LA VIDA CONTIGO

Qué fue de… Geri Halliwell, la exmiembro de Spice Girls que recibió duros ataques por su descaro y rebeldía

En los años noventa formó parte del grupo femenino más exitoso de todos los tiempos. Hoy día se dedica a ejercer de madre y esposa

Geri Hallwell

Geri Hallwell / EFE (ARCHIVO)

Hace ahora justo tres décadas, una multitud de muchachas se presentó a una audición convocada en Londres por dos productores que querían formar una banda femenina que compitiera con los grupos masculinos que entonces dominaban el mercado de la música pop. Las cinco jóvenes escogidas para esa aventura —Mel B, Mel C, Geri Halliwell, Emma Bunton y Victoria Beckham— pasaron a ser bautizadas como Spice Girls y se pusieron a trabajar con ahínco en el que fue su álbum de debut, Spice (1996), del que por cierto coescribieron todas y cada una de las canciones. Ya desde el lanzamiento del primer single, Wannabe, las calles se empezaron a llenar de niñas que vestían como ellas e imitaban sus canciones tanto en casa como en la escuela o con su grupo de amigas

Gracias a su descaro y magnetismo, las cinco chicas picantes reventaron las listas de ventas y generaron cientos de millones en patrocinios. “Criticaban las preguntas de los periodistas si no les gustaban y hablaban abiertamente sobre sexo, masturbación o menstruación”, escribió el periodista Juan Sanguino en su libro Cómo hemos cambiado. “Además, representaban roles femeninos por los que cualquier mujer vería su reputación destruida o por los que cualquier niña sufriría bullying en el colegio: por ser demasiado masculina (Sporty), por ser una pija (Posh), por ser demasiado infantil (Baby), por ser ruidosa (Scary) o por ser demasiado sexual (Ginger)”.

Como es lógico pensar, la vida de todas ellas pasó a ser sometida a escrutinio público. Sobre todo la de Geri, que fue la que puso de moda el lema Girl power (poder femenino) en un momento en el que el término ‘feminismo’ no estaba muy bien visto. "Hemos creado un movimiento, somos más que un grupo", dijo una vez. "Es como el feminismo de los sesenta, revitalizado para los noventa, pero esta vez puedes llevar sujetador y todo el maquillaje que quieras, seguir siendo inteligente y tener pelotas".

Hija de una aragonesa emigrada a Watford (Inglaterra), Geri ha comentado que su infancia transcurrió en el seno de una familia trabajadora y, aunque no todo fueron momentos felices, estuvo llena de amor. "Mi papá era un hombre muy inglés, lector de periódicos e inteligente, pero nunca llegó a desarrollar todo su potencial", contó a The Guardian. "Mi madre era muy trabajadora, una mujer latina. Eso era un auténtico cóctel de culturas. Creo que en la escuela no logré lo que podría haber logrado. Siempre estaba un poco distraída. Me iba bien, pero no me concentraba".

Seguramente no lo hacía porque ya entonces ansiaba la fama. De hecho, tras acabar el Bachillerato trabajó como relaciones públicas y gogó en la discoteca BCM de Mallorca y ejerció de modelo, pensando que eso la ayudaría a conquistarla. Cuando a mediados de los noventa alcanzó el estrellato con las Spice Girls, algunos periodistas escarbaron en su pasado para intentar humillarla y desacreditar su trabajo.

"No me sorprendió, porque cuando nos juntamos por primera vez sabía que al final saldrían a la luz", respondió cuando le preguntaron cómo reaccionó al ver publicadas unas fotos suyas en las que aparecía desnuda. "Eso es algo que hice y que forma parte de mi pasado. No me avergüenzo de ello. Había chicas que trabajaban vendiendo fish & chips y yo era modelo de desnudos. No es para tanto".

Los problemas con la prensa

1997 fue un año frenético para las Spice Girls, que en octubre visitaron Granada para presentar mundialmente su segundo trabajo, Spiceworld, que llegó al número uno en todo el mundo y vendió más de trece millones de copias. Ese mismo otoño, las cantantes despidieron a su representante, Simon Fuller, al que debían su fama y fortuna, y también estrenaron una película musical sobre el fenómeno de la Spice manía que les sirvió para alzarse con una nominación a los premios Razzie. Bastantes periodistas culturales se pusieron en esa época de parte de Fuller, sabedores de que el empresario era un tipo con poder y contactos dentro de la industria, y otros tantos aprovecharon para empezar a hacer hincapié en la idea de que Spice Girls había perdido su chispa.

Desde ese momento, la relación de las cantantes con la prensa sensacionalista se fue deteriorando cada vez más. Richard Jones, director de la gira mundial que emprendieron en 1998, contó en el documental Spice Girls. El precio del éxito que los articulistas británicos magnificaban cualquier cosa que les sucedía a las chicas para crear una historia atrayente para el público: "Se convirtió en algo muy personal, y empezaron los ataques desagradables a nivel individual [...]. Creo que la gente se sentía intimidada y tenía miedo de ese poderoso grupo de mujeres jóvenes. Recuerdo que fueron sobre todo a por Geri. Ella era pura energía, directa, muy extrovertida y muy franca. La prensa decidió que era la matona del grupo".

Entre otras cosas, se criticó duramente que Geri se hubiese referido a la conservadora Margaret Thatcher como ‘la primera Spice Girl’ y se afirmó que fue ella quien encabezó el golpe para despedir a su mánager. Ginger Spice también se convirtió entonces en objeto de burla por parte de algunos compañeros de profesión. “¿Son tan jóvenes como dicen? Eso es lo que quiero saber. Si Geri tiene 24 años ahora, va a parecer una puta pasa cuando tenga 30”, apuntó en una ocasión Noel Gallagher, líder de Oasis. Toda esa situación fue minando la moral de una mujer que durante la etapa europea de su gira mundial se volvió bastante más reservada, y creó cierto mal rollo entre las integrantes de la banda.

Abandono del grupo

Finalmente, la pelirroja del grupo anunció en mayo de 1998 que acababa de abandonarlo por diferencias infranqueables con sus compañeras. Durante los siguientes meses mostró una faceta pública que la hacía parecer bastante segura y tranquila, pero también tenía un lado vulnerable más privado, que fue reflejado en un documental dirigido por Molly Dineen. "He leído en el Sunday Times una entrevista en la que Melanie B decía: ‘Desde que se ha ido Geri somos más fuertes que nunca. Ya no la necesitamos’. Sinceramente, eso lo dice todo, eso lo dice absolutamente todo", comentó en él, con evidente tristeza.

A pesar de todo, el espectáculo debía continuar y, en mayo de 1999, lanzó su esperado primer single en solitario, Look at me, en cuyo vídeo aparecía con diferentes versiones de ella misma, como metáfora de su propia reinvención como artista. Sus compañeras, que alrededor de esa misma época comenzaron a hacer carrera en solitario, se llegaron a enfrentar a Geri en las listas de éxitos, cosa que generó cierta crispación entre ellas.

Las Spice Girls se separaron en 2001, aunque las cinco chicas picantes reaparecieron juntas en 2007 para realizar una gran gira mundial. Entonces no tuvieron problema en admitir que todas se sentían más fuertes y empoderadas cuando estaban juntas. Su último regreso se produjo en 2012, en la clausura de los Juegos Olímpicos de Londres, y en 2019 volvieron a reunirse, esta vez ya sin Victoria, para regalar otra serie de conciertos a sus fieles devotos. Cuando un periodista les preguntó si hacían aquello porque andaban necesitadas de parné, Geri respondió que no, que lo hacían "de corazón, porque nos gusta y nos divierte. Pero también por los fans, que nos lo han pedido insistentemente".

Además de dedicarse a la música, la Spice de madre española ha explorado otras facetas creativas. En 1999 publicó una autobiografía, If Only, escrita en realidad por el australiano Michael Robotham, ganador del prestigioso Gold Dagger, donde se sinceró sobre lo duro que fue para ella gestionar su paso de adolescente insegura a superestrella del pop, o luchar contra los desórdenes alimentarios que explican algunos de los cambios en su peso.

Al emprender una carrera en solitario explicó igualmente que no le resultó sencillo acostumbrarse a una vida solitaria de viajes y ensayos: "Hay mucha presión, porque todo el mundo sigue insistiendo y diciendo que soy la artista femenina del Reino Unido con más éxito, con más números uno, y yo no dejo de pensar ‘Más vale que tenga éxito entonces. Si no consigo un número uno es como si hubiera fracasado’. En realidad ya no sé lo que es el éxito. Echo de menos la época de las Spice Girls. Cuando pienso en aquella época sonrío recordando los buenos momentos y los ratos tontos que teníamos. Cuando me fui del grupo me quedé muy muy triste y muy muy sola, porque no era consciente de que ellas formaban parte de mi vida. Teníamos una gran conexión".

Cambios en su vida personal

Su vida personal también experimentó un giro significativo con el paso de los años. En 2006 dio a luz a Bluebell Madonna, fruto de la relación que había mantenido con el guionista y cineasta Sacha Gervasi, a la que decidió criar sola. Y en 2009 conoció en un evento de carreras al magnate de la Fórmula 1 Christian Horner, con el que no empezó a salir oficialmente hasta 2014, pues no fue hasta entonces cuando él se divorció de la empresaria Beverly Allen, con quien tuvo una hija. A raíz de su boda, celebrada en 2015 en la iglesia St. Mary de Bedfordshire, Geri pasó a prescindir del apellido que la hizo conocida en todo el mundo, y en 2017 tuvo un hijo llamado Monty con su marido.

En los últimos tiempos, la británica de 51 años se ha dedicado a ejercer de esposa y madre adinerada, aunque cabe apuntar que en 2023 publicó una novela titulada Rosie Frost and the Falcon Queen y que alguna vez ha dicho que no le importaría volver a reunirse puntualmente con las Spice. Hoy día reside en la lujosa casa de campo que su marido y ella comparten en Oxfordshire, donde el clan disfruta de la compañía de tres burros, varias cabras y algunas gallinas.

"Solía tener una sensación de poder cuando actuaba, pero he perdido mi ego", señaló una vez. "No tengo ese impulso de ser una estrella. Quizá tenga algo que ver con el hecho de ser madre. En algún momento ese ‘yo, yo, yo’ se vuelve un poco aburrido. Cuando era más joven, me gustaba disfrutar de la adulación. Ahora prefiero estar tocando un piano".