SANIDAD PÚBLICA

Portugal busca médicos a la desesperada para zonas poco pobladas

El Gobierno aumentará salarios y ofrecerá alojamiento gratuito para quienes hagan la residencia en hospitales del interior del país

Portugal busca médicos a la desesperada para zonas poco pobladas
3
Se lee en minutos

La falta de médicos en el Servicio Nacional de Salud (SNS) de Portugal ha obligado al Gobierno luso a lanzar un nuevo programa de incentivos, en este caso para atraer a los sanitarios hacia las zonas menos pobladas del país. Un programa anunciado esta semana por el ministro de Salud, Manuel Pizarro, que ofrecerá mejoras salariales y alojamiento gratuito a los médicos residentes que decidan realizar una parte de su especialización en los hospitales del interior. El objetivo es atraer a los profesionales más jóvenes y lograr que se asienten en los municipios más alejados de los grandes centros urbanos, ubicados en el litoral del país.

El programa se pondrá en marcha a partir del próximo año y prevé que los médicos en formación puedan desarrollar su especialización en dos ciudades, una de ellas en una ciudad del litoral y otra en el interior. La medida, según Pizarro, resolverá el problema de la falta de especialistas en las zonas menos pobladas a medio plazo.

“Una parte de estos médicos se va a quedar, no tengo ninguna duda”, afirmó el ministro. El Gobierno luso ya presentó un programa similar en 2017 que contemplaba aumentos de un 40% del salario base, aunque contaba con un número máximo de 150 plazas. El Ministerio de Salud todavía no ha aclarado de cuánto serán los aumentos en esta ocasión.

Incentivos insuficientes

La medida, sin embargo, no convence por ahora a los profesionales. El presidente de la Orden de Médicos, Miguel Guimarães, explica a El Periódico de Catalunya, del grupo Prensa Ibérica, que con la propuesta del Gobierno será difícil revertir la desocupación de plazas en los hospitales del interior del país. "Vamos a tener problemas serios en las regiones más periféricas porque la mayoría de los médicos quieren quedarse en los grandes centros urbanos, donde suelen tener a la familia y donde hay un mayor acceso a tecnologías que no existen en el interior".

Guimarães sostiene, además, que para atraer a los médicos residentes a las zonas despobladas primero tiene que haber más especialistas para enseñarles.

Para el presidente de la Orden de Médicos, la única forma de atraer a los profesionales sanitarios pasa por ofrecer incentivos más amplios y duraderos en el tiempo que logren compensar las malas condiciones en las que trabajan actualmente. “Además de los aumentos salariales, es necesario dar prioridad a la investigación, a la evolución de las carreras y a la formación profesional continua. Hay muchas formas de atraer a los médicos al interior del país, pero hay que pensarlas en serio”, señala. 

Problema generalizado

Las bajas remuneraciones y las malas condiciones laborales han empujado a miles de médicos al extranjero y al sector privado. Un problema que afecta a todo el territorio y que ha provocado el cierre temporal de algunos servicios en los últimos meses, como las urgencias de obstetricia en decenas de hospitales. El caos en las urgencias, sumado a las protestas de unos sanitarios exhaustos tras la pandemia, obligó a dimitir a la anterior ministra de Salud, Marta Temido, el pasado agosto. 

"Las condiciones laborales son pésimas y la presión es excesiva. Los sanitarios acumularon más de nueve millones de horas extraordinarias el año pasado: no hay ningún país en Europa en el que los médicos hayan hecho tantas horas extra como en Portugal", asegura Guimarães, quien añade que la región donde más facultativos hacen falta es en la de Lisboa, a pesar de los problemas del interior. 

Noticias relacionadas

Para los sindicatos, las medidas anunciadas por el Gobierno también quedan lejos de resolver el problema. En un comunicado, la Federación Nacional de Médicos (FNAM) critica que las mejoras salariales y de alojamiento solo vayan destinadas a los médicos residentes y dejen fuera a los especialistas.

“Sin medidas transversales, que mejoren considerablemente las precarias condiciones de trabajo, la situación no podrá ser revertida”, aseguran. “Lo que pueden esperar los médicos internos después de concluir la residencia es la misma falta de condiciones de trabajo y la misma desvalorización salarial que el resto de especialistas del SNS”.