MADRID

El presidente de Quirón reforma un edificio frente a la Puerta de Alcalá para hacer pisos de lujo y una piscina en el ático

Vista del edificio situado en Plaza de la Independencia, 2, que será reformado.

Vista del edificio situado en Plaza de la Independencia, 2, que será reformado. / ALBA VIGARAY

  • La intención del empresario asturiano Víctor Madera es reformar íntegramente el edificio, situado en el número 2 de la Plaza de la Independencia, y construir tres plantas de aparcamiento bajo rasante

  • Su empresa, Paisajes de Asturias, es conocida por restaurar palacios y casas señoriales en toda España

  • La obra, que deberá respetar la fachada, ya tiene el visto bueno de Patrimonio, y está a la espera de que la Junta del distrito de Salamanca le dé un último permiso para la entrada al parking

4
Se lee en minutos

El empresario Víctor Madera, presidente no ejecutivo de Quirón Salud y administrador único de Paisajes de Asturias, empresa propietaria del emblemático edificio situado en el número 2 de la Plaza de la Independencia, frente a la Puerta de Alcalá, planea reestructurar todo el inmueble, excepto su fachada, que está protegida.

Según fuentes cercanas a la operación consultadas por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, la idea de la empresa es derribar todo el edificio, excepto la parte frontal, y levantar de nuevo las ocho plantas actuales para que alberguen apartamentos de lujo y una piscina en la azotea, que tendría unas vistas privilegiadas al parque del Retiro. El proyecto también contempla construir tres plantas de aparcamiento bajo rasante. 

La ambiciosa operación, que se desarrollará en el centro neurálgico de la capital, cuenta ya con el dictamen favorable de la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento de Madrid, y está solo pendiente de la autorización municipal para la ocupación subterránea del suelo. 

La idea del impulsor del proyecto es que las tres plantas de parking tengan su entrada por el aparcamiento municipal de la calle Serrano, para lo que necesitan la autorización de la Junta de distrito de Salamanca. 

Al fondo, en el medio, el edificio que será reformado; en primer plano, la Puerta de Alcalá.

/ ALBA VIGARAY

Fuentes de la Junta explicaron ayer que el permiso ya está en tramitación pendiente del informe de la asesoría jurídica. Según ha sabido este periódico, las plantas bajas y primera del inmueble, que data del año 1900 y dispone de un total de 4.180 metros cuadrados, según los datos del Catastro, tendrán uso comercial y el resto serán viviendas. 

En la actualidad, en los sótanos del edificio, que hace esquina con la calle Salustiano Olazága y que está frente a la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid, está la coctelería "clandestina" The Kave, del grupo Ramses.  

Las oficinas de esta reconocida empresa dedicada a la gastronomía, los eventos y el Lifestyle, que tiene su restaurante principal en el aledaño número 4 de la Plaza de la Independencia, están precisamente en la planta baja del edificio que se va a reformar. Otra empresa de abogados ocupa uno de los dos pisos de la quinta planta, según reza el cartel informativo de la entrada.   

El codiciado inmueble era propiedad de Catalana Occidente hasta diciembre de 2017, cuando fue vendido por 25,57 millones de euros, tal y como reveló en su día el periódico La Información

La identidad del comprador se mantuvo en secreto entonces, pero según los datos que constan en el Registro de la Propiedad y que obran en poder de EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, el solar, de 565 metros cuadrados, pertenece a Paisajes de Asturias S.L.

De acuerdo a los datos de la finca, "la planta baja tiene portal de entrada, caja de escalera principal y dos viviendas, una a la derecha y otra a la izquierda entrando, y cada uno de los siete pisos altos está habilitado para dos viviendas. En la disposición general se incluyen tres patios de ventilación e iluminación de toda la casa y escalera de servicio". 

Imagen de la entrada al edificio de Plaza de la Independencia, 2. 

/ ALBA VIGARAY

La fachada, cuyos 14.000 ladrillos aplantillados y de tejar deberán permanecer intactos durante la obra, de acuerdo a Patrimonio, luce una placa en recuerdo del expresidente del Gobierno Eduardo Dato, que fue asesinado frente al edificio hace 101 años.  

La sociedad Paisajes de Asturias, dirigida por el millonario vinculado a la salud, es conocida por comprar y rehabilitar edificios señoriales y palacios. La empresa tiene un activo de 216 millones de euros, según sus datos financieros de 2020.

El médico y empresario Víctor Madera, consejero delegado del Grupo Quirón hasta 2017 y que acumula junto a su familia una fortuna valorada en 500 millones de euros, según la revista Forbes, tiene propiedades emblemáticas en Asturias, Menorca, Madrid, Galicia o Extremadura. 

Buena parte de la fortuna que atesora la consiguió en acciones del gigante sanitario alemán Fresenius cuando este adquirió el cien por cien de Quirónsalud, de cuyo grupo médico, el más importante del país, Madera sigue al frente como presidente no ejecutivo.

Palacios

En su lista de propiedades en Asturias figura el palacio del Cercáu de Llanes, una joya de finales del siglo XVI; las Torres de Donlebún, en Barres; el palacio de Trenor, en Figueras, y palacio del Marqués de Santa Cruz, en el centro de la capital castropolense. Completan la lista el palacio Villa Excelsior de Luarca (Valdés) y el palacio de los Duque de Estrada, conocido como "la Bombilla", también en Llanes, según refirió en su día La Nueva España.

Madera tiene, además, otras propiedades, como el palacio Torres de los Morenos, en Ribadeo (Lugo), una finca de más de 200.000 metros cuadrados en Formentera, una casa de campo en Fresnedillas de la Oliva (Madrid), tres apartamentos en la calle Valenzuela (entre Alcalá y el Retiro) y una mansión de lujo en la urbanización Calo del Real en Sant Josep de Sa Talaia (Islas Baleares).

Según explicó el propio Madera a principios de 2019, cuando le fue entregado el premio de la Fundación de Casas Históricas y Singulares de España, su objetivo a la hora de hacerse con estos palacios y casas emblemáticas es “lograr la sostenibilidad de estos edificios, y que no sea un marrón para hijos y nietos”.

Noticias relacionadas