TRIBUNALES

El Granada CF pidió préstamos para fichar jugadores por los que no pagó traspaso

El club dejó de tributar a Hacienda casi 10 millones de euros por los beneficios obtenidos en los traspasos de Siqueira, Pudil, Loureiro, Murillo, Brahimi y Mikel Rico

Los jugadores Guilherme Siqueira (i), Nolito y Yacine Brahimi celebran un gol en la temporada 2012-2013

Los jugadores Guilherme Siqueira (i), Nolito y Yacine Brahimi celebran un gol en la temporada 2012-2013 / Alberto Estévez

6
Se lee en minutos

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha propuesto procesar por un delito fiscal al expresidente del Granada CF Quique Pina y al que considera que era el auténtico dueño del club, el empresario italiano Gino Pozzo Linda. Y lo hace tras constatar que el Granada CF SAD dejó de tributar a la Hacienda Pública española casi 10 millones de euros por los beneficios obtenidos en los traspasos de varios jugadores. Y lo hicieron mediante operaciones financieras que según el instructor carecían de sentido, pues el club llegó a pedir dinero a la sociedad luxemburguesa Fifteen Securitisation SA, vinculada al mencionado Pozzo Linda, para comprar jugadores por los que el equipo andaluz no llegó a pagar un traspaso.

Entre los jugadores con cuyos traspasos se habría defraudado a Hacienda estarían, explica el juez, Guilherme Magdalena Siqueira (primero fue cedido al Benfica portugués por 1.000.000 euros y después traspasado al Atlético de Madrid por 9.000.000 euros); Daniel Pudil (fue traspaso al club inglés Watford por 1.500.000 euros); Allan Marques Loureiro (al SSCN Napoli por 14.155.000 euros); Jeison Fabián Murillo (a FC Internazionale Milano, 8.000.000 euros); Yacine Brahimi (por su traspaso a Futebol Clube Do Porto, SAD por un precio real de 9.000.000 euros, aunque se declaró por 6.500.000 euros); y Mikel Rico (traspasado al Athletic Club por 2.450.000 euros), según consta en un auto del magistrado Santiago Pedraz, al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO DE ESPAÑA.

Entre las operaciones que carecían de sentido, según el juez, estaría la petición de fondos para la adquisición de varios jugadores que procedían del club italiano Udinese Calcio SPA, que según las pesquisas también era propiedad de la familia del investigado Gino Pozzo Linda. Sin embargo, por estos fichajes el Granada CF SAD no llegó a abonar contraprestación alguna. Estas compras aparecen sin embargo financiadas por la compañía luxemburguesa de Pozzo Linda.

"Sin lógica económica"

"Se trata del caso de cinco jugadores que se adquieren por el Granada CF SAD con la asistencia financiera de Fifteen Securitisation, siendo el club italiano Udinese su destino final, que abona el importe de la compra al club español. Así, el club adquiere un jugador, recibiendo de Fifteen Securitisation el importe de la compra, posteriormente, se vende al Udinese por el mismo precio de adquisición, llegando a Fifteen Securitisation el 95% de ese importe, en operaciones sin lógica económica y generadoras de pérdidas", completa la resolución judicial.

Tampoco tiene sentido, prosigue el juez, que el club español acudiera a la entidad de Luxemburgo para financiar un conjunto de jugadores procedentes del club italiano. Así, un jugador del Udinese cedía, tras quedar libre, sus derechos a empresas de Pozzo radicadas en Emiratos Árabes Unidos, que se comprometían a buscar al futbolista un club español para su próximo fichaje. En paralelo, las empresas emiratíes suscribían un contrato de cuentas con el Granada CF, por el que el club adquiría los derechos federativos y económicos del jugador. Finalmente las empresas del país asiático traspasaban los derechos del jugador a la empresa luxemburguesa.

"En la operación no hay desembolso económico porque no hay pago de las entidades de Emiratos Árabes Unidos al Udinese, pues antes el jugador ha quedado libre, ni en el contrato de cuentas en participación con el club español porque el precio del traspaso es cero, ni en la última cesión, ya que es a cambio de un bono; por tanto, y desde el punto de vista del Granada CF, no existe motivo razonable para firmar el contrato de cuentas en participación con la entidad de Emiratos Árabes Unidos", dice el juez, que concluye: "En este caso se trata de operaciones por las que jugadores con origen en el Udinese italiano llegan al Granada CF SAD sin pago alguno de traspaso", resalta la resolución del magistrado.

Documentos relevantes

Documentos hallados en un servidor de las empresas de Gino Pozzo Linda reflejan las irregularidades mencionadas en el auto. En concreto, archivo denominado en italiano 'Utilizzo fondi dal 28-10-2011 al 15-03-2013' contiene la secuencia completa de las entidades instrumentales por las que se hacen transitar las fondos. Esta compleja mecánica "carece de toda lógica deportiva y económica", prosigue el juez, que considera que este 'modus operandi' "obedece en exclusiva a la obtención de unos ilícitos beneficios económicos en perjuicio de la Hacienda Pública española".

El documento revela que en numerosas ocasiones se produce un cambio de papeles y es el club deportivo granadino el que adelanta a los clubes de origen los fondos que debe recibir de la entidad que supuestamente le financiaba los fichajes. A lo largo de las temporadas 2012-2013, 2013-2014 y 2014-2015 el Granada CF SAD anticipó a la entidad luxemburguesa más de ocho millones de euros de la financiación que luego recibía de ella.

Además, el equipo andaluz recuperó los derechos de ocho jugadores que no cumplieron las expectativas deportivas previstas, y cuyos contratos se extinguieron. "En estos casos el club deportivo ya no tendría la necesidad de la asistencia financiera externa y se arriesga a recuperar los derechos de estos ocho jugadores, pues ha desembolsado por ellos un total de 3.900.000 euros, el importe de su adquisición a los clubes de origen que habría financiado Fifteen Securitisation, SA, que obtiene un beneficio de 1,6 millones de euros. La conclusión es que es el Granada CF, SAD quien asume las pérdidas de estas operaciones", prosigue el magistrado.

19 jugadores

Los informes de auditoría destacan que el Granada CF adquirió 19 jugadores con cuentas en participación de la compañía Fifteen Securitisation. Sólo en un día concreto, el 30 de septiembre de 2015, fecha en que se prohíben los fondos de inversión para financiar la compra de jugadores, el club español compró los derechos económicos de ocho futbolistas a esta firma luxemburguesa, que obtuvo un beneficio de 1.163.000 euros, una cuantía que no tributó en España.

Destaca el informe que dos de esos jugadores (Mohammed Fatau y Wilson Antonio Cuero) eran “libres” en el momento de su traspaso al Granada CF SAD, por lo que la entidad luxemburguesa no pudo realizar ninguna aportación económica en la compra de los mismos. El informe de auditoría analiza esta operación y destaca que esos mismos jugadores fueron traspasados al inicio de la temporada 2016/2017 por el Granada CF sin contraprestación, lo que supondría una pérdida para el club de 1.500.000 euros.

Noticias relacionadas

A preguntas de esta redacción, un portavoz del club ha asegurado, de forma literal: "Los hechos que se instruyen en las diligencias referenciadas sucedieron antes de 2016, cuando la actual propiedad adquirió el Granada CF. El Granada CF defenderá sus derechos a lo largo del procedimiento".

Fuentes de los acusados han defendido ante las preguntas de este diario que Quique Pina sólo se ocupó de la gestión deportiva del club y que la resolución de Pedraz ya ha sido recurrida ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. En el mismo sentido destacan como positivo que el juez haya desistido de imputarles un delito de blanqueo de capitales. También advierten de que han presentado un incidente de nulidad de las actuaciones que podría impedir que sean sentados en el banquillo de los acusados.