NARCOTRÁFICO

Veinte kilos de farlopa en casa del 'Vaca': dormía sobre un millón de euros en cocaína rosa oculta bajo el colchón

Un juzgado de Madrid apura el juicio contra él y el resto de su banda

La Policía encontró efectivo, relojes y munición en su casa de Marbella

Alejandro Garrido, alias 'Vaca', es un presunto narcotraficante detenido en Marbella

Alejandro Garrido, alias 'Vaca', es un presunto narcotraficante detenido en Marbella / NACHO GARCÍA

Alberto Muñoz

Alberto Muñoz

Alejandro Garrido, más conocido como el 'Vaca', dormía sobre un millón de euros en 'cocaína rosa' que guardaba oculta en el canapé de su cama. La blanca, la de toda la vida, la que es cocaína de verdad y no una serie de químicos sintetizados y embellecidos con colorante, la rastrearon los perros de la Unidad Canina de la Policía por toda su casa, incluida la cocina y la habitación de una niña.

Según explica el sumario del caso que obra en poder de un juez de Madrid, y al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, cuando, a finales de 2022, los agentes terminaron el registro de su casa en Marbella, la báscula sumaba un alijo de valor millonario compuesto por 25 kilos y medio de farlopa y por 7 kilos y medio de una droga artificial y rosada que en las calles se conoce como tusi.

No fue lo único que encontró la Policía. Entre el inventario que hicieron aquél día, se encontraban 48.000 euros en efectivo, relojes, llaves de coches de alta gama y cargadores y proyectiles para una pistola de 9mm.

Cocaína rosa, o tusi, incautada debajo de la cama de 'El Vaca'

Cocaína rosa, o tusi, incautada debajo de la cama de 'El Vaca' / EPE

El "negocio más seguro del mundo"

Sin embargo, no fue el rastro de estos 30 kilos de polvo y pastillas los que llevaron a la Policía hasta allí, sino el de una maleta de 23 kilos de cocaína que el 'Vaca' y sus colaboradores colaron por el aeropuerto de Barajas. Lo hicieron, eso sí, con el beneplácito de la Policía, que quiso seguir su rastro para identificar a toda la organización.

Ahora, un tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid, que el viernes pasado escuchó su último alegato antes del veredicto, deberá decidir si les condena como narcotraficantes o si, en cambio, cree que los agentes encubiertos que destaparon la operación, y facilitaron el paso por la aduana, les indujeron a cometer el delito.

"Me lo vendieron como el negocio más seguro del mundo, como que tenían un control absoluto de Barajas. Puede que me eche tierra encima con esto que digo, y no sé si habría hecho otra cosa [para traer la droga] sin los agentes, pero lo que sé es que la única posibilidad que tenía en el aeropuerto era a través de ellos", explicó el viernes el narco.

Por lo sucedido con esa maleta, la Fiscalía pide para cada uno de los cinco acusados nueve años de prisión y una multa de 7 millones de euros por un delito contra la salud pública así como dos años de prisión más por pertenencia a grupo criminal. Por lo que guardaba en su casa, el 'Vaca', que tiene 42 años y antecedentes previos, tendrá que enfrentarse a otro juicio aparte.

Un alijo bajo la cama

Entre la documentación del caso se incluye un informe de la brigada científica de la Policía en el que estiman que el precio en la calle de la cocaína incautada al 'Vaca' en su casa era de al menos 5,5 millones de euros si se vendía por gramos. Allí, los agentes también se incautaron de MDMA, 2CB (o tusi, por su fonética en inglés), ketamina y otros compuestos con los que habitualmente se cortan y adulteran las diferentes drogas.

El tusi, que también se conoce con el nombre científico 2CB, 'pantera rosa' o, más comúnmente, como cocaína rosa (aunque no sea farlopa), es una sintetización de productos químicos que aspira a emular los efectos del éxtasis o el LSD, y se presenta tanto en polvo como en pastilla. Su color característico es simple colorante, márketin para hacer más apetecible un producto especialmente dirigido a los más jóvenes.

El 'Vaca' llegando al punto de intercambio en el que se produjo su detención

El 'Vaca' llegando al punto de intercambio en el que se produjo su detención / EPE

La Policía, que la describe como una "novedosa sustancia psicodélica y sintética", encontró siete kilos y medio de esta droga en una maleta debajo de la cama del narco. En el mercado, se calcula que podría alcanzar un precio de entre 100 y 140 euros por gramo, por lo que por los siete kilos y medio podría haber sacado entre 750.000 y un millón de euros.

Además, los agentes también se incautaron durante el registro de una pistola de fogueo que imita una 9mm real. Este arma no solo tiene, como explican los técnicos de la unidad de balística, "una capacidad intimidatoria", sino que también es capaz de disparar cartuchos detonantes y de gas irritante.

En España es ilegal tener una sin licencia y su uso está muy restringido. A pesar de que durante el registro se encontraron medio millar de balas para una 9mm auténtica, la pistola no estaba modificada para dispararlas.

Una de las pistolas de fogueo analizadas en el caso

Pistola intimidatoria incautada en el caso, capaz de disparar cartuchos explosivos y de gas / EPE

Agentes encubiertos

Según ha podido saber este periódico de fuentes del caso, el 'Vaca' se vio atrapado inicialmente en las redes de una operativa de agentes encubiertos que intentaba desarticular la llegada de droga por distintos puntos del sur de la Península.

Así, y eso es, al menos, lo que sostienen las defensas de algunos de los acusados, estos policías habrían 'seducido' al 'Vaca' y a sus colaboradores para que organizaran la llegada de cocaína por el aeropuerto de Barajas de Madrid, aunque también les habrían puesto sobre la mesa la posibilidad de utilizar otros puntos de entrada como el puerto de Vigo o Murcia.

"Es una vez que me ofrecen el pase por el aeropuerto cuando localizo a unos colombianos en Puerto Banús que ven viable la operación. Yo nunca había traficado antes con cocaína", declaró él el viernes. La Policía, sin embargo, sostiene lo contrario, que solo monitorizaron una operación ya en marcha.

El papel de los agentes encubiertos era, por tanto, el de posibilitar el paso por la aduana, por lo que también eran ellos quienes entregaron el producto en un hotel de Madrid. En el momento en el que se produjo el intercambio del dinero, y con la supuesta banda con un coche con doble fondo preparado ya para llevar la coca hasta Málaga, los agentes procedieron a la detención.