TRIBUNALES

El Pequeño Nicolás, a juicio por una pelea a punta de cuchillo: "No hay nada, han ocultado las cámaras"

Durante una pelea en un restaurante cortó a un empleado y huyó del lugar

La Fiscalía pide un año y nueve meses de prisión para él

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como ‘El Pequeño Nicolás’.

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como ‘El Pequeño Nicolás’. / ARCHIVO

Alberto Muñoz

Alberto Muñoz

Acusado de intentar agredir con un cuchillo y de golpear a un cocinero, Francisco Nicolás Gómez, más conocido como el 'Pequeño Nicolás', ha acudido hoy al Juzgado de lo Penal Número 14 de Madrid acusado de un delito de lesiones por el que la Fiscalía pide para él un año y nueve meses de prisión. "No he hecho nada, han ocultado las imágenes de las cámaras de vigilancia donde se ve que me roban el móvil y que yo no agredo a nadie", ha defendido ante este periódico a la salida de la vista.

Durante su declaración, el Pequeño Nicolás ha explicado a la jueza que aquella noche de noviembre de 2019 los empleados del restaurante, situado en la céntrica calle Orense de Madrid, habrían intentado robarle el móvil, razón por la que se enfrentó a ellos. Una vez que se lo devolvieron, dice, tiró un vaso de agua al suelo.

Los camareros y cocineros, que también han comparecido hoy, defienden por su parte que mostró signos de hostilidad desde el principio, y que el joven, ahora de 30 años, les lanzó directamente a ellos el vaso.

"Cuando entró se notaba que tanto él como su amigo estaban borrachos o drogados, no lo sé", ha apuntado la encargada de sala del restaurante, que ha asegurado que no quisieron pagar la cuenta.

Las imágenes no aparecen

Fruto de ese clima de tensión, coinciden todas las partes, Nicolás agarró un cuchillo de una de las mesas, y es en ese momento cuando uno de los cocineros se habría abalanzado sobre él para intentar arrebatárselo.

"Se puso un poco violento y les dijimos que se fueran. Me lanzó un golpe que me impactó en la cara y agarró un cuchillo de una de las mesas. Al intentar arrebatárselo me cortó la mano y fue cuando consiguió huir corriendo", ha explicado el hombre.

El Pequeño Nicolás ha asegurado a este periódico a la salida del juicio que lleva cinco años pidiendo que se aporten las imágenes de las cámaras de vigilancia. En ellas, dice, se atestigua el momento en el que le roban el móvil y se demuestra que él no agrede en ningún momento a los empleados del local.

"Primero dijeron que tenían imágenes y luego que no, que solo grababan cuando cerraban el restaurante. Eso es porque no hay nada, lo han ocultado", ha defendido ante los medios presentes en el Juzgado de lo Penal.

Petición de cárcel para él y su amigo

La Fiscalía, sin embargo, ha mantenido para él la petición de un año y nueve meses de cárcel por un delito de lesiones, a pesar de que él defiende que quien fue golpeado en varias ocasiones en aquella pelea fue él.

Además, en este caso también se encuentra acusado el amigo del Pequeño Nicolás con el que fue a cenar aquella noche. Para él, se piden 10 meses de prisión por resistirse presuntamente ante los policías que acudieron al lugar.

"Peso 60 kilos, no me he resistido físicamente a nadie en mi vida", ha declarado ante la jueza del Juzgado de lo Penal Número 14 de Madrid. Allí, su abogado ha explicado que si pataleó una vez engrilletado en el suelo fue porque el agente de policía que le redujo le partió el menisco al tirarle al suelo para inmovilizarle.