descontrol"

  • Inmaculada Sanz (PP) dice en la octava sesión de la Comisión de Investigación por el presunto espionaje a la presidenta que no advirtió a Cs sobre este asunto porque era un "rumor" que tenían que verificar

La delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, durante la octava sesión de la comisión de investigación del supuesto espionaje a Isabel Díaz Ayuso a través de medios municipales.

La delegada de Cultura, Turismo y Deporte, Andrea Levy, durante la octava sesión de la comisión de investigación del supuesto espionaje a Isabel Díaz Ayuso a través de medios municipales. / EFE

4
Se lee en minutos

"Si ya ellos se espían a sí mismos, es un descontrol". Con estas palabras se refería Andrea Levy, delegada del Área de Gobierno de Cultura, Turismo y Deporte, el lunes al espionaje al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la ministra de Defensa, Margarita Robles, a través del sistema Pegasus.

Lo que la expresidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP, cargo del que dimitió después de que se hiciese público que existían indicios de espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid y a su entorno desde el Ayuntamiento de Madrid, calificó de "escándalo" que estos miembros del Gobierno central hayan confirmado haber sido intervenidos a través de sus dispositivos móviles. En cambio, considera que el presunto espionaje a la mandataria popular eran tan sólo "rumores que no han conseguido ser probados". "Rumore, rumore", ha emulado a Raffaella Carrà "como delegada de Cultura". "Ayuso dio por buenas las declaraciones del alcalde zanjando esta cuestrión", ha agregado.

El ex secretario general del PP, Teodoro García Egea, fue quien le encargó como presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP, que abriese un expediente informativo sobre Isabel Díaz Ayuso, según ha aclarado en la octava sesión de la Comisión de Investigación por el supuesto espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y a su entorno.

La delegada de Cultura ha justificado que no dimitió de su puesto el 21 de febrero, como comunicó inicialmente a través de sus redes sociales, porque "se convocó un Congreso Nacional de mi partido" y tuvo que retrasar su salida del cargo. Por ello, pudo seguir ejerciendo y llegó a firmar una carta como presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP el 1 de marzo.

Andrea Levy ha indicado que supo que la presunta contratación de detectives desde el Ayuntamiento de Madrid iba a saltar a los medios de comunicación después de asistir a un espectáculo de danza en el Centro Cultural Conde Duque. Posteriormente, en la misma intervención, ha asegurado que se enteró del supuesto espionaje en una reunión del grupo municipal previa a la rueda de prensa de Almeida.

A su vez, ha aclarado que el espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid o su entorno "no ha sido objeto de ninguna reunión en la que yo he estado presente", por lo que confirma que no fue informada con anterioridad de la información que José Luis Martínez-Almeida hizo pública en la rueda de prensa del 17 de febrero.

Por su parte, la portavoz del Ayuntamiento y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, ha afirmado que ella se enteró del supuesto espionaje a través del alcalde, que es quien se lo comunica en el mes de diciembre. Otros concejales y, según han declarado en esta comisión, fueron informados el 17 de febrero, momento en el que el regidor se disponía a hacer pública esa información ante los medios, pero Sanz desconocía los detalles concretos de cómo se trasladó esta información entre el resto del grupo municipal popular.

La portavoz municipal, Inmaculada Sanz, durante su comparecencia en la octava sesión de la comisión de investigación del Ayuntamiento de Madrid.

/ EFE

El primer edil, según ha señalado la portavoz, tiene conocimiento de la información de la presunta investigación llevada a cabo por detectives a Ayuso y su entorno gracias a "una persona de su confianza" cercana a la presidenta con la Comunidad de Madrid. En esa reunión, Almeida comunicó a la portavoz "lo mismo" que trasladó luego ante los medios de comunicación.

Sanz ha declarado que le pareció "correcta" la decisión de Almeida de hablar con el presidente de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo y titular de Vivienda en el Ayuntamiento de Madrid, Álvaro González (PP), para esclarecer los hechos. Asimismo, ha indicado que, desde el PP, no trasladaron los indicios que les habían llegado a Cs, su socio de Gobierno, porque era un "rumor que nos preocupaba", pero decidieron verificar antes la información.

La portavoz ha asegurado que tampoco habló con Génova de esta situación "en ningún momento", ya que "Génova es un edificio", ha añadido a preguntas de la concejala de Recupera Madrid Marta Higueras. No obstante, ha aclarado que no habló "con nadie del Partido Popular sobre este asunto".

Ha agregado que sólo conoció que podría estar implicada en el presunto espionaje la EMVS, pero no la Empresa Municipal de Transportes (EMT), como apuntan algunas líneas de investigación.

Inmaculada Sanz ha declarado que el resto de grupos municipales "ya tienen escritas" las conclusiones a las que se debe llevar en esta Comisión de Investigación, por lo que considera que "se va a esclarecer bastante poco". Para la portavoz, los grupos de la oposición "tienen interés de que esto le suponga un problema al Gobierno" municipal de José Luis Martínez-Almeida.

En esta octava sesión de la Comisión de Investigación, que se celebra en el salón de usos múltiples del Edificio de Grupos Políticos, también están llamados a comparecer Daniel Hidalgo, director general de Comunicación del Ayuntamiento de Madrid, e Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid.

Noticias relacionadas