AMÉRICA LATINA

¿Qué está pasando en Perú? Cinco claves

La crisis política en el país andino se agrava ante la negativa de la presidenta interina a abandonar el cargo

Funeral por los muertos en las protestas en Perú. EFE

Funeral por los muertos en las protestas en Perú. EFE

3
Se lee en minutos
Montse Martínez

55 muertos desde el comienzo de la crisis política en Perú es el dato que ha disparado ya todas las alarmas ante la posibilidad de que la situación degenere en una violencia inusitada, tal y como ha reconocido la ONU. La tensión no ha hecho más que agravarse desde que el presidente Pedro Castillo fuera destituido en diciembre tras intentar disolver el Parlamento. A continuación, varias claves ayudan a entender cómo se ha ido inflamando el polvorín peruano.

Convulso mandato

El maestro de izquierdas Pedro Castillo, esperanza de los más desfavorecidos del país, especialmente en el sur, presidió Perú entre julio de 2021 y diciembre de 2022. Un mandato de escasos seis meses en el que tuvo tiempo de nombrar hasta cuatro gabinetes ministeriales distintos, un hecho sin precedentes en la historia del país latinoamericano.

Incapaz de poner coto a la inestabilidad, acuciado por casos de corrupción y mala gestión y con la prensa en contra, Castillo cavó su fosa cuando ordenó disolver el Congreso en un autogolpe. La Fiscalía abrió diligencias, el Congreso votó su destitución y estuvo detenido por la policía.

Boluarte asume el poder

La abogada Dina Boluarte, vicepresidenta durante el mandato de Castillo, asumió la presidencia del país por sucesion constitucional tras la destitución del último. Enseguida se desentendió de su compañero del partido Perú Libre, y anunció la creación de un Gobierno de unidad para solventar la crisis y la celebración de elecciones para el 2026. Ante la magnitud de las protestas de quienes no comulgaban con el hecho de que el profesor fuera apartado del poder, Boluarte adelantó el anuncio de la cita electoral para el 2024. En medio de esta tensión, la presidenta interina superó el voto de confianza del Congreso peruano.

La rebelión del sur

Pero las protestas sociales en las principales ciudades del país no solo no cesó sino que fueron haciéndose más virulentas, especialmente en el sur, en las inmediaciones de la frontera con Bolivia. La mayoría de los ciudadanos del sur, una de las zonas más desfavorecidas del país, sostiene que Castillo no salió del poder por sus propios errores sino porque no le dejaron gobernar.

En las regiones de Arequipa, Apurímac, Ayacucho, Cuzco y Puno, abunda la población quechuahablante, de extracción humilde y dedicada mayoritariamente a la agricultura, que vio en la llegada Pedro Castillo el ascenso al poder de uno de los suyos. De ahí, la virulencia de las protestas en la zona.

Medio centenar de muertos

Noticias relacionadas

En Juliaca, en la región sureña de Puno, a 1.300 kilómetros al sur de Lima, una veintena de personas perdieron la vida en solo un día en las protestas que los enfrentaron con la policía. El saldo de víctimas mortales desde el inicio de la crisis supera es ya de 55. La gestión de la crisis llevado a cabo por la presidenta Boluarte está en el punto de mira, cuestionada por la dureza de la represión policial. Hasta el punto de que la Fiscalía ha abierto una investigación por un presunto "genocidio" contra la presidenta. La ONU ha advertido del riesgo de que el bucle de violencia se intensifique.

La "toma de Lima"

La llamada "toma de Lima" le ha añadido un nuevo e inquietante capítulo a la interminable crisis. La capital ha sido escenario de las protestas tras la llegada de manifestantes de todos los puntos del país, recordando la "marcha de los cuatro Suyos (cuatro puntos cardinales)" que puso en jaque hace 22 años al autócrata Alberto Fujimori. Las protestas tienen un fuerte componente campesino, pero en Lima se sumaron los estudiantes universitarios y sectores de la clase media. Las fuerzas de seguridad intentaron contener el avance de las columnas y sucedió lo que ha sido una constante desde que se desencadenó el conflicto: enfrentamientos, gases lacrimógenos, incendios de instalaciones...